Diagnóstico

Tu médico o el médico de tu hijo hará una exploración física que comprende lo siguiente:

  • Usar un instrumento iluminado para observar la garganta, y probablemente los oídos y las fosas nasales
  • Tocar suavemente (palpar) el cuello para verificar si hay glándulas (ganglios linfáticos) inflamadas
  • Escuchar tu respiración o la de tu hijo con un estetoscopio

Exudado faríngeo

En muchos casos, los médicos utilizan una prueba simple para detectar la bacteria estreptocócica, la causa de la faringitis estreptocócica. El médico frota un hisopo estéril por la parte posterior de la garganta para obtener una muestra de secreciones y envía la muestra a un laboratorio para su análisis. Muchas clínicas están equipadas con un laboratorio que puede obtener el resultado de una prueba rápida de antígenos en pocos minutos. Sin embargo, a veces se envía una segunda prueba, a menudo más confiable, llamada cultivo de garganta a un laboratorio que devuelve los resultados en un lapso de 24 a 48 horas.

Las pruebas rápidas de antígenos no son tan sensibles, aunque pueden detectar rápidamente la bacteria estreptocócica. Debido a esto, si la prueba de antígenos da resultado negativo, el médico puede enviar un cultivo de garganta a un laboratorio para examinar la faringitis estreptocócica.

En algunos casos, los médicos pueden utilizar una prueba molecular para detectar bacterias estreptocócicas. En esta prueba, un médico pasa un hisopo estéril por la parte posterior de la garganta para obtener una muestra de secreciones. La muestra se analiza en un laboratorio. Tu médico o el de tu hijo pueden tener resultados exactos en unos pocos minutos.

Tratamiento

El dolor de garganta causado por una infección viral generalmente dura de cinco a siete días y no requiere tratamiento médico.

Para aliviar el dolor y la fiebre, muchas personas toman paracetamol (Tylenol, otros) u otros analgésicos suaves.

Considera darle a tu hijo analgésicos de venta libre para bebés o niños, como paracetamol (Children's Tylenol, FeverAll, otros) o ibuprofeno (Children's Advil, Children's Motrin, otros), para aliviar los síntomas.

Nunca les des aspirina a niños o adolescentes porque se ha relacionado con el síndrome de Reye, una afección poco común pero potencialmente mortal que causa inflamación en el hígado y el cerebro.

Tratamiento de infecciones bacterianas

Si el dolor de garganta que tienes o que tiene tu hijo es causado por una infección bacteriana, el médico o el pediatra recetarán antibióticos.

Tú o tu hijo deben completar el tratamiento con antibióticos según lo recetado, incluso si los síntomas desaparecen. Si no se toman todos los medicamentos según las indicaciones, la infección puede empeorar o extenderse a otras partes del cuerpo.

Si no se completa todo el tratamiento con antibióticos para una infección de garganta con estreptococo, esto puede incrementar el riesgo del niño de padecer fiebre reumática o una inflamación renal grave.

Habla con el médico o el farmacéutico acerca de qué hacer si olvidas tomar una dosis.

Other treatments

Si el dolor de garganta es síntoma de una afección que no sea una infección viral o bacteriana, probablemente se considerarán otros tratamientos, dependiendo del diagnóstico.

Estilo de vida y remedios caseros

Independientemente de la causa del dolor de garganta, estas estrategias de cuidado en el hogar pueden ayudarte a aliviar tus síntomas o los de tu hijo:

  • Descansa. Duerme mucho. Descansa la voz también.
  • Bebe líquidos. Los líquidos mantienen la garganta hidratada y evitan la deshidratación. Evita la cafeína y el alcohol, que pueden deshidratarte.
  • Prueba alimentos y bebidas reconfortantes. Las bebidas calientes —caldo, té sin cafeína o agua tibia con miel— y los refrigerios fríos, como palitos helados, pueden aliviar el dolor de garganta.
  • Haz gárgaras con agua salada. Las gárgaras de agua salada de 1/4 a 1/2 cucharadita (1,25 a 2,5 mililitros) de sal de mesa a 4 a 8 onzas (120 a 240 mililitros) de agua tibia pueden ayudar a aliviar el dolor de garganta. Los niños mayores de 6 años y los adultos pueden hacer gárgaras con la solución y luego escupirla.
  • Humidifica el aire. Usa un humidificador de aire frío para eliminar el aire seco que puede irritar aun más el dolor de garganta y asegúrate de limpiar el humidificador regularmente para que no se formen moho ni bacterias. O siéntate varios minutos en un baño con vapor.
  • Considera las pastillas o los caramelos duros. Cualquiera de los dos puede aliviar el dolor de garganta, pero no se los des a niños de menos de 4 años ya que podrían atragantarse.
  • Evita los agentes irritantes. Mantén tu hogar sin humo de cigarrillo y productos de limpieza que puedan irritar la garganta.

Medicina alternativa

Aunque algunos tratamientos alternativos se usan comúnmente para aliviar el dolor de garganta, la evidencia sobre qué funciona es limitada. Si tú o tu hijo necesitan un antibiótico para una infección bacteriana, no confíes únicamente en tratamientos alternativos.

Consulta con el médico antes de usar cualquier remedio a base de hierbas, ya que pueden interactuar con medicamentos recetados y pueden ser peligrosos para los niños, las mujeres embarazadas y en período de lactancia, y personas con ciertas afecciones.

Los productos a base de hierbas o alternativos para el dolor de garganta a menudo están disponibles en forma de tés, aerosoles o pastillas. Los remedios alternativos más comunes incluyen los siguientes:

  • Olmo deslizadizo
  • Raíz de regaliz
  • Raíz de malvavisco

Preparación para la consulta

Si tú o tu hijo tienen un dolor de garganta, haz una cita con tu médico de familia o con el pediatra de tu hijo. En algunos casos, te van a derivar a un especialista en trastornos en los oídos, nariz y garganta, o a un especialista en alergias (alergista).

A continuación hay información para ayudarte a prepararte para la cita médica.

Qué puedes hacer

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Síntomas que tú o tu hijo tienen y durante cuánto tiempo
  • Información personal importante, como el contacto reciente con alguien que estaba enfermo
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tú o tu hijo toman, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Para el dolor de garganta, estas son algunas de las preguntas básicas que le puedes hacer al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de estos síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas se necesitan?
  • ¿Qué tratamiento me recomienda?
  • ¿Cuánto piensa que debo esperar para que los síntomas mejoren con el tratamiento?
  • ¿Por cuánto tiempo será contagiosa esta afección? ¿Cuándo es seguro volver a la escuela o al trabajo?
  • ¿Qué medidas de cuidado personal pueden ayudarme?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es posible que el médico te haga preguntas sobre ti o tu hijo. El médico podría preguntarte:

  • ¿Hay otros síntomas además del dolor de garganta?
  • ¿Entre los síntomas se incluye fiebre? ¿Con qué temperatura?
  • ¿Se presentan dificultades para respirar?
  • ¿Hay algo que empeore el dolor de garganta, por ejemplo tragar alimentos o líquidos?
  • ¿Hay algo que parece aliviar los síntomas?
  • ¿Algún otro miembro del hogar ha estado enfermo?
  • ¿El dolor de garganta es un problema recurrente?
  • ¿Fumas? ¿Tú o tu hijo están expuestos regularmente al humo de cigarrillo de otros fumadores?
Sept. 13, 2019
  1. Sore throats. American Academy of Otolaryngology — Head and Neck Surgery. http://www.entnet.org/content/sore-throats. Accessed Feb. 18, 2019.
  2. Sore throat. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/ear,-nose,-and-throat-disorders/approach-to-the-patient-with-nasal-and-pharyngeal-symptoms/sore-throat. Accessed Feb. 18, 2019.
  3. Seven tips to help you prevent a sore throat. American Academy of Otolaryngology — Head and Neck Surgery. https://www.enthealth.org/be_ent_smart/seven-tips-to-help-you-prevent-a-sore-throat/. Accessed Feb. 18, 2019.
  4. Sore throat. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/getsmart/community/for-patients/common-illnesses/sore-throat.html. Accessed Feb. 18, 2019.
  5. Drutz, JE. Sore throat in children and adolescents: Symptomatic treatment. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 18, 2019.
  6. Stead W. Symptomatic treatment of acute pharyngitis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 18, 2019.
  7. Slippery Elm. Natural Medicines. https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com. Accessed Feb. 22, 2019.
  8. Taking care of your voice. National Institute on Deafness and Other Communication Disorders. http://www.nidcd.nih.gov/health/voice/pages/takingcare.aspx. Accessed Feb. 18, 2019.
  9. Chow AW, et al. Evaluation of acute pharyngitis in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 20, 2019.
  10. Kellerman RD, et al. Pharyngitis. In: Conn's Current Therapy 2019. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 21, 2019.
  11. Common colds: Protect yourself and others. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/features/rhinoviruses/index.html. Accessed Feb. 22, 2019.
  12. AskMayoExpert. Streptococcal pharyngitis. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  13. Kahrilas, PJ. Clinical manifestations and diagnosis of gastroesophageal reflux in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 25, 2019.
  14. Gonzalez MD, et al. New developments in rapid diagnostic testing for children. Infectious Disease Clinics of North America. 2018;32:19.
  15. AIDS and opportunistic infections. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/hiv/basics/livingwithhiv/opportunisticinfections.html. Accessed Feb. 26, 2019.
  16. Shelov SP, et al. Ears, Nose and Throat. In: Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5. 6th ed. New York, N.Y.: Bantam Books; 2014.