Descripción general

En general, el cáncer de estómago comienza en las células que recubren el estómago y producen mucosidad. Este tipo de cáncer se denomina «adenocarcinoma».

Durante las últimas décadas, los índices de cáncer en la parte principal del estómago (cuerpo del estómago) se redujeron en todo el mundo. Durante el mismo período, se volvió más frecuente padecer cáncer en la parte superior del estómago (cardias), donde este se une con el extremo inferior del tubo de deglución (esófago). Esta zona del estómago se denomina «unión gastroesofágica».

Atención del cáncer de estómago en Mayo Clinic

Síntomas

Los signos y síntomas del cáncer de la unión gastroesofágica y el cáncer de estómago pueden ser los siguientes:

  • Fatiga
  • Sensación de hinchazón después de comer
  • Sensación de saciedad después de ingerir pequeñas cantidades de comida
  • Ardor de estómago intenso y persistente
  • Fuerte indigestión que siempre está presente
  • Náuseas constantes sin causa aparente
  • Dolor estomacal
  • Vómitos constantes
  • Adelgazamiento involuntario

Cuándo consultar al médico

Si tienes signos y síntomas que te preocupan, programa una consulta con el médico. Probablemente, el médico, en primera instancia, investigue causas más frecuentes de tus signos y síntomas.

Causas

En general, el cáncer comienza cuando ocurre un error (mutación) en el ADN de una célula. La mutación hace que la célula crezca, se divida rápidamente y continúe viviendo más tiempo que una célula normal. La acumulación de células cancerosas forma un tumor que puede invadir las estructuras circundantes. Las células cancerosas pueden desprenderse del tumor y diseminarse a otras partes del cuerpo.

El cáncer de la unión gastroesofágica está relacionado con la enfermedad por reflujo gastroesofágico y, en menor medida, con la obesidad y el tabaquismo. La enfermedad por reflujo gastroesofágico es un trastorno que se produce a causa del reflujo frecuente de ácido estomacal al esófago.

Existe una fuerte correlación entre una dieta con un alto contenido de alimentos ahumados y salados, y el cáncer de estómago ubicado en la parte principal del estómago. Como el uso del refrigerador para conservar los alimentos ha aumentado en todo el mundo, la incidencia del cáncer de estómago ha disminuido.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo principales del cáncer en la unión gastroesofágica son los antecedentes de enfermedad por reflujo gastroesofágico y de obesidad.

Los factores que pueden aumentar el riesgo de tener cáncer estomacal en el cuerpo del estómago son:

  • Una dieta rica en sal y alimentos ahumados
  • Una dieta baja en frutas y vegetales
  • Comer alimentos contaminados con hongos llamados «aflatoxinas»
  • Antecedentes familiares de cáncer de estómago
  • Infección por Helicobacter pylori
  • Inflamación de estómago a largo plazo
  • Anemia perniciosa
  • Fumar
  • Pólipos en el estómago

Prevención

No está claro qué es lo que causa el cáncer de la unión gastroesofágica o de estómago, por lo que no hay manera de prevenirlo. Sin embargo, puedes adoptar medidas para reducir el riesgo de padecer cáncer de la unión gastroesofágica y de estómago haciendo pequeños cambios en tu vida cotidiana. Por ejemplo, trata de hacer lo siguiente:

  • Haz ejercicio. El ejercicio regular está asociado a un menor riesgo de cáncer de estómago. Trata de incorporar la actividad física en tu rutina y practicarla la mayoría de los días de la semana.
  • Come más frutas y vegetales. Trata de incorporar más frutas y vegetales a tu dieta todos los días. Elige entre una amplia variedad de frutas y vegetales coloridos.
  • Reduce la cantidad de alimentos salados y ahumados. Limita estos alimentos para proteger el estómago.
  • Deja de fumar. Si fumas, deja de hacerlo. Si no fumas, no empieces a hacerlo ahora. Fumar aumenta el riesgo de padecer cáncer de estómago, así como muchos otros tipos de cáncer. Dejar de fumar puede ser muy difícil, así que pídele ayuda a tu médico.
  • Pregúntale al médico sobre el riesgo de tener cáncer de la unión gastroesofágica o de estómago. Habla con el médico si tienes un mayor riesgo de padecer cáncer de la unión gastroesofágica o de estómago. Juntos pueden planear endoscopias regulares para buscar signos de cáncer de estómago.