Diagnóstico

El médico de tu bebé también escuchará tus pulmones o los pulmones de tu bebé para evaluar la respiración y la posibilidad de que exista líquido en ellos. Escuchará tu corazón o el corazón de tu bebé para determinar si existen latidos del corazón irregulares (arritmia) o un sonido anormal a causa de un flujo sanguíneo turbulento (soplo cardíaco).

En el caso de los bebés que tienen tronco arterial, la mayor parte de su atención médica está a cargo de un cardiólogo pediátrico y de un cirujano cardíaco pediátrico y, a menudo, de un equipo completo de personal especializado. En el caso de los adultos que tienen tronco arterial, gran parte de su atención médica está a cargo de un cardiólogo especialista en enfermedades congénitas para adultos, junto con un cirujano especialista en enfermedades congénitas del corazón y, a menudo, de un equipo completo de personal especializado.

Para que el cardiólogo pediátrico o el cardiólogo congénito para adultos compruebe el estado de tu corazón o el de tu bebé y haga un diagnóstico, solicitará una o más pruebas:

  • Ecocardiograma. Un ecocardiograma muestra la estructura y la función del corazón. Un transductor que emite ondas sonoras se mueve a través de la piel sobre el corazón. Las ondas de sonido resuenan en las estructuras internas, creando imágenes en un monitor.

    En un bebé que tiene tronco arterial, el ecocardiograma muestra el único vaso grande que sale del corazón, un orificio en la pared que hay entre los ventrículos izquierdo y derecho, y las anomalías en la válvula que se encuentra entre el vaso grande y los ventrículos. Mediante la prueba también puede observarse cuánta sangre fluye hacia los pulmones de tu bebé y si existe riesgo de presión arterial alta en los pulmones.

  • Radiografías. En una radiografía se usa radiación para producir imágenes estáticas de las estructuras y de los órganos internos. Los rayos X de tórax pueden mostrar el tamaño del corazón, anomalías en los pulmones y exceso de líquido en los pulmones.

Tratamiento

Los lactantes con tronco arterial deben someterse a una cirugía. Pueden ser necesarias varias cirugías o procedimientos, en especial a medida que tu hijo crezca. Se pueden administrar medicamentos antes de la cirugía para ayudar a mejorar la salud cardíaca.

Los niños y adultos con el tronco arterial reparado quirúrgicamente deben tener un seguimiento regular con el equipo de cardiología.

Medicamentos

Los medicamentos que pueden recetarte antes de la cirugía son:

  • Diuréticos. Los diuréticos aumentan la frecuencia y el volumen de la orina e impiden que el cuerpo retenga líquidos; este es un efecto frecuente de la insuficiencia cardíaca.
  • Cardiotónicos. Este tipo de medicamento refuerza las contracciones del corazón.

Procedimientos quirúrgicos

La mayoría de los lactantes con tronco arterial se someten a cirugía a las pocas semanas del nacimiento. El procedimiento dependerá de la afección de tu bebé. En la mayoría de los casos el cirujano de tu bebé hará lo siguiente:

  • Cerrar el orificio entre ambos ventrículos con un parche
  • Separar la parte superior de la arteria pulmonar del único gran vaso sanguíneo
  • Implantar un conducto y una válvula para conectar el ventrículo derecho con la parte superior de la arteria pulmonar, lo que genera una nueva arteria pulmonar completa
  • Reconstruir el único gran vaso sanguíneo y la aorta para crear una nueva aorta completa

Después de la cirugía correctiva, tu hijo necesitará atención de seguimiento de por vida con un cardiólogo. El cardiólogo puede recomendar que tu hijo restrinja la actividad física, sobre todo los deportes competitivos intensos.

Tu hijo tendrá que tomar antibióticos antes de los procedimientos dentales y otros procedimientos quirúrgicos para prevenir infecciones.

Como el conducto artificial no crece junto con el niño, deberá hacerse cirugías de seguimiento para reemplazar la válvula del conducto a medida que crezca.

Cateterismo cardíaco

Los procedimientos mínimamente invasivos utilizan un catéter cardíaco para evitar la necesidad de una cirugía cardíaca tradicional a medida que tu hijo crece o que se deterioran las válvulas artificiales que se colocaron anteriormente. El catéter se inserta en un vaso sanguíneo de la pierna, que luego se hace subir hasta llegar al corazón para reemplazar el conducto.

Además, puede usarse el cateterismo cardiaco con un globo inflable en la punta para abrir una arteria estrecha u obstruida, lo que puede retrasar la necesidad de una cirugía de seguimiento.

Embarazo

Antes de intentar quedar embarazadas, las mujeres que tuvieron alguna cirugía para reparar el tronco arterial durante la infancia tienen que ser evaluadas por un cardiólogo con experiencia en defectos cardíacos congénitos en adultos y por un ginecobstetra especializado en embarazos de alto riesgo.

Según el grado de lesión pulmonar que hubo antes de la cirugía, el embarazo puede recomendarse o no. Además, algunos medicamentos para los problemas cardíacos pueden ser dañinos para el feto.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Cuidar a un bebé que tiene un problema cardíaco grave, como el tronco arterial, puede ser un desafío. A continuación, te ofrecemos algunas estrategias para que sea más fácil:

  • Busca apoyo. Pide ayuda a tus familiares y amigos. Ponte en contacto con organizaciones sin fines de lucro, como la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón), la Adult Congenital Heart Association (Asociación de Cardiopatías Congénitas en Adultos) o Mended Hearts para obtener información sobre los grupos de apoyo locales.
  • Registra el historial médico de tu bebé. Anota el diagnóstico de tu bebé, sus medicamentos, las cirugías y otros procedimientos, así como las fechas en que se realizaron, el nombre y el número de teléfono del cardiólogo pediátrico y cualquier otra información importante sobre la atención médica de tu bebé.

    También es útil incluir una copia del informe de las operaciones que le haya hecho el cirujano a tu hijo. Esta información te ayudará a recordar la atención médica que recibió tu hijo y será útil para los médicos que no estén familiarizados con él y que deban revisar su historial médico. También será útil cuando tu hijo cambie de un pediatra a un profesional de la salud para adultos.

  • Habla sobre tus preocupaciones. Es posible que te preocupen los riesgos de la actividad intensa, incluso después de que tu hijo se haya sometido a una cirugía correctiva. Habla con el cardiólogo sobre cuáles son las actividades más seguras para tu hijo.

    Si algunas actividades están prohibidas, alienta a tu hijo a que tenga otros objetivos en lugar de enfocarse en lo que no puede hacer. Si te preocupan otras cuestiones sobre la salud de tu hijo, coméntalas con el médico de cabecera o el cardiólogo pediátrico.

Preparación para la consulta

Qué puedes hacer

De ser posible, recopila una historia clínica detallada de ambos lados de la familia de tu bebé. Algunos problemas cardíacos son hereditarios, por ello resulta útil informarle a tu médico si alguien de la familia de tu hijo alguna vez ha tenido problemas cardíacos tempranos.

También es útil preparar una lista de preguntas para que puedas aprovechar al máximo el tiempo con el médico de tu bebé. A continuación, te presentamos ejemplos de preguntas que podrías querer hacer:

  • ¿A qué tipo de pruebas deberá someterse mi hijo?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento? ¿Cuáles son las posibles complicaciones del tratamiento?
  • ¿Cuál es el pronóstico a largo plazo para mi hijo?
  • ¿Qué impacto tendría un defecto cardíaco o el tratamiento posterior en otra enfermedad que tenga mi bebé?
  • Si en el futuro tengo otro bebé, ¿cuáles son las probabilidades de que esto vuelva a ocurrir?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda tener? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico de tu hijo te haga las siguientes preguntas:

  • ¿Alguna vez se puso azul tu bebé?
  • ¿Cuánto dura cada alimentación o cuánto bebe tu bebé?
  • ¿Con qué frecuencia y por cuánto tiempo duerme tu bebé?
  • ¿Cómo reacciona tu bebé al tacto?
  • ¿Notaste cambios en alguno de estos comportamientos?
July 29, 2021
  1. Hay WW, et al., eds. Cardiovascular disease. In: Current Diagnosis & Treatment: Pediatrics. 23rd ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2016. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Aug. 26, 2017.
  2. Facts about truncus arteriosus. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/ncbddd/heartdefects/truncusarteriosus.html. Accessed Aug. 26, 2017.
  3. Bonow RO, et al., eds. Diseases of the heart, pericardium, and pulmonary vasculature bed. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 26, 2017.
  4. Soriano B, et al. Truncus arteriosus. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 27, 2017.
  5. Zhang S, et al. Parental alcohol consumption and the risk of congenital heart diseases in offspring: An updated systematic review and meta-analysis. European Journal of Preventive Cardiology. 2019; doi:10.1177/2047487319874530.
  6. Kalisch-Smith JI, et al. Environmental risk factors for congenital heart disease. Cold Spring Harbor Perspectives in Biology. 2020; doi:10.1101/cshperspect.a037234.
  7. Truncus arteriosus. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/CongenitalHeartDefects/AboutCongenitalHeartDefects/Truncus-Arteriosus_UCM_307040_Article.jsp#.WaI5mVGQxEY. Accessed Aug. 26, 2017.
  8. Guidance for preventing birth defects. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/ncbddd/birthdefects/prevention.html. Accessed Aug. 27, 2017.