El cinc, un nutriente presente en todo el cuerpo, ayuda al sistema inmunitario y a la función del metabolismo. Este nutriente también es importante para curar las heridas y para el sentido del gusto y del olfato.

Con una dieta variada, por lo general, el cuerpo recibe suficiente cinc. Las fuentes alimentarias de cinc son, entre otras, pollo, carnes rojas y cereales fortificados para el desayuno.

Las personas usan cinc por vía oral para ayudar a tratar resfríos, pero esto puede disminuir la eficacia de algunos medicamentos y provocar efectos secundarios.

La cantidad diaria recomendada de cinc es de 8 miligramos (mg) para las mujeres y de 11 mg para los hombres adultos.

Las investigaciones sobre el uso del cinc por vía oral para trastornos específicos demuestran lo siguiente:

  • Deficiencia de cinc. Las personas que tienen bajos niveles de cinc parecen beneficiarse más de los suplementos de cinc. Este tipo de deficiencia no es frecuente en los Estados Unidos.
  • Resfríos. La evidencia sugiere que si se toman pastillas o jarabe de cinc dentro de las 24 horas posteriores a la aparición de los síntomas del resfrío, el suplemento puede ayudar a reducir la duración de este. Sin embargo, el uso del cinc intranasal se ha asociado con la pérdida del sentido del olfato, en algunos casos, por un tiempo prolongado o de manera permanente.
  • Cicatrización de las heridas. Los suplementos de cinc administrados por vía oral podrían beneficiar a las personas con úlceras en la piel y con bajos niveles de cinc.
  • Diarrea. Los suplementos de cinc administrados por vía oral pueden reducir los síntomas de la diarrea en los niños que tienen bajos niveles de cinc, como los que sufren desnutrición. No existen pruebas suficientes para recomendar el uso de cinc por vía oral para los niños con diarrea que llevan una dieta saludable y variada.
  • Degeneración macular relacionada con la edad. Las investigaciones sugieren que el uso de cinc por vía oral podría retrasar el avance de esta enfermedad ocular.

El cinc de uso tópico se conoce como «óxido de cinc». La crema, el ungüento o la pasta de óxido de cinc se aplican sobre la piel para prevenir afecciones tales como la dermatitis del pañal y las quemaduras solares.

Generalmente seguro

Los suplementos de cinc administrados por vía oral podrían beneficiar a las personas con bajos niveles de cinc. Tomarlos justo después de que aparezcan los síntomas de un resfrío podría ayudar a acortar la duración de este.

Pero no uses cinc intranasal, ya que se ha relacionado con la pérdida del sentido del olfato.

El cinc administrado por vía oral puede ocasionar lo siguiente:

  • Ingestión
  • Diarrea
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Vómitos

El cinc administrado por vía oral, cuando se toma a largo plazo y en dosis altas, puede causar deficiencia de cobre. Las personas con bajos niveles de cobre podrían tener problemas neurológicos, como entumecimiento y debilidad en los brazos y en las piernas.

Los Institutos Nacionales de la Salud consideran que la dosis límite máxima diaria de cinc es de 40 mg para los adultos y de 4 mg para los bebés menores de 6 meses.

No uses cinc intranasal. Esta forma de cinc se ha asociado con la pérdida del sentido del olfato.

Algunas de las posibles interacciones son las siguientes:

  • Antibióticos. El consumo de cinc por vía oral mientras tomas antibióticos de la familia de las quinolonas o de la tetraciclina puede interferir en la capacidad de estos para combatir las bacterias. Tomar el antibiótico dos horas antes o de cuatro a seis horas después de tomar cinc puede minimizar este efecto.
  • Penicilamina. El consumo de cinc por vía oral con la penicilamina para la artritis reumatoide (Cuprimine, Depen) puede reducir la capacidad del medicamento para aliviar los síntomas de la artritis. Tomar cinc al menos dos horas antes o después de tomar el medicamento podría minimizar este efecto.
  • Diuréticos tiacídicos. Estos medicamentos para la presión arterial aumentan la cantidad de cinc que se pierde en la orina.
Nov. 17, 2020