Descripción general

La rotura de menisco es una de las lesiones de rodilla más frecuentes. Cualquier actividad en la que pivotes sobre la rodilla o la gires de manera enérgica y brusca, en especial con todo el peso de tu cuerpo encima, puede causar la rotura o el desgarro de un menisco.

Cada una de las rodillas tiene dos meniscos, piezas de cartílago en forma de «C» que actúan como amortiguadores entre la tibia y el fémur. La rotura de menisco provoca dolor, hinchazón y rigidez. También podrías sentir un bloqueo cuando quieres mover la rodilla o tener dificultades para extender la rodilla por completo.

El tratamiento conservador, como descansar, aplicar hielo y tomar algún medicamento, a veces es suficiente para aliviar el dolor de la rotura de menisco y dar tiempo a la lesión para que cicatrice por sí sola. Sin embargo, en otros casos, la rotura de menisco requiere una reparación quirúrgica.

Síntomas

Si has sufrido una rotura de menisco, es posible que presentes los siguientes signos y síntomas en la rodilla:

  • Sensación de que va a estallar
  • Hinchazón o rigidez
  • Dolor, sobre todo cuando giras o tuerces la rodilla
  • Dificultad para extender la rodilla por completo
  • Sentir que tienes la rodilla trabada o bloqueada cuando tratas de moverla

Cuándo consultar al médico

Comunícate con tu médico si te duele la rodilla o si la notas hinchada, o si no puedes moverla con normalidad.

Causas

Una rotura de menisco puede producirse por una actividad que provoque un giro brusco o una rotación de la rodilla, como pivotear de manera agresiva o frenar y girar repentinamente. Incluso arrodillarse, ponerse en cuclillas o levantar algo pesado puede a veces causar rotura de meniscos. En adultos mayores, cambios degenerativos de la rodilla pueden contribuir a una rotura de meniscos sin traumatismo o con traumatismo leve.

Factores de riesgo

Realizar actividades en las que pivotas sobre la rodilla o la giras con fuerza y brusquedad te pone en riesgo de sufrir una rotura de menisco. El riesgo es particularmente alto para los atletas, en especial los que participan en deportes de contacto, como el fútbol, o en actividades en las que se pivota sobre la rodilla, como el tenis y el básquetbol. El riesgo de sufrir una rotura de menisco también aumenta con la edad, debido al desgaste de las rodillas.

Complicaciones

Una rotura de menisco puede causar inestabilidad de la rodilla, incapacidad para mover la rodilla normalmente o dolor de rodilla constante. Podrías tener mayores probabilidades de padecer artrosis en la rodilla lesionada.

March 07, 2018
References
  1. Cardone DA, et al. Meniscal injury of the knee (Lesión de los meniscos de la rodilla). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 7 de septiembre de 2016.
  2. Meniscal tears (Roturas de meniscos). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00358. Último acceso: 7 de septiembre de 2016.
  3. Skinner HB. Sports medicine (Medicina del deporte). En: Current Diagnosis & Treatment in Orthopedics (Diagnóstico y tratamiento actuales en ortopedia). 5.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2014. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 7 de septiembre de 2016.
  4. Knee arthroscopy (Artroscopia de rodilla). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00299. Último acceso: 7 de septiembre de 2016.