Descripción general

El tronco arterial es un defecto cardíaco poco común que está presente al momento del nacimiento (congénito). Si tú o tu bebé tienen tronco arterial, significa que un solo vaso sanguíneo grande sale del corazón. Por lo general, hay dos vasos separados que salen del corazón.

Además, habitualmente existe un orificio entre las dos cavidades inferiores del corazón, conocido como defecto del tabique ventricular. Como consecuencia del tronco arterial, se mezclan la sangre con poco oxígeno que debe ir a los pulmones y la sangre rica en oxígeno que debe ir al resto del cuerpo. Esto genera graves problemas circulatorios.

Sin tratamiento, el tronco arterioso puede ser mortal. La cirugía para reparar el tronco arterial, por lo general, es exitosa; especialmente si tiene lugar antes de que el bebé cumpla 1 mes de vida.

Síntomas

Los signos y síntomas del tronco arterial, a menudo, se manifiestan en los primeros días de vida. Por ejemplo:

  • Coloración azulada de la piel
  • Alimentación escasa
  • Palpitaciones cardíacas
  • Somnolencia excesiva
  • Crecimiento deficiente
  • Falta de aire
  • Respiración rápida

Cuándo debes consultar a un médico

Busca tratamiento médico si adviertes que tu bebé tiene alguno de los siguientes problemas:

  • Coloración azulada de la piel (cianosis)
  • Alimentación escasa
  • Somnolencia excesiva

Algunos signos del tronco arterial pueden indicar un problema que requiera que lleves a tu hijo a una clínica de atención inmediata. Si tu bebé tiene cualquiera de los siguientes signos y síntomas, pero no puedes consultar con un médico de inmediato, busca atención médica de emergencia:

  • Respiración rápida, superficial y dificultosa
  • Empeoramiento de la coloración azulada de la piel
  • Pérdida del conocimiento

Causas

El tronco arterial aparece cuando el corazón del bebé se desarrolla en el útero; por lo tanto, está presente en el momento del nacimiento (es congénito). En la mayoría de los casos, la causa es desconocida.

El corazón

El corazón tiene cuatro cavidades de bombeo que hacen circular la sangre. Las "puertas" de las cavidades (válvulas) controlan el flujo sanguíneo, abriéndose y cerrándose para garantizar que la sangre fluya en un solo sentido.

Las cuatro cavidades del corazón son:

  • La aurícula derecha, la cavidad superior derecha, recibe sangre con poco oxígeno proveniente del cuerpo y la envía al ventrículo derecho.
  • El ventrículo derecho, la cavidad inferior derecha, bombea la sangre a través de un gran vaso sanguíneo llamado "arteria pulmonar" hacia el interior de los pulmones, donde la sangre vuelve a cargarse de oxígeno.
  • La aurícula izquierda, la cavidad superior izquierda, recibe sangre rica en oxígeno de los pulmones y la envía al ventrículo izquierdo.
  • El ventrículo izquierdo, la cavidad inferior izquierda, bombea sangre rica en oxígeno a través de un gran vaso sanguíneo llamado "aorta" y de allí al resto del cuerpo.

Desarrollo normal del corazón

La formación del corazón fetal es compleja. En determinado punto, todos los bebés tienen un único gran vaso (tronco arterial) que sale del corazón. Sin embargo, durante el desarrollo normal del corazón, este gran vaso único se divide en dos partes.

Una se convierte en la parte inferior de la aorta, que se une al ventrículo izquierdo. La otra se convierte en la parte inferior de la arteria pulmonar, que se une al ventrículo derecho.

Además, durante este proceso, los ventrículos se convierten en dos cavidades separadas por una pared (tabique).

Tronco arterial en los recién nacidos

En los bebés que nacen con tronco arterial, el único vaso grande nunca terminó de dividirse en dos vasos separados y la pared que separa los dos ventrículos nunca se cerró por completo, esto dio lugar a un único vaso sanguíneo que sale del corazón y a un gran agujero entre las dos cámaras (comunicación interauricular ventricular).

Además de los defectos primarios del tronco arterial, la válvula que controla el flujo sanguíneo de los ventrículos al único vaso grande (válvula troncal) suele ser defectuoso, por lo que no se cierra completamente, lo que permite el flujo en el sentido inverso hacia el corazón.

Factores de riesgo

Si bien no se conocen las causas exactas de los defectos cardíacos congénitos, como el tronco arterial, varios factores pueden aumentar el riesgo de que un bebé nazca con una enfermedad cardíaca. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Enfermedad viral durante el embarazo. Si una mujer contrae rubéola (sarampión alemán) u otra enfermedad viral durante las primeras etapas del embarazo, el riesgo de defectos cardíacos congénitos para su bebé es mayor.
  • Diabetes mal controlada durante el embarazo. La diabetes que no está bien tratada puede aumentar el riesgo de defectos congénitos, como los defectos cardíacos.
  • Ciertos medicamentos que se toman durante el embarazo. Muchos medicamentos no son recomendados durante el embarazo debido a los posibles riesgos para el feto.
  • Ciertos trastornos cromosómicos. Los niños con síndrome de DiGeorge o síndrome velocardiofacial tienen mayor riesgo de padecer tronco arterial. La causa de estos trastornos es un cromosoma de más o defectuoso.
  • Tabaquismo durante el embarazo. Seguir fumando durante el embarazo aumenta el riesgo de que tu bebé nazca con un defecto cardíaco.
  • Consumo de alcohol. Las mujeres que consumen alcohol durante el primer trimestre del embarazo tienen mayor riesgo de dar a luz a un bebé con defecto cardíaco congénito. Los hombres que consumen alcohol también contribuyen con el riesgo de defecto cardíaco congénito del bebé.
  • Obesidad. Las mujeres obesas pueden tener un mayor riesgo de dar a luz a bebés con defectos cardíacos congénitos.

Complicaciones

Las estructuras cardíacas anormales del tronco arterial provocan problemas graves en la circulación sanguínea.

Debido a que los ventrículos no están separados y toda la sangre sale de un único vaso, esta no lleva una cantidad suficiente de oxígeno porque la sangre oxigenada se mezcla con la no oxigenada. La sangre mezclada fluye desde un gran vaso único hacia los pulmones, las arterias del corazón y el resto del cuerpo.

Si tu bebé tiene tronco arterial, la circulación anormal de sangre suele provocar lo siguiente:

  • Problemas respiratorios. Fluye demasiada sangre hacia los pulmones y el exceso de líquido dificulta la respiración del bebé.
  • Presión arterial alta en los pulmones (hipertensión pulmonar). El aumento del flujo sanguíneo hacia los pulmones hace que sus vasos sanguíneos se estrechen y aumente su presión arterial. A su vez, esto dificulta cada vez más la capacidad que tiene el corazón del bebé para bombear sangre hacia los pulmones.
  • Agrandamiento del corazón (cardiomegalia). La hipertensión pulmonar y el aumento del flujo sanguíneo a través del corazón obligan al corazón de tu bebé a funcionar con más fuerza de lo normal, y esto hace que se agrande. El corazón agrandado se debilita progresivamente.
  • Insuficiencia cardíaca. El aumento de esfuerzo y el escaso aporte de oxígeno también producen un debilitamiento del corazón de tu bebé. Estos factores pueden contribuir a la insuficiencia cardíaca, que es la incapacidad del corazón para suministrar suficiente sangre al cuerpo.

Complicaciones en el futuro

Aun después de una reparación quirúrgica exitosa del corazón en la infancia, con el paso del tiempo pueden aparecer otras complicaciones asociadas al tronco arterial, tales como las siguientes:

  • Hipertensión pulmonar progresiva
  • Filtración a través de las válvulas cardíacas (regurgitación)
  • Alteraciones del ritmo cardíaco (arritmias)
  • Problemas relacionados con una operación anterior

Los signos y síntomas comunes de estas complicaciones comprenden: falta de aire durante el ejercicio; mareos; fatiga; hinchazón en el abdomen, las piernas y los pies; y sensación de latidos rápidos (palpitaciones).

Tronco arterial en adultos

En casos excepcionales, una persona con tronco arterial puede sobrevivir la infancia sin reparación quirúrgica del corazón y llegar a la adultez. Sin embargo, las personas con esta afección casi con seguridad desarrollarán insuficiencia cardíaca e hipertensión pulmonar (síndrome de Eisenmenger).

Este síndrome es causado por un daño pulmonar permanente, provocado por la hipertensión pulmonar, que hace que una cantidad importante del flujo sanguíneo evite por completo el paso por los pulmones.

Prevención

En la mayoría de los casos, no pueden prevenirse los defectos cardíacos congénitos, como el tronco arterial. Si tienes antecedentes familiares de defectos cardíacos o si ya tienes un hijo que padece un defecto cardíaco congénito, tú y tu pareja pueden considerar hablar con un asesor en genética y con un cardiólogo con experiencia en defectos cardíacos congénitos antes de tomar la decisión de tener otro hijo.

Si estás pensando en quedar embarazada, hay varias medidas que puedes tomar para ayudar a garantizar que tu bebé nazca sano, entre ellas:

  • Vacúnate antes de quedar embarazada. Ciertos virus, como el sarampión alemán (la rubéola), pueden ser muy nocivos durante el embarazo; por lo tanto, es importante que te asegures de tener las vacunas al día antes de quedar embarazada.
  • Evita los medicamentos peligrosos. Consulta con tu médico antes de tomar cualquier medicamento si estás embarazada o piensas estarlo. Hay muchos medicamentos cuyo uso no se recomienda durante el embarazo.
  • Toma ácido fólico. Una de las pocas medidas que puedes adoptar para ayudar a evitar los defectos congénitos, incluso los posibles defectos cardíacos, en el cerebro y en la médula espinal, es tomar 400 microgramos de ácido fólico por día.
  • Controlar la diabetes. Si padeces diabetes, habla con tu médico sobre los riesgos del embarazo asociados a esa enfermedad y sobre cómo controlarla mejor durante el embarazo.

Dec. 08, 2020
  1. Hay WW, et al., eds. Cardiovascular disease. In: Current Diagnosis & Treatment: Pediatrics. 23rd ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2016. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Aug. 26, 2017.
  2. Facts about truncus arteriosus. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/ncbddd/heartdefects/truncusarteriosus.html. Accessed Aug. 26, 2017.
  3. Bonow RO, et al., eds. Diseases of the heart, pericardium, and pulmonary vasculature bed. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 26, 2017.
  4. Soriano B, et al. Truncus arteriosus. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 27, 2017.
  5. Zhang S, et al. Parental alcohol consumption and the risk of congenital heart diseases in offspring: An updated systematic review and meta-analysis. European Journal of Preventive Cardiology. 2019; doi:10.1177/2047487319874530.
  6. Kalisch-Smith JI, et al. Environmental risk factors for congenital heart disease. Cold Spring Harbor Perspectives in Biology. 2020; doi:10.1101/cshperspect.a037234.
  7. Truncus arteriosus. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/CongenitalHeartDefects/AboutCongenitalHeartDefects/Truncus-Arteriosus_UCM_307040_Article.jsp#.WaI5mVGQxEY. Accessed Aug. 26, 2017.
  8. Guidance for preventing birth defects. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/ncbddd/birthdefects/prevention.html. Accessed Aug. 27, 2017.