Descripción general

La tos ferina (pertusis) es una infección de las vías respiratorias sumamente contagiosa. En muchas personas se caracteriza por una tos seca intensa seguida de sonidos agudos al inhalar que parecen chillidos.

Antes de que se desarrollara la vacuna, la tos ferina era considerada una enfermedad de la infancia. Ahora la tos ferina afecta principalmente a los niños que no han completado el esquema de vacunación y a los adolescentes y adultos que han perdido la inmunidad.

Las muertes asociadas a la tos ferina son muy poco frecuentes pero ocurren frecuentemente en bebés. Por eso es tan importante que las mujeres embarazadas, y otras personas que van a tener contacto directo con el bebé, se vacunen contra la tos ferina.

Síntomas

Una vez que te contagias con tos ferina, los signos y síntomas demoran unos 7 a 10 días en aparecer, aunque a veces puede ser más tiempo. Por lo general son leves al principio y se parecen a los del resfrío común:

  • Moqueo
  • Congestión nasal
  • Ojos enrojecidos, llorosos
  • Fiebre
  • Tos

Luego de una semana o dos los signos y síntomas empeoran. La mucosidad espesa se acumula en las vías respiratorias causando una tos incontrolable. Los ataques graves y prolongados de tos pueden:

  • Provocar vómitos
  • Dar como resultado una cara enrojecida o azulada
  • Causar fatiga extrema
  • Terminar con un sonido silbante y chillón agudo al inhalar aire

No obstante, muchas personas no presentan el característico sonido chillón. A veces, una tos seca persistente es el único signo de que un adolescente o adulto tiene tos ferina.

Los bebés puede que no tosan en absoluto. En cambio, puede que se les haga difícil respirar o incluso dejen de respirar temporalmente.

Causas

La tos ferina es causada por bacterias. Cuando una persona infectada tose o estornuda, diminutas gotitas llenas de gérmenes se esparcen en el aire y son inhaladas hacia los pulmones de las personas que están cerca.

Factores de riesgo

Se cree que el aumento de casos de la tos ferina (o tos convulsa, también conocida como coqueluche) se debe a dos razones principales. La vacuna contra la tos convulsa que se recibe en la niñez pierde su efecto a la larga. Esto deja a la mayoría de los adolescentes y adultos expuestos a la infección durante un brote, y siguen produciéndose brotes.

Además, los niños no están totalmente inmunes a la tos convulsa hasta haber recibido al menos tres inyecciones, dejando a esos niños de 6 meses o menos en mayor riesgo de contraer la infección.

Complicaciones

Los adolescentes y adultos frecuentemente se recuperan de la tos ferina sin problemas. Cuando se presentan complicaciones, tienden a ser efectos secundarios de la tos agotadora, tales como:

  • Costillas fisuradas o fracturadas
  • Hernias abdominales
  • Vasos sanguíneos rotos en la piel o en la parte blanca de los ojos

Bebés

En los bebés, especialmente los menores de 6 meses, las complicaciones de la tos ferina son más graves y pueden comprender:

  • Neumonía
  • Respiración lenta o interrumpida
  • Deshidratación o pérdida de peso debida a las dificultades de alimentación
  • Convulsiones
  • Daño cerebral

Como los bebés y niños pequeños están en mayor riesgo de complicaciones de la tos ferina, es más probable que necesiten tratamiento en un hospital. Las complicaciones pueden acarrear riesgo de vida para los bebés menores de 6 meses.

Prevención

La mejor forma de prevenir la tos ferina es mediante la vacuna que los médicos suministran junto con otras vacunas que actúan contra otras dos enfermedades graves: la difteria y el tétano. Los médicos recomiendan comenzar la vacunación durante la infancia.

La vacuna consta de una serie de cinco inyecciones, que por lo general se administran a niños de estas edades:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • 15 a 18 meses
  • 4 a 6 años

Efectos secundarios de la vacuna

Los efectos secundarios de la vacuna son generalmente leves y pueden incluir fiebre, mal humor, dolores de cabeza, fatiga o molestias en el lugar de la inyección.

Inyecciones de refuerzo

  • Adolescentes. Debido a que la inmunidad de la vacuna contra la tos ferina tiende a disminuir a los 11 años de edad, los médicos recomiendan una vacuna de refuerzo a esa edad para proteger contra la tos ferina (pertussis), la difteria y el tétanos.
  • Adultos. Algunas variedades de la vacuna contra el tétano y la difteria que se administran cada 10 años también brindan protección contra la tos ferina (pertussis). Esta vacuna también reduce el riesgo de transmitirles la tos ferina a los bebés.
  • Mujeres embarazadas. Los expertos en salud ahora recomiendan que las mujeres embarazadas reciban la vacuna contra la tos ferina entre las semanas 27 y 36 de gestación. Es posible que esto también brinde protección al bebé durante los primeros meses de vida.
Jan. 15, 2015
References
  1. Pertussis frequently asked questions (Preguntas frecuentes sobre tos ferina). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/pertussis/about/faqs.html. Último acceso: 23 de diciembre de 2014.
  2. Longo DL, et al. Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 18.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.mhmedical.com/book.aspx?bookid=331. Último acceso: 23 de diciembre de 2014.
  3. Cornia P, et al. Clinical manifestations and diagnosis of Bordetella pertussis infections in adolescents and adults (Manifestaciones clínicas y diagnóstico de infecciones por Bordetella pertussis en adolescentes y adultos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de diciembre de 2014.
  4. Jakinovich A, et al. Pertussis: Still a cause of death, seven decades into vaccination (Tos ferina: todavía una causa de muerte, después de siete décadas de vacunación). Current Opinion in Pediatrics (Opinión Actual en Pediatría). 2014;26:597.
  5. Yeh S. et al. Bordetella pertussis infection in infants and children: Clinical features and diagnosis (Infección por Bordetella pertussis en lactantes y niños: características clínicas y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de diciembre de 2014.
  6. Yeh S, et al. Bordetella pertussis infection in infants and children: Treatment and prevention (Infección por Bordetella pertussis en lactantes y niños: tratamiento y prevención). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de diciembre de 2014.
  7. Kline JM, et al. Pertussis: A reemerging infection (Tos ferina: una infección que vuelve a aparecer). American Family Physician (Médico de Familia Estadounidense). 2013;88:507.
  8. Tdap vaccine — What you need to know (Vacuna Tdap: lo que debes saber). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/tdap.html. Último acceso: 23 de diciembre de 2014.