Las cremas antiarrugas de venta libre, ¿son efectivas para disminuir la aparición de arrugas y líneas delgadas? La respuesta depende de muchos factores.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Muchas cremas y lociones antiarrugas que se venden en los centros comerciales, en las farmacias o por Internet prometen disminuir y prevenir o revertir el daño causado por el sol.

¿Dan resultado? Muchas veces depende de los ingredientes específicos y por cuánto tiempo las uses. Debido a que estas cremas antiarrugas de venta libre (sin receta) no se clasifican como medicamentos, no es necesario que se sometan a una investigación científica para comprobar su eficacia.

Si estás buscando un estiramiento facial en un frasco, seguramente no lo encontrarás en las cremas antiarrugas de venta libre. Los beneficios de estos productos suelen ser apenas modestos, en el mejor de los casos.

La eficacia de las cremas antiarrugas depende, en parte, de los ingredientes activos o de los ingredientes. A continuación encontrarás algunos ingredientes frecuentes que pueden producir cierta mejora en el aspecto de las arrugas.

  • Retinol. El retinol es un compuesto de vitamina A, el primer antioxidante ampliamente utilizado en cremas antiarrugas de venta libre. Los antioxidantes son sustancias que neutralizan los radicales libres, que son moléculas de oxígeno inestables que descomponen las células cutáneas y provocan arrugas.
  • Vitamina C. La vitamina C es otro antioxidante potente que puede ayudar a proteger la piel contra el daño causado por el sol. Antes de cada uso y entre un uso y el siguiente, las cremas antiarrugas que contienen vitamina C deben almacenarse fuera del alcance del aire y la luz solar.
  • Hidroxiácidos. Los alfa hidroxiácidos, los beta hidroxiácidos (ácido salicílico) y los poli hidroxiácidos son exfoliantes, es decir, sustancias que eliminan la capa externa de piel vieja y muerta, y estimulan el crecimiento de piel nueva, suave y uniformemente pigmentada.
  • Coenzima Q10. Este ingrediente puede ayudar a reducir las arrugas pequeñas que se encuentran alrededor de los ojos y a proteger la piel contra el daño causado por el sol.
  • Péptidos. Este ingrediente ha sido utilizado en productos para la cicatrización de heridas, las estrías y, actualmente, las arrugas.
  • Extractos de té. El té verde, negro y oolong contienen compuestos con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Los extractos de té verde son los que se encuentran con mayor frecuencia en las cremas antiarrugas.
  • Extracto de semilla de uva. Además de tener propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el extracto de semilla de uva promueve la cicatrización de heridas.
  • Niacinamida. Esta sustancia es un potente antioxidante y está relacionada con la vitamina B-3 (niacina). Ayuda a reducir la pérdida de agua de la piel y puede mejorar la elasticidad de la piel.

La Administración de Alimentos y Medicamentos clasifica las cremas y las lociones como productos estéticos, lo que los define como sin ningún valor médico. Por lo tanto, la FDA los regula de manera menos estricta que a los medicamentos. Esto significa que los productos estéticos no se someten a las mismas pruebas rigurosas de seguridad y eficacia que los medicamentos para uso externo. Respecto de esta categoría de cremas y lociones, la preocupación principal de la FDA es la seguridad, no la eficacia.

Debido a que la FDA no evalúa la eficacia de los productos estéticos, no existe ninguna garantía de que cualquier producto de venta libre reducirá las arrugas.

Ten en cuenta estos puntos cuando valores los beneficios de utilizar una crema antiarrugas:

  • Costo. El costo no tiene ninguna relación con la eficacia. Una crema antiarrugas que es más costosa podría no ser más eficaz que un producto menos costoso.
  • Dosis más bajas. Las cremas antiarrugas de venta libre contienen concentraciones más bajas de ingredientes activos que las cremas recetadas. Por lo tanto, los resultados, si los hubiera, son limitados y suelen durar poco tiempo.
  • Multiplicidad de ingredientes. No hay datos que sugieran que añadir dos o tres de los ingredientes anteriores juntos será más eficaz que solo uno de ellos.
  • Uso diario. Probablemente, tendrás que utilizar la crema antiarrugas una vez o dos veces al día durante varias semanas antes de notar las mejoras. Y una vez que dejes de usar el producto, es probable que la piel vuelva a lucir su aspecto original.
  • Efectos secundarios. Algunos productos pueden provocar irritación de la piel, erupciones, ardor o enrojecimiento. Asegúrate de leer y de seguir las instrucciones del producto para limitar los efectos secundarios posibles.
  • Diferencias individuales. Solo porque tu amigo cree en un producto no significa que funcionará para ti. Las personas tienen diferentes tipos de piel. Ningún producto funciona de igual manera para todos.

Una crema antiarrugas puede suavizar el aspecto de las arrugas, según la frecuencia con la que la uses, el tipo y la cantidad del ingrediente activo de la crema antiarrugas, y el tamaño de las arrugas que quieres tratar.

Sin embargo, para no adivinar cuál es el mejor tratamiento para el cuidado de la piel, prueba estas maneras que son más confiables para mejorar y para mantener la apariencia joven de la piel.

  • Protege la piel del sol. La exposición a la luz UV acelera el proceso natural de envejecimiento de la piel, lo que causa la aparición de arrugas, y que la piel se vuelva áspera y se manche. De hecho, la exposición al sol es la principal causa de los signos de envejecimiento de la piel, incluida la pigmentación despareja. Protege la piel —y evita arrugas futuras— limitando el tiempo que estás bajo el sol, y utiliza siempre sombreros y ropa de protección. Además, usa protector solar en la piel expuesta todo el año cuando estés al aire libre.
  • Elige productos que tengan protector solar incorporado. Al seleccionar productos para el cuidado de la piel, elige aquellos que tengan un factor de protección solar incorporado de, al menos, 15. También elige productos que tengan un espectro de protección amplio, es decir, que bloqueen tanto los rayos UVA y como los UVB.
  • Usa cremas humectantes. La piel seca arruga las células turgentes de la piel, lo que crea líneas y arrugas delgadas. Aunque las cremas humectantes no pueden evitar las arrugas, pueden enmascarar temporalmente las líneas y las arrugas delgadas.
  • No fumes. Fumar estrecha los vasos sanguíneos que se encuentran en las capas más superficiales de la piel. También daña el colágeno y la elastina, las fibras que le aportan fortaleza y elasticidad a la piel. Como consecuencia, la piel empieza a volverse flácida y a arrugarse de forma prematura.

Un dermatólogo puede ayudarte a elaborar un plan personalizado para el cuidado de la piel al evaluar el estado y el tipo de piel que tienes, y al recomendar los productos que, probablemente, sean eficaces. Si buscas resultados más drásticos, un dermatólogo puede recomendarte tratamientos médicos para las arrugas, como cremas recetadas, inyecciones de toxina botulínica (bótox) o técnicas de exfoliación de la piel.

June 13, 2018