Si tienes alergia o una sensibilidad elevada al sol, puedes ayudar a evitar una reacción tomando estas medidas:

  • Reduce la cantidad de tiempo que pasas al sol. No te expongas al sol entre las 10 a. m. y las 4 p. m. cuando el sol es más fuerte.
  • Evita la exposición repentina a mucha luz solar. Muchas personas presentan síntomas de alergia al sol cuando se exponen a más luz solar durante la primavera o el verano. Debes ir aumentando gradualmente el tiempo que pasas al aire libre para que las células cutáneas tengan tiempo de adaptarse a la luz solar.
  • Usa gafas de sol y ropa protectora. Las prendas de manga larga y los sombreros de ala ancha pueden ayudar a proteger la piel de la exposición solar. Evita telas delgadas o de tejido abierto, ya que los rayos UV pueden pasar a través de ellas. Es posible que desees considerar usar prendas específicamente diseñadas para bloquear los rayos UV, que pueden encontrarse en tiendas de artículos deportivos.
  • Aplica protector solar con frecuencia. Utiliza un protector solar de amplio espectro que tenga un factor de protección solar de, al menos, 15. Colócate abundante cantidad de protector solar, y vuelve a aplicarlo cada dos horas —o con más frecuencia si estás nadando o transpirando—.

    La American Academy of Dermatology (Academia Estadounidense de Dermatología) recomienda usar un protector solar de amplio espectro, resistente al agua y que tenga un factor de protección solar de, al menos, 30.

July 23, 2015