La muerte súbita en los jóvenes es muy poco común, pero aquellos que corren riesgo pueden tomar precauciones. Obtén más información sobre los factores de riesgo, las causas y los tratamientos.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La muerte súbita en personas de menos de 35 años de edad, con frecuencia por un defecto cardíaco oculto o anomalías del corazón pasadas por alto, es poco frecuente. Cuando estas muertes súbitas efectivamente ocurren, es a menudo al realizar actividad física, por ejemplo, al participar en un evento deportivo.

Millones de atletas de la escuela primaria, secundaria y la universidad compiten todos los años sin ningún tipo de incidente. Afortunadamente, si tú o tu hijo corren riesgo de muerte súbita, existen exámenes de detección para encontrar defectos cardíacos y precauciones que puedes tomar.

Solo en los Estados Unidos, se producen aproximadamente 360 000 paros cardíacos repentinos fuera de los hospitales. De esos paros cardíacos repentinos, muy pocos ocurren en jóvenes, y solo algunos de esos jóvenes fallecieron de un paro cardíaco repentino. La mayoría de las muertes como consecuencia de un paro cardíaco repentino son de adultos mayores.

Las causas de una muerte súbita cardíaca en los jóvenes varían. Aproximadamente dos tercios de las veces, la muerte se debe a una anomalía del corazón.

Por una variedad de motivos, algo hace que el corazón lata de forma descontrolada. Este ritmo cardíaco anormal se conoce como fibrilación ventricular.

Algunas causas específicas de la muerte súbita cardíaca en los jóvenes incluyen:

  • Miocardiopatía hipertrófica (MCH). Es una enfermedad en la cual el músculo del corazón (el miocardio) se vuelve anormalmente grueso, lo que hace más difícil que el corazón bombee sangre.

    La miocardiopatía hipertrófica, si bien habitualmente no es fatal en la mayoría de las personas, es la causa más común de muertes súbitas relacionadas con el corazón en las personas de menos de 30 años de edad. Es la causa más común de muerte súbita en los atletas. La MCH a menudo pasa desapercibida.

  • Anomalías de las arterias coronarias. A veces las personas nacen con arterias del corazón (arterias coronarias) que están conectadas de manera anormal. Las arterias pueden comprimirse durante el ejercicio y no llevar al corazón el flujo de sangre adecuado.
  • Síndrome de QT prolongado. El síndrome de QT prolongado es un trastorno del ritmo cardíaco congénito que puede hacer que el corazón lata con velocidad y de manera caótica. Los latidos rápidos, causados por los cambios de la parte del corazón que hace que lata, pueden causar desmayos. Estos latidos irregulares pueden poner en peligro la vida.

    En algunos casos, el ritmo cardíaco puede ser tan impredecible que puede provocar una muerte súbita. Los jóvenes con el síndrome de QT prolongado presentan un mayor riesgo de muerte súbita.

Otras causas de la muerte súbita cardíaca en los jóvenes incluyen anomalías estructurales del corazón, por ejemplo, una enfermedad cardíaca congénita no reconocida y anomalías del músculo del corazón.

Otras causas incluyen inflamación del músculo del corazón, que puede ser el resultado de virus y otras enfermedades. Además del síndrome de QT prolongado, otras anomalías del sistema eléctrico del corazón, como el síndrome de Brugada, pueden provocar una muerte súbita.

Otra causa poco frecuente de una muerte súbita cardíaca que le puede pasar a cualquiera, aunque habitualmente se observa en jóvenes que practican deportes, es la conmoción cardíaca. Sucede como resultado de un golpe fuerte en el pecho, por ejemplo, un golpe con una bola de béisbol o un puck de hockey, en el momento exacto. El golpe en el pecho puede desencadenar una fibrilación ventricular si golpea exactamente en el momento inadecuado en el ciclo eléctrico del corazón.

Muchas veces, estas muertes ocurren sin advertencia, pero se debe prestar atención a los siguientes síntomas:

  • Desmayo sin explicación (síncope).Un desmayo repentino y sin explicación que se produce durante la actividad física puede ser una señal de que hay un problema cardíaco.
  • Antecedentes familiares de muerte cardíaca repentina. Otra señal de alerta muy importante son los antecedentes familiares de muertes inexplicables antes de los 50 años de edad.Esto, por supuesto, no es un síntoma físico como un desmayo, pero las muertes de este tipo en la familia deberían servirte de advertencia para que presentes atención y, quizás, hables con tu médico sobre opciones de detección.

La falta de aire o el dolor de pecho también pueden ser signos de que existe el riesgo de sufrir una muerte cardíaca repentina, pero estos signos no son frecuentes y pueden indicar otros problemas de salud en las personas jóvenes, como asma.

A veces, sí. Si tienes un alto riesgo de padecer muerte súbita cardíaca, tu médico generalmente te sugerirá que evites los deportes competitivos. Según la enfermedad de fondo que padezcas, pueden recomendarte tratamientos médicos o quirúrgicos para disminuir el riesgo de muerte súbita.

Otra alternativa para algunas personas, como las que sufren de cardiomiopatía hipertrófica, es la colocación de un desfibrilador cardioversor implantable (DCI). Este es un dispositivo del tamaño de un buscapersonas que se implanta en el pecho al igual que un marcapasos. El DCI controla el latido cardíaco. Si se produce una arritmia potencialmente fatal, este dispositivo envía una descarga eléctrica para restaurar el ritmo cardíaco normal.

Hay un debate en la comunidad médica sobre el examen de los atletas jóvenes en un intento por identificar a aquellos que corren mayor riesgo de una muerte súbita.

Algunos países como Italia, examinan a los jóvenes mediante un electrocardiograma (ECG o EKG), el cual registra las señales eléctricas que existen en el corazón. Sin embargo, este tipo de examen en ocasiones produce resultados de falso positivo (indicaciones de que hay una anomalía o enfermedad cuando de hecho no es así), que pueden generar preocupación innecesaria y exámenes adicionales.

No queda claro si una muerte súbita cardíaca pueda evitarse a través de los tipos de exámenes físicos de rutina que son a menudo necesarios para poder participar en deportes de competición.

Hay otras cosas que puedes hacer si te preocupan los factores de riesgo. Por ejemplo, si alguien de tu familia muere joven, es importante que se realice una autopsia para determinar la causa de la muerte. Si la autopsia muestra que una enfermedad cardíaca causó la muerte, es posible que sea necesario el examen de los miembros de la familia.

Por ejemplo, si la autopsia mostró una cardiomiopatía hipertrófica, se recomienda que a todos los parientes de primer grado de la persona fallecida se les realicen exámenes para detectar esta enfermedad, incluidos los padres, los hermanos y los hijos. Con el paso del tiempo, se recomienda un segundo examen de los miembros de la familia, incluso si la primera evaluación de su corazón fue normal.

Si tienes riesgo de sufrir una muerte súbita cardíaca, habla con tu médico acerca de tu nivel de actividad física. Tus posibilidades de hacer ejercicio o deportes dependen de tu trastorno particular.

En el caso de algunos trastornos, como la cardiomiopatía hipertrófica, generalmente se recomienda evitar la mayoría de los deportes competitivos, pero esto no significa que tengas que evitar todo tipo de ejercicio. Habla con tu médico para saber qué tipo de actividades o comportamientos deberías evitar.

April 14, 2014