La muerte súbita en los jóvenes es muy poco común, pero aquellos que corren riesgo pueden tomar precauciones. Obtén más información sobre los factores de riesgo, las causas y los tratamientos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La muerte súbita en personas mayores de 35 años, por lo general, debido a un defecto cardíaco no detectado o anomalías del corazón que pasaron desapercibidas, es poco frecuente. Cuando ocurre una muerte súbita, suele ser durante una actividad física, como haciendo un deporte, y es más frecuente en los hombres que en las mujeres.

Millones de atletas de primaria, secundaria y universitarios terminan el año sin sufrir un accidente. Si tú o tu hijo corren riesgo de sufrir muerte súbita, habla con el médico sobre las precauciones que pueden tomar.

La mayoría de las muertes por paro cardíaco se dan en adultos mayores, especialmente en aquellos con enfermedad de las arterias coronarias. El paro cardíaco es la principal causa de muerte en los deportistas jóvenes pero la incidencia no es clara. Se estima que 1 de cada 50.000 muertes súbitas por ataque cardíaco al año ocurre en deportistas jóvenes.

Las causas de la muerte súbita por ataque cardíaco en personas jóvenes varían. En la mayoría de los casos, la muerte se debe a una anomalía cardíaca.

Por diversos motivos, algo provoca que los latidos del corazón se salgan de control. Este ritmo cardíaco anómalo se conoce como «fibrilación ventricular».

Algunas causas específicas de la muerte súbita por ataque cardíaco en personas jóvenes comprenden las siguientes:

  • Miocardiopatía hipertrófica. En esta afección, que suele ser hereditaria, se engrosan las paredes del músculo cardíaco. El músculo engrosado puede alterar el sistema eléctrico del corazón y provocar latidos del corazón rápidos o irregulares (arritmias), los cuales pueden causar muerte súbita por ataque cardíaco.

    Aunque no suele ser mortal, la miocardiopatía hipertrófica es la causa más frecuente de muerte súbita por problemas cardíacos en personas menores de 30 años. Es la causa identificable más frecuente de muerte súbita en atletas. La miocardiopatía hipertrófica suele avanzar sin ser detectada.

  • Anomalías de la arteria coronaria. Algunas personas nacen con arterias del corazón (arterias coronarias) que no se conectan de la manera normal. Las arterias pueden comprimirse durante la actividad física y no suministrar el flujo sanguíneo adecuado al corazón.
  • Síndrome de QT largo. Este trastorno hereditario del ritmo cardíaco puede provocar latidos del corazón rápidos y caóticos que, a menudo, causan desmayos. Las personas jóvenes que padecen síndrome de QT largo tienen mayor riesgo de muerte súbita.

Otras causas de la muerte súbita por ataque cardíaco en personas jóvenes comprenden anomalías estructurales del corazón, como enfermedades cardíacas no detectadas existentes al momento del nacimiento (congénitas) y anomalías en el músculo cardíaco.

Otras causas comprenden inflamación del músculo cardíaco, que puede deberse a virus y otras enfermedades. Además del síndrome de QT largo, otras anomalías del sistema eléctrico del corazón, como el síndrome de Brugada, pueden provocar la muerte súbita.

La muerte súbita por conmoción cardíaca, otra causa poco frecuente de muerte súbita por ataque cardíaco que puede ocurrirle a cualquier persona, se produce como resultado de un golpe fuerte en el pecho, como recibir un golpe de un disco de hockey o de otro jugador. El golpe en el pecho puede desencadenar la fibrilación ventricular si se produce justo en el momento incorrecto del ciclo eléctrico del corazón.

Muchas veces estas muertes ocurren sin previo aviso; las señales que se deben tener en cuenta incluyen:

  • Desmayo sin causa aparente (síncope). Si esto ocurre durante la actividad física, podría ser una señal de que hay un problema con su corazón.
  • Antecedentes familiares de muerte cardíaca repentina. Otra señal de alerta muy importante son los antecedentes familiares de muertes sin causa aparente antes de los 50 años de edad. Si esto ha ocurrido en tu familia, habla con tu médico sobre las opciones de detección.

La falta de aliento o el dolor de pecho pueden indicar que estás en riesgo de muerte cardíaca súbita. También podrían indicar otros problemas de salud en los jóvenes, como el asma.

Algunas veces. Si tienes un alto riesgo de padecer muerte súbita cardíaca, tu médico generalmente te sugerirá que evites los deportes competitivos. Según tu enfermedad de base, podría ser adecuado un tratamiento médico o quirúrgico para reducir el riesgo de muerte súbita.

Otra alternativa para algunas personas, como las que sufren de miocardiopatía hipertrófica, es la colocación de un desfibrilador cardioversor implantable. Este dispositivo, del tamaño de un buscapersonas, que tienes implantado en el pecho como si fuera un marcapasos, controla continuamente tus latidos cardíacos. Si se produce una arritmia que pone en riesgo la vida, este dispositivo envía una descarga eléctrica para restaurar el ritmo cardíaco normal.

Hay un debate en la comunidad médica acerca de los exámenes de detección de los atletas jóvenes en un intento por identificar a aquellos que corren mayor riesgo de una muerte súbita.

Algunos países, como Italia, examinan a los jóvenes mediante un electrocardiograma, el cual registra las señales eléctricas que existen en el corazón. Sin embargo, este tipo de exámenes de detección es costoso y en ocasiones produce resultados falsos positivos (indicaciones de que hay una anomalía o enfermedad cuando de hecho no es así), que pueden generar preocupación innecesaria y exámenes adicionales.

No está claro que los exámenes de rutina administrados antes de que los atletas reciban la autorización para practicar deportes competitivos puedan prevenir la muerte cardíaca súbita. Sin embargo, pueden ayudar a identificar a algunas personas con mayor riesgo.

En el caso de cualquier persona que tenga antecedentes familiares o factores de riesgo de afecciones que causan muerte cardíaca súbita, se recomienda realizar más exámenes de detección. Se recomienda repetir la evaluación de los familiares a lo largo del tiempo, incluso si la primera evaluación cardíaca fue normal.

Si corres riesgo de muerte súbita por ataque cardíaco, consulta a tu médico si puedes hacer actividad física. En función de tu estado de salud, el médico determinará si puedes hacer ejercicio o deportes.

En el caso de algunos trastornos, como la miocardiopatía hipertrófica, se suele recomendar evitar la mayoría de los deportes competitivos y, si tienes un desfibrilador cardioversor implantable, debes evitar los deportes de alto impacto. No obstante, esto no significa que tengas que evitar el ejercicio. Consulta al médico sobre las restricciones en cuanto a las actividades que puedes hacer.

March 16, 2019