Caminar sobre los dedos de los pies o la bola del pie, también llamado «marchar de puntillas», es bastante común en los niños que recién están comenzando a caminar. La mayoría de los niños dejan de marchar de puntillas al crecer. Los niños que siguen marchando de puntillas después de los primeros años, por lo general, lo hacen por costumbre. Mientras que tu hijo crezca y se desarrolle normalmente, es poco probable que marchar de puntillas por sí solo sea una razón para preocuparse.

A veces, marchar de puntillas es el resultado de una parálisis cerebral infantil, distrofia muscular u otro trastorno generalizado de los nervios o músculos. Los niños con autismo también a veces caminan sobre los dedos de los pies o la bola del pie, pero muchos no lo hacen.

March 26, 2015