Descripción general

La depresión en adolescentes es un problema de salud mental grave que provoca un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades. Afecta la manera en que tu hijo adolescente piensa, se siente y se comporta, y puede provocar problemas emocionales, funcionales y físicos. Aunque la depresión puede ocurrir en cualquier momento de la vida, los síntomas entre los adolescentes y los adultos pueden ser diferentes.

Algunos problemas como la presión de sus compañeros, las expectativas académicas y los cuerpos que cambian pueden ocasionar muchos altibajos en los adolescentes. Sin embargo, para algunos adolescentes, estar deprimido es mucho más que solo sentimientos temporales, sino que es un síntoma de depresión.

La depresión en adolescentes no es una debilidad o algo que se pueda superar con fuerza de voluntad, puede tener consecuencias graves y requiere tratamientos a largo plazo. Para la mayoría de los adolescentes, los síntomas de depresión se calman con tratamientos como medicamentos y terapia psicológica.

Atención médica de la depresión en adolescentes en Mayo Clinic

Síntomas

Los signos y síntomas de la depresión en los adolescentes incluyen cambios en comparación con actitudes y comportamientos anteriores que pueden causar angustia y problemas significativos en la escuela o en casa, en las actividades sociales o en otras áreas de la vida.

Los síntomas de depresión pueden variar en intensidad, pero los cambios en el comportamiento y en las emociones de tu hijo adolescente pueden incluir los ejemplos a continuación.

Cambios emocionales

Presta atención a cambios emocionales, como:

  • Sentimientos de tristeza, que pueden incluir accesos de llanto sin motivo aparente
  • Sentirse desesperanzado o vacío
  • Irritabilidad o enojo
  • Frustración o ira, incluso por cuestiones menores
  • Falta de interés o placer en las actividades normales
  • Falta de interés en las relaciones con familiares o amigos o conflictos con esas personas
  • Baja autoestima
  • Sentimientos de culpa o desprecio por sí mismo
  • Fijación en errores pasados o sentimientos exagerados de culpa o autocrítica
  • Sensibilidad extrema al rechazo o al fracaso, y necesidad de constantes muestras de amor y apoyo por parte de los demás
  • Problemas para pensar, concentrarse, tomar decisiones y recordar cosas
  • Sensación permanente de que la vida y el futuro son deprimentes y desalentadores
  • Pensamientos frecuentes sobre la muerte, la agonía o el suicidio

Cambios en el comportamiento

Presta atención a cambios en el comportamiento, como:

  • Cansancio y falta de energía
  • Insomnio o dormir demasiado
  • Cambios en los hábitos alimenticios: falta de apetito y pérdida de peso, o más antojos de comida y aumento de peso
  • Consumo de alcohol o drogas
  • Agitación o inquietud: por ejemplo, caminar de un lado a otro, retorcerse las manos o ser incapaz de quedarse quieto
  • Lentitud para razonar, hablar y hacer movimientos corporales
  • Quejas frecuentes de dolores de cabeza y malestares sin causa aparente, que pueden incluir visitas frecuentes a la enfermería de la escuela
  • Aislamiento social
  • Desempeño escolar deficiente o faltas de asistencia frecuentes
  • Aspecto descuidado
  • Estallidos de ira, comportamiento problemático o riesgoso, u otras manifestaciones de mala conducta
  • Autolesiones: por ejemplo, cortes, quemaduras, perforaciones o tatuajes excesivos
  • Planes o intentos de suicidio

Qué es normal y qué no

Puede resultar difícil notar la diferencia entre los altibajos en el estado de ánimo que simplemente forman parte de la vida adolescente y la depresión adolescente. Habla con tu hijo adolescente. Intenta determinar si tu hijo es capaz de manejar sentimientos difíciles o si la vida le parece abrumadora.

Cuándo consultar con el médico

Si los síntomas de depresión continúan o comienzan a afectar la vida de tu hijo adolescente, habla con un médico o con un profesional de salud mental capacitado para trabajar con adolescentes. Un buen inicio sería consultar con el médico de cabecera o al pediatra de tu hijo. O tal vez podrían recomendarte a alguien en la escuela de tu hijo.

Es probable que los síntomas de depresión no mejoren por sí solos y pueden empeorar o provocar otros problemas si no se los trata. Los adolescentes deprimidos pueden estar en riesgo de suicidio, incluso si los signos y síntomas no parecen graves.

Si eres adolescente y crees que puedes estar deprimido, o si tienes un amigo que puede estar deprimido, pide ayuda sin demora. Habla con un profesional de salud como tu médico o acude a la enfermería de la escuela. Comparte tus inquietudes con tus padres, tu mejor amigo, un líder espiritual, un profesor o alguien en quien confíes.

Cuando buscar ayuda de urgencia

El suicidio a menudo se asocia con la depresión. Si crees que puedes hacerte daño o intentar suicidarte, llama al 911 o al número local de emergencias de inmediato.

También ten en cuenta estas opciones si tienes pensamientos suicidas:

  • Llama a tu especialista en salud mental
  • Llama a una línea directa de atención al suicida: en los EE. UU., llama a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea de ayuda nacional para la prevención de suicidios), al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255)
  • Pide ayuda a tu médico de cabecera o a otro profesional de salud
  • Ponte en contacto con un amigo íntimo o ser querido
  • Acude a un pastor, líder espiritual o alguien más de tu comunidad religiosa

Si un ser querido o amigo está en riesgo de intentar suicidarse o ya tuvo un intento:

  • Asegúrate de que alguien se quede con esa persona
  • Llama al 911 o al número local de emergencias de inmediato
  • O, si puedes hacerlo de manera segura, lleva a la persona a la sala de urgencias del hospital más cercano

Nunca ignores comentarios o inquietudes relacionados con el suicidio. Siempre actúa para pedir ayuda.

Causas

No se sabe qué causa la depresión, pero es posible que haya varios problemas involucrados. Estos incluyen:

  • Química biológica. Los neurotransmisores son sustancias químicas naturales del cerebro que transportan señales a otras partes del cerebro y del cuerpo. Cuando estas sustancias químicas son anormales o están alteradas, cambia la función de los receptores nerviosos y los sistemas nerviosos, lo que produce depresión.
  • Hormonas. Los cambios en el equilibro hormonal del cuerpo pueden tener un papel en lo que causa o provoca la depresión.
  • Rasgos heredados. La depresión es más frecuente en personas cuyos familiares de sangre también tienen el trastorno.
  • Trauma en la niñez temprana. Los acontecimientos traumáticos de la niñez, tales como el maltrato físico o emocional o la pérdida de un padre o una madre, pueden provocar modificaciones en el cerebro que hacen que una persona sea más susceptible a la depresión.
  • Patrones de pensamiento negativo aprendidos. La depresión en adolescentes puede estar relacionada a que la persona aprende a sentirse impotente, en lugar de aprender a sentirse capaz de encontrar soluciones a los desafíos de la vida.

Factores de riesgo

Muchos factores aumentan el riesgo de desarrollar o desencadenar la depresión en adolescentes, incluidos los siguientes:

  • Tener problemas que impactan de manera negativa en la autoestima, como obesidad, conflictos con compañeros, acoso escolar prolongado o problemas académicos
  • Haber sido víctima o testigo de violencia, como abuso sexual o físico
  • Padecer otros trastornos, como trastorno bipolar, trastorno de ansiedad, trastorno de personalidad, anorexia o bulimia
  • Tener deficiencia en el aprendizaje o trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
  • Tener dolor continuo o una enfermedad física crónica, como cáncer, diabetes o asma
  • Tener una discapacidad física
  • Tener ciertos rasgos de personalidad, como baja autoestima o ser excesivamente dependiente, autocrítico o pesimista
  • Abusar del alcohol, la nicotina u otras drogas
  • Ser homosexual, bisexual o transexual en un entorno que lo rechaza

Los antecedentes familiares y los problemas con la familia u otras personas también pueden aumentar el riesgo de que el adolescente tenga depresión, por ejemplo:

  • Tener un padre, un abuelo u otro familiar de sangre que padezca depresión, trastorno bipolar o alcoholismo
  • Tener un familiar que se suicidó
  • Tener una familia disfuncional y conflictiva
  • Haber experimentado situaciones estresantes recientemente, como el divorcio de los padres, la muerte de un ser querido, o que el padre o la madre estén prestando servicio militar

Complicaciones

La depresión no tratada puede ocasionar problemas emocionales, de conducta o de salud que afectan a todos los aspectos de la vida del adolescente. Las complicaciones relacionados con la depresión en adolescentes pueden incluir, por ejemplo, las siguientes:

  • Abuso de drogas y alcohol
  • Problemas académicos
  • Conflictos familiares y dificultades en las relaciones
  • Implicación con el sistema de justicia juvenil
  • Suicidio

Prevención

No existe una manera segura de prevenir la depresión. Sin embargo, estas estrategias pueden ser de ayuda. Alienta a tu hijo adolescente a que haga lo siguiente:

  • Tomar medidas para controlar el estrés, aumentar la resiliencia y mejorar la autoestima para ayudar a manejar los problemas cuando surjan
  • Buscar el apoyo de amigos y de la sociedad, en especial en tiempos de crisis
  • Recibir tratamiento a la primera señal de problemas para evitar que la depresión empeore
  • Mantener el tratamiento en curso, si se recomienda, incluso después de que los síntomas desaparezcan, para evitar una recaída en la depresión

Depresión en adolescentes care at Mayo Clinic

Aug. 17, 2017
References
  1. Depressive disorders (Trastornos depresivos). En: Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5, 5.ª ed., Arlington, Va.: American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría); 2013. http://www.psychiatryonline.org. Último acceso: 8 de septiembre de 2015.
  2. Depression (Depresión). National Institute of Mental Health (Instituto Nacional de Salud Mental). http://www.nimh.nih.gov/health/publications/depression/index.shtml.. Último acceso: 8 de septiembre de 2015.
  3. Depression in children and adolescents (Depresión en niños y adolescentes). National Institute of Mental Health (Instituto Nacional de Salud Mental). http://www.nimh.nih.gov/health/topics/depression/depression-in-children-and-adolescents.shtml. Último acceso: 8 de septiembre de 2015.
  4. A family guide: What families need to know about adolescent depression (Una guía para las familias: lo que las familias deben saber acerca de la depresión en adolescentes). Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness). http://www2.nami.org/Template.cfm?Section=Child_and_Adolescent_Action_Center&template=/ContentManagement/ContentDisplay.cfm&ContentID=24806. Último acceso: 8 de septiembre de 2015.
  5. Facts for families: The depressed child (Información para las familias: el niño deprimido). American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (Academia Americana de Psiquiatría del Niño y el Adolescente). http://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/Facts_for_Families_Pages/The_Depressed_Child_04.aspx. Último acceso: 8 de septiembre de 2015.
  6. Facts for families: Psychotherapies for children and adolescents (Información para las familias: psicoterapias para niños y adolescentes). American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (Academia Americana de Psiquiatría del Niño y el Adolescente). http://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/Facts_for_Families_Pages/Psychotherapies_For_Children_And_Adolescents_86.aspx. Último acceso: 8 de septiembre de 2015.
  7. Bonin L, et al. Overview of treatment for pediatric depression (Descripción general del tratamiento de la depresión pediátrica). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de septiembre de 2015.
  8. Moreland CS, et al. Pediatric unipolar depression and pharmacotherapy: Choosing a medication (Depresión pediátrica unipolar y farmacoterapia: cómo elegir un medicamento). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de septiembre de 2015.
  9. FDA: Don't leave childhood depression untreated (FDA: no dejar sin tratar la depresión en la niñez). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. http://www.fda.gov/forconsumers/consumerupdates/ucm413161.htm. Último acceso: 10 de septiembre de 2015.
  10. Rentala, S, et al. Effectiveness of body-mind-spirit intervention on well-being, functional impairment and quality of life among depressed patients — A randomized controlled trial (Eficacia de la intervención en cuerpo, mente y espíritu para el bienestar, el deterioro funcional y la calidad de vida de los pacientes deprimidos: estudio aleatorizado controlado). Journal of Advanced Nursing (Revista de enfermería avanzada). 2015;71:2153.
  11. Stewart D, et al. Risks of antidepressants during pregnancy: Selective serotonin reuptake inhibitors (SSRIs) (Los riesgos de los antidepresivos durante el embarazo: inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina [ISRS]). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 27 de octubre de 2015.
  12. Bonin L. Pediatric unipolar depression: Epidemiology, clinical features, assessment, and diagnosis (Depresión pediátrica unipolar: epidemiología, características clínicas, evaluación y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 8 de septiembre de 2015.
  13. Raglio A, et al. Effects of music and music therapy on mood in neurological patients (Efectos de la música y la musicoterapia en el estado de ánimo de los pacientes neurológicos). World Journal of Psychiatry (Revista mundial de psiquiatría). 2015;5:68.
  14. Uttley L, et al. Systematic review and economic modelling of the clinical effectiveness and cost-effectiveness of art therapy among people with non-psychotic mental health disorders (Revisión sistemática y modelo económico de la eficacia clínica y la rentabilidad del arteterapia en personas con trastornos no psicóticos de la salud mental). Health Technology Assessment (Evaluación de la tecnología de la salud). 2015;19:1.
  15. Research report: Psychiatry and psychology (Informe de investigación: psiquiatría y psicología), 2014-2015. Mayo Clinic. http://www.mayo.edu/pmts/mc0700-mc0799/mc0710-11.pdf. Último acceso: 8 de septiembre de 2015.
  16. Hall-Flavin DK, et al. Utility of integrated pharmacogenomic testing to support the treatment of major depressive disorder in a psychiatric outpatient setting (Utilidad de las pruebas farmacogenómicas integradas para respaldar el tratamiento del trastorno depresivo mayor en un entorno ambulatorio psiquiátrico). Pharmacogenetics and Genomics (Farmacogenética y genómica). 2013;23:535.
  17. Depression (Depresión). Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness) https://www.nami.org/Learn-More/Mental-Health-Conditions/Depression/Overview. Último acceso: 10 de septiembre de 2015.
  18. Cook AJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 17 de abril de 2015.
  19. Brent DA, et al. Effect of a cognitive-behavioral prevention program on depression 6 years after implementation among at-risk adolescents: A randomized clinical trial (Efecto del programa de prevención cognitiva conductual en casos de depresión 6 años después de la implementación en adolescentes en riesgo: ensayo clínico aleatorizado). JAMA Psychiatry (Psiquiatría JAMA). En preparación. Último acceso: 30 de septiembre de 2015.
  20. Hoecker JL (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 30 de septiembre de 2015.
  21. Hall-Flavin DK (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 27 de octubre de 2015.
  22. Centers of Excellence (Centros de excelencia). National Network of Depression Centers (Red nacional de centros para tratar la depresión). http://www.nndc.org/centers-of-excellence. Último acceso: 30 de octubre de 2015.