Cambiar el estilo de vida es un gran paso hacia la prevención de la diabetes, y nunca es tarde para empezar. Ten en cuenta estos consejos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Cuando hablamos de la diabetes de tipo 2 (el tipo de diabetes más común), la prevención es muy importante. Es particularmente fundamental que la prevención de la diabetes sea una prioridad cuando presentas un alto riesgo de padecerla, por ejemplo, si tienes obesidad o si tienes antecedentes familiares de la enfermedad.

La prevención de la diabetes es algo tan básico como comer de forma más saludable, hacer más actividad física y bajar algunos kilos. Nunca es tarde para empezar. Hacer algunos cambios en tu estilo de vida ahora podría ayudarte a evitar complicaciones graves de la salud debido a la diabetes con el paso del tiempo, como daños a los nervios, en los riñones y en el corazón. Ten en cuenta los consejos más recientes de la Asociación Americana de la Diabetes para la prevención de esta enfermedad.

La actividad física regular tiene muchos beneficios. Hacer ejercicios puede ayudarte a:

  • Bajar de peso
  • Reducir el azúcar en sangre
  • Aumentar la sensibilidad a la insulina, que ayuda a mantener el azúcar en sangre dentro de los límites normales

Las investigaciones indican que los ejercicios aeróbicos y el entrenamiento de resistencia pueden ayudar a controlar la diabetes. El mayor beneficio puede lograrse con un programa de ejercicios que combine ambos tipos de entrenamiento.

La fibra natural es excepcional y puede ayudarte:

  • Reduce el riesgo de sufrir diabetes al mejorar el control del azúcar en la sangre
  • Disminuye el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas
  • Estimula el adelgazamiento porque te ayuda a sentirte satisfecho

Entre los alimentos con alto contenido de fibra se incluyen: frutas, vegetales, frijoles, cereales integrales y frutos secos.

No está claro por qué, pero los cereales integrales pueden reducir el riesgo de sufrir diabetes y ayudan a mantener los niveles de azúcar en la sangre. Procura que al menos la mitad de los cereales que consumes sean integrales. Muchos alimentos a base de cereales integrales, como distintos tipos de panes, pastas y cereales, vienen listos para consumir. Busca la palabra «integral» en el empaque y entre los primeros elementos de la lista de ingredientes.

Si tienes obesidad, la prevención de la diabetes podría depender del adelgazamiento. Por cada kilo que pierdes, te sorprenderá cuánto mejorará su salud. Los participantes de un estudio grande que adelgazaron una cantidad modesta de peso (alrededor del 7 por ciento del peso corporal inicial) y que hacían ejercicios regularmente redujeron el riesgo de padecer diabetes en casi un 60 por ciento.

Las dietas con bajo contenido de carbohidratos, la dieta de índice glucémico u otras dietas de moda pueden ayudarte a bajar de peso al principio. Pero se desconoce la eficacia de estas en la prevención de la diabetes y sus efectos a largo plazo. Y al excluir y limitar estrictamente un grupo de alimentos en particular, es posible que no estés recibiendo algunos nutrientes esenciales. En cambio, haz que la variedad y el control de porciones sean parte de tu plan de alimentación saludable.

Si eres mayor de 45 años y tu peso es normal, consulta con tu médico si es necesario que te realices una prueba de diabetes. La Asociación Americana de la Diabetes recomienda un estudio de glucosa en sangre en los siguientes casos:

  • Si eres mayor de 45 años y tienes sobrepeso
  • Si eres menor de 45 años y tienes sobrepeso, con uno o más factores de riesgo adicionales para la diabetes de tipo 2, como un estilo de vida sedentario o antecedentes familiares de diabetes

Comparte tus inquietudes sobre la prevención de la diabetes con el médico, quien elogiará tu esfuerzo por mantener la diabetes alejada de tu vida y, tal vez, te ofrezca sugerencias adicionales según tu historia clínica u otros factores.

June 13, 2018