Descripción general

La vitamina C (ácido ascórbico) es una vitamina que el cuerpo necesita para formar los vasos sanguíneos, los cartílagos, los músculos y el colágeno en los huesos. También es vital en el proceso de curación del cuerpo.

La vitamina C, un antioxidante, puede proteger las células frente a los efectos de los radicales libres, es decir, moléculas generadas cuando el cuerpo descompone los alimentos o cuando se lo expone al humo de tabaco y a la radiación. Los radicales libres podrían influir en las enfermedades cardíacas, el cáncer y otras enfermedades. La vitamina C también ayuda a que el cuerpo absorba y almacene hierro.

Como el cuerpo no produce vitamina C, necesitas obtenerla de la dieta. Esta vitamina está presente en los cítricos, las bayas, las papas, los tomates, los pimientos, los repollos, las coles de Bruselas, el brócoli y la espinaca. La vitamina C también se vende como un suplemento oral, normalmente, en forma de cápsulas o tabletas masticables.

Las personas con afecciones gastrointestinales y algunos tipos de cáncer pueden ser más propensos a la deficiencia de vitamina C. Esta vitamina también se utiliza para incrementar la absorción de hierro del tracto gastrointestinal. La deficiencia grave de vitamina C puede causar una enfermedad que se caracteriza por la anemia, encías sangrantes, moretones y la cicatrización incorrecta de las heridas (escorbuto). Si tomas vitamina C por sus propiedades antioxidantes, ten en cuenta que los suplementos podrían no ofrecerte los mismos beneficios que los antioxidantes que se encuentran naturalmente en la comida.

La cantidad diaria recomendada de vitamina C para los hombres adultos es de 90 miligramos y para las mujeres adultas es de 75 miligramos.

Evidencia

Las investigaciones sobre el uso de la vitamina C para afecciones específicas demuestran lo siguiente:

  • Cáncer. Consumir una dieta rica en frutas y vegetales podría disminuir el riesgo de contraer muchos tipos de cáncer, como cáncer de mama, de colon y de pulmón. Sin embargo, no está claro si este efecto protector se relaciona con el contenido de vitamina C de los alimentos. Tomar suplementos de vitamina C por vía oral no parece ofrecer el mismo beneficio.
  • Resfriado común. Tomar suplementos de vitamina C por vía oral no evita el resfriado común. Sin embargo, existe cierta evidencia que demuestra que cuando las personas que toman suplementos de vitamina C con regularidad se resfrían, la enfermedad dura menos días y los síntomas son más leves. No sirve de ayuda empezar a tomar suplementos de vitamina C solo después de haber contraído un resfriado.
  • Enfermedades oculares. Tomar suplementos de vitamina C por vía oral junto con otras vitaminas y minerales parece evitar que la degeneración macular relacionada con la edad empeore. Algunos estudios también sugieren que las personas que tienen niveles más altos de vitamina C en sus dietas corren menor riesgo de padecer cataratas.

Nuestra recomendación

Green light: Generally safe

Generalmente seguro

La mayoría de las personas obtienen suficiente vitamina C de una dieta balanceada. Sin embargo, las personas con trastornos gastrointestinales y algunos tipos de cáncer podrían ser más propensas a la deficiencia de vitamina C y podrían beneficiarse del uso de suplementos orales. Tomar suplementos de vitamina C también podría tener otros beneficios protectores.

Seguridad y efectos secundarios

Cuando se toman en dosis adecuadas, los suplementos de vitamina C por vía oral suelen considerarse seguros. Los efectos secundarios tienden a estar relacionados con la dosis. Los suplementos de vitamina C por vía oral pueden causar lo siguiente:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Acidez estomacal
  • Inflamación que puede dañar el esófago (esofagitis)
  • Obstrucción que impide que los alimentos o los líquidos pasen por el intestino delgado o por el intestino grueso (oclusión intestinal)
  • Cólicos estomacales
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Somnolencia
  • Diarrea
  • Insomnio
  • Enrojecimiento de la piel

En algunas personas, el uso de vitamina C por vía oral puede ocasionar cálculos renales. El uso prolongado de suplementos de vitamina C por vía oral superior a los 2000 miligramos por día aumenta el riesgo de sufrir efectos secundarios significativos.

Antes de someterte a cualquier prueba, dile al médico que estás tomando suplementos de vitamina C. Los niveles altos de vitamina C podrían afectar los resultados de ciertos exámenes, como los análisis de heces para detectar sangre oculta o los exámenes de detección de glucosa.

Interacciones

Algunas de las posibles interacciones son las siguientes:

  • Aluminio. El uso de vitamina C puede aumentar la absorción del aluminio de los medicamentos como los quelantes de fosfato. Esto puede ser perjudicial para las personas con problemas renales.
  • Quimioterapia. Existe preocupación respecto a que el uso de antioxidantes, como la vitamina C, durante la quimioterapia podría reducir el efecto de las drogas.
  • Estrógeno. Tomar vitamina C junto con anticonceptivos orales o con terapia de reemplazo hormonal podría elevar los niveles de estrógeno.
  • Inhibidores de proteasa. El uso de vitamina C por vía oral podría reducir el efecto de estos medicamentos antivirales.
  • Estatinas y niacina. Tomar vitamina C con niacina, que podría beneficiar a las personas con colesterol alto, podría reducir el efecto de la niacina.
  • Warfarina (Coumadin, Jantoven). Las dosis altas de vitamina C podrían reducir la respuesta a este anticoagulante.
June 13, 2018