Descripción general

El aceite de pescado es una fuente dietética de ácidos grasos omega-3, sustancias que el cuerpo necesita para muchas funciones, desde la actividad muscular hasta el crecimiento celular.

Los ácidos grasos omega-3 derivan de los alimentos. No pueden fabricarse en el cuerpo. El aceite de pescado contiene dos ácidos omega-3 llamados «ácido docosahexaenoico» y «ácido eicosapentaenoico». Las fuentes dietéticas de dichos ácidos son los pescados grasos, como el salmón, la caballa y la trucha, y los mariscos, como los mejillones, las ostras y los cangrejos. Algunas nueces, semillas y aceites vegetales contienen otro ácido omega-3 llamado «ácido alfa linolénico».

Los suplementos de aceite de pescado vienen en forma líquida, en cápsulas y en pastillas.

Las personas consumen aceite de pescado para reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular, para tratar los triglicéridos altos y la presión arterial alta, y para mejorar los síntomas de la artritis reumatoide.

Evidencia

Las investigaciones sobre el uso del aceite de pescado para tratar trastornos específicos demuestran lo siguiente:

  • Enfermedad cardíaca. Las investigaciones demuestran que consumir fuentes dietéticas de aceite de pescado, como el atún o el salmón, dos veces por semana está relacionado con un riesgo reducido de padecer una enfermedad cardíaca. Se ha demostrado que tomar suplementos de aceite de pescado durante al menos seis meses reduce el riesgo de sufrir episodios relacionados con el corazón (como ataques cardíacos) y de muerte en personas que tienen un alto riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Las investigaciones también sugieren que el riesgo de insuficiencia cardíaca congestiva es menor en adultos mayores que tienen niveles más elevados de ácido eicosapentaenoico (ácido graso).
  • Presión arterial alta. Varios estudios indican que las personas que toman suplementos de aceite de pescado presentan reducciones moderadas de la presión arterial. Existe cierta evidencia de que este efecto es mayor en las personas con hipertensión de moderada a grave que en aquellas con hipertensión leve.
  • Triglicéridos y colesterol altos. Existen pruebas contundentes de que los ácidos grasos omega-3 pueden reducir los niveles de triglicéridos en sangre de manera significativa. También parece haber una leve mejoría en el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL, o «bueno»); aunque también se ha observado un aumento en los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL, o «malo»).
  • Artritis reumatoide. Algunos estudios sugieren que los suplementos de aceite de pescado podrían ayudar a reducir el dolor, mejorar la rigidez matutina y aliviar la sensibilidad en las articulaciones en personas con artritis reumatoide. Si bien, por lo general, el alivio es moderado, esto podría ser suficiente para reducir la necesidad de medicamentos antiinflamatorios.

Nuestra recomendación

Green light: Generally safe

Generalmente seguro

Los ácidos grasos omega-3 son esenciales para una buena salud. Intenta obtenerlos de tu dieta al comer pescado asado u horneado, no frito. Los suplementos de aceite de pescado pueden ser útiles si tienes una enfermedad cardiovascular o un trastorno autoinmunitario. Además, el aceite de pescado parece casi no tener mercurio, el que puede ser un motivo de preocupación en algunos tipos de pescado. A pesar de que suele ser seguro, consumir demasiado aceite de pescado puede aumentar el riesgo de sangrado y puede inhibir la respuesta inmunitaria. Toma suplementos de aceite de pescado bajo la supervisión de un médico.

Seguridad y efectos secundarios

Cuando se toman según lo recomendado, los suplementos de aceite de pescado suelen considerarse seguros.

Sin embargo, los suplementos de aceite de pescado pueden causar lo siguiente:

  • Un dejo de sabor a pescado
  • Mal aliento
  • Indigestión
  • Náuseas
  • Heces blandas
  • Erupción

Las dosis altas de suplementos de aceite de pescado podrían aumentar el riesgo de sangrado y accidente cerebrovascular.

No está claro si las personas que tienen alergia al pescado o a los mariscos pueden utilizar el aceite de pescado de manera segura.

Interacciones

Algunas de las posibles interacciones son las siguientes:

  • Anticoagulantes y medicamentos antiagregantes plaquetarios, plantas medicinales y suplementos. Estos tipos de medicamentos, plantas medicinales y suplementos reducen la coagulación de la sangre. Es posible que tomar suplementos de aceite de pescado junto con estos pueda aumentar el riesgo de sufrir sangrado.
  • Medicamentos para la presión arterial, plantas medicinales y suplementos. Tomar suplementos de aceite de pescado podría disminuir, ligeramente, la presión arterial. Tomar estos suplementos junto con medicamentos para la presión arterial podría aumentar los efectos sobre la presión arterial.
  • Anticonceptivos. Algunos anticonceptivos podrían interferir en el efecto que el aceite de pescado tiene, por lo general, sobre los triglicéridos.
  • Orlistat (Xenical, Alli). Tomar aceite de pescado junto con este medicamento para adelgazar podría disminuir la absorción de los ácidos grasos del aceite de pescado. Considera tomar el suplemento y el medicamento con dos horas de diferencia.
  • Vitamina E. Tomar aceite de pescado puede reducir los niveles de vitamina E.
June 13, 2018