Diagnósticos

El médico recopilará tus antecedentes médicos para documentar las infecciones recurrentes y realizará una exploración física. Ordenará análisis de sangre y posiblemente recomendará pruebas genéticas para confirmar el diagnóstico.

Tratamientos

No hay cura para la agammaglobulinemia ligada al cromosoma X. El objetivo del tratamiento es reforzar el sistema inmunitario, prevenir las infecciones y tratar agresivamente las infecciones que se produzcan.

Medicamentos

Los medicamentos para tratar la agammaglobulinemia ligada al cromosoma X incluyen los siguientes:

  • Gammaglobulina. Es un tipo de proteína que se encuentra en la sangre y que contiene anticuerpos contra las infecciones. Se da por infusión en una vena cada dos o cuatro semanas o por inyección semanal.

    Las reacciones a la gammaglobulina pueden incluir dolor de cabeza, escalofríos, dolor de espalda y náuseas. Es más probable que ocurran reacciones durante una infección viral.

  • Antibióticos. Algunas personas con agammaglobulinemia ligada al cromosoma X reciben antibióticos en forma continua para prevenir infecciones. Otros toman antibióticos para las infecciones bacterianas más tiempo que las personas que no tienen agammaglobulinemia ligada al cromosoma X.

Es probable que el médico te recomiende hacer visitas de seguimiento cada seis o 12 meses para detectar complicaciones de la agammaglobulinemia ligada al cromosoma X. También es probable que se te aconseje no recibir vacunas con virus vivos, como las vacunas con los virus vivos de la poliomielitis, el sarampión, las paperas y la rubéola o la varicela.