Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

El dolor de estómago no ulceroso de larga duración y que no se puede controlar con cambios en el estilo de vida puede requerir tratamiento. El tratamiento que recibas dependerá de los signos y síntomas. El tratamiento puede combinar medicamentos con terapia conductual.

Medicamentos

Los medicamentos que pueden ayudarte a controlar los signos y síntomas del dolor de estómago no ulceroso comprenden:

  • Remedios de venta libre para los gases. Los medicamentos que contienen el ingrediente simeticona pueden brindar cierto alivio al reducir los gases. Algunos ejemplos de remedios para aliviar los gases son Mylanta y Gas-X.
  • Medicamentos para disminuir la producción de ácido. Los medicamentos llamados «antagonistas de los receptores H2» se venden sin receta y comprenden la cimetidina (Tagamet HB), la famotidina (Pepcid AC), la nizatidina (Axid AR) y la ranitidina (Zantac 75). Existen versiones más fuertes de estos medicamentos disponibles en presentaciones de venta con receta.

  • Medicamentos que bloquean la producción de ácido. Los inhibidores de la bomba de protones cierran las «bombas» de ácido dentro de las células secretoras de ácido. Los inhibidores de la bomba de protones reducen el ácido al bloquear la acción de estas pequeñas bombas.
  • Los inhibidores de la bomba de protones de venta libre comprenden el lansoprazol (Prevacid 24 HR) y el omeprazol (Prilosec OTC). Algunos inhibidores de la bomba de protones más potentes también se venden con receta médica.

  • Medicamentos para reforzar el esfínter esofágico. Los agentes procinéticos ayudan al estómago a vaciarse más rápidamente y pueden ayudar a contraer la válvula entre el estómago y el esófago, lo cual reduce la probabilidad de dolor abdominal superior.

    Los médicos pueden recetarte un medicamento llamado «metoclopramida» (Reglan), pero este medicamento no funciona para todas las personas y puede tener efectos secundarios importantes.

  • Antidepresivos en dosis bajas. Los antidepresivos tricíclicos y los medicamentos conocidos como «inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS)», si se toman en dosis bajas, pueden ayudar a inhibir la actividad de las neuronas que controlan el dolor intestinal.
  • Antibióticos. Si las pruebas indican la presencia en el estómago de una bacteria denominada «Helicobacter pylori», que frecuentemente causa úlceras, tu médico puede recomendar antibióticos.

Terapia conductual

Trabajar con un asesor o terapeuta puede ayudarte a aliviar los signos y síntomas que no mejoran con los medicamentos. Un asesor o terapeuta puede enseñarte técnicas de relajación que pueden ayudarte a afrontar tus signos y síntomas. También puedes aprender formas de reducir el estrés en tu vida para evitar que el dolor de estómago no ulceroso reaparezca.

Feb. 06, 2015