Tumor fibroso solitario

Los tumores fibrosos solitarios son bultos poco frecuentes de las células del tejido blando que se pueden formar en casi cualquier parte del cuerpo.

Los tumores fibrosos solitarios se forman con más frecuencia en el revestimiento exterior alrededor de los pulmones (tumores fibrosos solitarios del pleura). Los tumores fibrosos solitarios también se pueden encontrar en la cabeza y el cuello, así como en el pecho, los riñones, la próstata, la médula espinal y otros lugares.

La mayoría de los tumores fibrosos solitarios no son cancerosos (son benignos) pero, en raras ocasiones, pueden ser cancerosos (malignos). Los tumores fibrosos solitarios tienden a crecer despacio y pueden no presentar signos ni síntomas hasta que se vuelven muy grandes.

Diagnóstico

Las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden consistir en lo siguiente:

  • Radiografías
  • Ecografía
  • Exploración por tomografía computarizada (TC)
  • Resonancia magnética (RM)
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP)

A fin de confirmar la sospecha de un tumor fibroso solitario, el médico puede extraer una pequeña porción de tejido para examinarlo con un microscopio (biopsia). Un patólogo con experiencia puede confirmar el diagnóstico y determinar si el tumor es canceroso.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, la cirugía es el único tratamiento necesario. Los cirujanos extraen el tumor y un pequeño margen de tejido sano que lo rodea. El tipo de cirugía que se usa para extraer un tumor fibroso solitario depende del lugar en donde se encuentra el tumor.

Si no puede extraerse la totalidad del tumor, el médico podría recomendar radioterapia. En ocasiones, la radioterapia se utiliza antes de la cirugía para reducir el tumor. Esto aumenta las posibilidades de que pueda extraerse la totalidad del tumor. La quimioterapia es otra opción de tratamiento, sobre todo si el tumor se ha propagado a otras partes del cuerpo.

Medicamentos dirigidos

Ciertos medicamentos se dirigen al factor de crecimiento endotelial vascular y otras vías de señalización de la tirosina cinasa, las cuales interrumpen la irrigación sanguínea al tumor. Recientemente, se ha comenzado a utilizar estas vías para tratar tumores fibrosos solitarios avanzados a fin de disminuir su progreso. Algunos ejemplos de estos medicamentos son el bevacizumab (Avastin), el sunitinib (Sutent), el pazopanib (Votrient) y el sorafenib (Nexavar).

May 26, 2018
References
  1. Folpe AL, et al. Tumor of perivascular cells. In: Bone and Soft Tissue Pathology. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2010.
  2. Demicco EG, et al. Solitary fibrous tumor. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 7, 2017.
  3. Jakob M. Malignant solitary fibrous tumor involving the liver. World Journal of Gastroenterology. 2013;19:3354.
  4. Keraliya AR, et al. Solitary fibrous tumors — 2016 imaging update. Radiologic Clinics of North America. 2016;54:565.
  5. Demicco EG, et al. Solitary fibrous tumor: A clinicopathological study of 110 cases and proposed risk assessment model. Modern Pathology. 2012;25:1298.
  6. Devito N, et al. Clinical characteristics and outcomes for solitary fibrous tumor (SFT): A single center experience. PLoS One. 2015;10:1.
  7. Levard A, et al. Outcome of patients with advanced solitary fibrous tumors: The Centre Léon Bérard experience. BMC Cancer. 2013;13:109.