Anillos vasculares

Los anillos vasculares son malformaciones del arco aórtico en el vaso sanguíneo principal que sale del corazón. Debido a la malformación, el arco aórtico y sus ramas rodean parcial o completamente la tráquea, el esófago o ambos. El esófago es el conducto que va de la boca al estómago.

Estos defectos están presentes en el nacimiento (congénitos), pero los síntomas pueden aparecer en la infancia o más tarde en la vida. Los síntomas se deben a la presión que alguna parte del anillo ejerce contra la tráquea, el esófago o ambos.

Algunas personas con anillos vasculares no tienen síntomas, pero los anillos vasculares que presionan contra la tráquea y el esófago pueden causar problemas respiratorios y digestivos. Los signos y síntomas respiratorios pueden incluir:

  • Infecciones respiratorias frecuentes
  • Sibilancia
  • Tos

Estos son algunos de los signos y síntomas digestivos:

  • Problemas para tragar
  • Dificultad para alimentarse
  • Vómitos

Las personas con anillos vasculares también pueden tener otros defectos cardíacos congénitos.

Diagnóstico

Para diagnosticar anillos vasculares y descartar afecciones que podrían estar causando los síntomas, tu médico puede revisar los signos y síntomas de tu hijo, realizar un examen físico y pedir que se realice pruebas que pueden incluir:

  • Pruebas por imágenes. Una radiografía de tórax puede indicar en qué lado del cuerpo se encuentra el arco aórtico, y cualquier cambio en la tráquea que pudiera sugerir la presencia de un anillo vascular.

    También es posible que te realicen otras pruebas por imágenes para diagnosticar anillos vasculares, como un ecocardiograma o una angiografía por tomografía computarizada o resonancia magnética. Los médicos también pueden usar estas pruebas para planificar el tratamiento.

  • Estudio de la deglución con bario. En esta prueba, tu hijo ingiere una sustancia denominada bario. Las radiografías se utilizan para ver cuánto bario se mueve dentro del esófago. El bario le permite al médico ver si hay o no una hendidura que pueda ser producto de los anillos vasculares.
  • Endoscopia superior. Una sonda larga y flexible con una cámara permite que el médico de tu hijo examine el esófago. El endoscopio se inserta en la garganta a través de la boca, mientras que una cámara diminuta en la punta del tubo transmite imágenes a un monitor de video.
  • Broncoscopía. Una broncoscopía puede realizarse para evaluar la causa de los síntomas y determinar la ubicación y la gravedad de la presión que se ejerce contra la tráquea. En esta prueba, el médico inserta una sonda pequeña y flexible en tus pulmones a través de la boca o la nariz. Una luz y una pequeña cámara en el broncoscopio permiten que el médico mire dentro de las vías respiratorias de los pulmones y la tráquea.

Tratamiento

Por lo general, la cirugía es necesaria para tratar los anillos vasculares que presionan la tráquea o el esófago, y para evitar complicaciones. El cirujano divide los anillos vasculares para liberar los círculos que presionan la tráquea y el esófago. El procedimiento generalmente se lleva a cabo durante la cirugía abierta, pero, en algunos casos, podría utilizarse un enfoque mínimamente invasivo.

Podrían utilizarse diferentes enfoques quirúrgicos, según la malformación específica.

Es posible que los niños y los adultos con anillos vasculares necesiten atención médica de por vida y citas de seguimiento regulares con especialistas para controlar sus trastornos. Múltiples especialistas, incluidos los cardiólogos especializados en enfermedades congénitas, los médicos capacitados en enfermedades pulmonares (neumólogos), los médicos capacitados en enfermedades digestivas (gastroenterólogos) y los médicos capacitados en afecciones de oído, nariz y garganta, podrían participar en tu atención médica.