Diagnóstico

Para diagnosticar las venas varicosas, el médico realizará una exploración física y también observará las piernas mientras estés de pie para verificar si hay hinchazón. El médico también te puede pedir que describas cualquier dolor en las piernas.

También puedes necesitar una ecografía para ver si las válvulas de las venas están funcionando en forma normal o si hay evidencia de un coágulo sanguíneo. En esta prueba no invasiva, un técnico pasa un pequeño dispositivo manual (transductor), aproximadamente del tamaño de una barra de jabón, contra la piel de la zona del cuerpo que se examina. El transductor transmite imágenes de las venas de las piernas a un monitor para que un técnico y el médico puedan verlas.

Tratamiento

Afortunadamente, por lo general, el tratamiento no implica una estancia hospitalaria ni una recuperación prolongada e incómoda. Gracias a los procedimientos menos invasivos, las venas varicosas pueden tratarse generalmente en forma ambulatoria.

Consulta con tu médico si el seguro cubrirá parte del costo de tu tratamiento. Si se realiza puramente por motivos estéticos, es probable que tú mismo tengas que pagar el tratamiento de las venas varicosas.

Cuidado personal

El cuidado personal (como hacer ejercicios, perder peso, no usar vestimenta ajustada, elevar las piernas y evitar estar de pie o sentado por períodos prolongados) puede aliviar el dolor y prevenir que empeoren las venas varicosas.

Medias de compresión

A menudo, el uso de medias de compresión todo el día es el primer enfoque que se intenta antes de pasar a otros tratamientos. Aprietan las piernas de manera firme, lo que ayuda a las venas y los músculos de las piernas a mover la sangre más eficientemente. La compresión varía según el tipo y la marca.

Puedes comprar medias de compresión en la mayoría de las farmacias y las tiendas de suministros médicos. Los precios varían. También se dispone de medias de compresión recetadas.

Tratamientos adicionales para las venas varicosas más graves

Si no respondes al cuidado personal o a las medias de compresión, o si la enfermedad es más grave, el médico puede sugerir uno de estos tratamientos para las venas varicosas:

  • Escleroterapia. En este procedimiento, el médico inyecta una solución que cicatriza y cierra las venas varicosas de tamaño pequeño y mediano. En algunas semanas, las venas varicosas tratadas deberían atenuarse.

    Si bien puede ser necesario inyectar en la misma vena más de una vez, la escleroterapia es eficaz si se realiza de manera correcta. La escleroterapia no requiere anestesia y puede hacerse en el consultorio del médico.

  • Escleroterapia con espuma de venas grandes. La inyección de una solución de espuma en una vena grande también es un tratamiento posible para cerrar una vena y sellarla. Esta es una técnica más nueva.
  • Cirugías con láser. Los médicos están utilizando una nueva tecnología en tratamientos con láser para cerrar las venas varicosas y las arañitas más pequeñas. La cirugía con láser funciona al enviar fuertes ráfagas de luz a la vena, lo que hace que la vena se difumine y desaparezca lentamente. No se utilizan incisiones ni agujas.
  • Procedimientos asistidos por catéter con radiofrecuencia o energía láser. En uno de estos tratamientos, el médico inserta un tubo delgado (catéter) en una vena agrandada y calienta el extremo del catéter con radiofrecuencia o energía láser. A medida que se extrae el catéter, el calor destruye la vena al hacer que se contraiga y se selle. Este procedimiento es el tratamiento preferido para las venas varicosas más grandes.
  • Ligadura alta y extirpación de venas. Este procedimiento involucra atar una vena antes de que se una a una vena profunda y extraer la vena a través de pequeñas incisiones. Este es un procedimiento ambulatorio para la mayoría de las personas. La extirpación de la vena no afecta de forma adversa la circulación de la pierna, ya que las venas más profundas de las piernas se encargan del aumento en el volumen de sangre.
  • Flebectomía ambulatoria. El médico extrae las venas varicosas más pequeñas a través de una serie de pequeños orificios en la piel. Solo las partes de la pierna que se punzan están entumecidas en este procedimiento ambulatorio. Por lo general, las cicatrices son mínimas.
  • Cirugía endoscópica de venas. Es posible que necesites esta operación solo en un caso avanzado que involucre úlceras en las piernas si fracasan las otras técnicas. El cirujano utiliza una videocámara delgada insertada en la pierna para visualizar y cerrar las venas varicosas y luego extrae las venas a través de incisiones pequeñas. Este procedimiento se realiza en forma ambulatoria.

Por lo general, las venas varicosas que aparecen durante el embarazo mejoran sin tratamiento médico de 3 a 12 meses después del parto.

Estilo de vida y remedios caseros

Puedes tomar algunas medidas de cuidado personal para disminuir el malestar que pueden provocar las venas varicosas. Estas mismas medidas también pueden ayudar a prevenir o frenar el desarrollo de las venas varicosas. Algunas de ellas son:

  • Haz ejercicio. Ponte en movimiento. Caminar es una excelente forma de favorecer la circulación sanguínea en las piernas. El médico puede recomendarte un nivel adecuado de actividad.
  • Controla tu peso y tu dieta. Al desprenderse del exceso de peso se quita presión innecesaria de las venas. Lo que comes también puede ayudar. Sigue una dieta con bajo contenido en sal para evitar la hinchazón causada por la retención de agua.
  • Presta atención a lo que vistes. Evita los tacos altos. El calzado con tacos bajos hace trabajar más los músculos de las pantorrillas, lo que es mejor para las venas. No utilices ropa ajustada en la cintura, las piernas o las ingles porque esta ropa puede reducir el flujo sanguíneo.
  • Eleva las piernas. Para mejorar la circulación en las piernas, toma varios descansos breves diarios para elevar las piernas por encima del nivel del corazón. Por ejemplo, recuéstate con las piernas en reposo sobre tres o cuatro almohadas.
  • Evita períodos prolongados sentado o de pie. Insiste en cambiar la posición con frecuencia para favorecer el flujo sanguíneo.
  • No te sientes con las piernas cruzadas. Algunos médicos consideran que esta posición puede aumentar los problemas de circulación.

Medicina alternativa

Una serie de terapias alternativas afirman ser tratamientos útiles para la insuficiencia venosa crónica, una enfermedad asociada a las venas varicosas en la que las venas de las piernas tienen problemas para devolver sangre al corazón. Algunos de ellos son:

  • El rusco
  • La uva (hojas, savia, semilla y fruta)
  • La castaña de Indias
  • El meliloto amarillo

Habla con tu médico antes de probar cualquier suplemento de hierbas o dietario para asegurarte de que estos productos sean seguros y no interfieran con ningún medicamento.

Preparación para la consulta

No existe ninguna preparación especial que necesite antes de su consulta. El médico necesitará mirar las piernas y los pies desnudos para diagnosticar las venas varicosas y determinar qué tratamiento podría ser mejor para su enfermedad.

El médico de atención primaria puede recomendarte que veas a un médico especializado en enfermedades venosas (flebólogo), un cirujano vascular o un médico que trata enfermedades de la piel (dermatólogo o cirujano dermatólogo). Mientras tanto, puedes tomar algunas medidas para prepararte para la consulta y comenzar tu cuidado personal.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con las venas varicosas.
  • Anota tu información personal más importante, como los antecedentes familiares de venas varicosas o arañitas.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

El tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles para las venas varicosas?
  • ¿Qué tipos de pruebas tendré que hacerme?
  • ¿Cómo se tratan las venas varicosas? ¿Qué tratamiento es recomendable para mí?
  • ¿Mi seguro cubrirá el tratamiento de las venas varicosas?
  • ¿Cuál es la mejor manera de controlar mis venas varicosas junto con otras enfermedades que tengo?
  • ¿Debo restringir alguna actividad?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas visitar?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez las venas varicosas?
  • ¿Sientes algún dolor? Si es así, ¿qué tan intenso es el dolor?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Hay algo que parece empeorar tus síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Incluso antes de la consulta puedes implementar el cuidado personal. Intenta no estar de pie ni permanecer sentado en la misma posición durante mucho tiempo, eleva las piernas cuando estés sentado y evita el calzado incómodo y los calcetines apretados.

Venas varicosas care at Mayo Clinic

Dec. 28, 2017
References
  1. Papadakis MA, et al., eds. Blood vessel & lymphatic disorders (Trastornos de los vasos sanguíneos y linfáticos). En: Current Medical Diagnosis & Treatment 2016 (Diagnóstico y tratamiento médico actual 2016). 56.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2016. http://accessmedicine.com. Último acceso: 7 de noviembre de 2015.
  2. Varicose veins (Venas varicosas). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/vv. Último acceso: 7 de noviembre de 2015.
  3. Varicose veins (Venas varicosas). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular-disorders/peripheral-venous-disorders/varicose-veins. Último acceso: 18 de noviembre de 2015.
  4. Alguire PC, et al. Clinical manifestations of lower extremity chronic venous disease (Manifestaciones clínicas de la enfermedad venosa crónica en las extremidades inferiores). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 7 de noviembre de 2015.
  5. Goldsmith LA, et al., eds. Treatment for varicose and telangiectatic leg veins (Tratamiento para venas varicosas y de piernas telangiectásicas). En: Fitzpatrick’s Dermatology in General Medicine (Dermatología en medicina general de Fitzpatrick). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 7 de noviembre de 2015.
  6. Butcher’s broom (El rusco). Natural Medicines Comprehensive Database (Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales). http://www.naturaldatabase.com. Último acceso: 17 de noviembre de 2015.
  7. Grape (La uva). Natural Medicines Comprehensive Database (Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales). http://www.naturaldatabase.com. Último acceso: 17 de noviembre de 2015.
  8. Horse chestnut (La castaña de Indias). Natural Medicines Comprehensive Database (Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales). http://www.naturaldatabase.com. Último acceso: 17 de noviembre de 2015.
  9. Sweet clover (El meliloto amarillo). Natural Medicines Comprehensive Database (Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales). http://www.naturaldatabase.com. Último acceso: 17 de noviembre de 2015.
  10. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 20 de octubre de 2015.
  11. Gloviczki P (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 5 de diciembre de 2015.
  12. Gloviczki P, et al. The care of patients with varicose veins and associated chronic venous diseases: Clinical practice guidelines of the Society for Vascular Surgery and the American Venous Forum (Atención de pacientes con venas varicosas y enfermedades venosas crónicas relacionadas: pautas de práctica clínica de la Sociedad para la Cirugía Vascular de EE. UU. y el Foro Estadounidense de Enfermedades Venosas). Journal of Vascular Surgery (Revista de Cirugía Vascular). 2011;53:2S.