Después de recibir la vacuna contra la culebrilla, mi médico me dijo que me mantenga alejado de mi hija embarazada y de mis nietos. ¿Podrías decirme por qué?

Answers from James M. Steckelberg, M. D.

El virus que causa la culebrilla (virus varicela-zóster) es el mismo virus que causa la varicela. La preocupación de tu médico por tu hija y tus nietos puede provenir de algunos informes de casos poco frecuentes en los que personas sin inmunidad contra la varicela (es decir, que nunca tuvieron varicela ni recibieron la vacuna contra la varicela) se han contagiado el virus varicela-zóster de niños recientemente vacunados con la vacuna contra la varicela.

Sin embargo, no hay casos documentados de transmisión del virus varicela-zóster por adultos que recibieron la vacuna contra la culebrilla, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC). Las vacunas de varicela-zóster se recomiendan para los niños de 12 meses y más para prevenir la varicela y para los adultos de 60 años y más para prevenir la culebrilla, pero las formulaciones son diferentes, y las vacunas no son intercambiables.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, en circunstancias normales, no es necesario mantenerse alejado de las mujeres embarazadas ni de los niños no vacunados después de recibir la vacuna contra la culebrilla. Sin embargo, si presentas una erupción cutánea después de que recibes la vacuna contra la culebrilla, siempre ten la precaución de mantener la erupción cutánea cubierta hasta que se forme una costra en todas las protuberancias.

Para manifestar culebrilla, tienes que contagiarte con varicela primero, lo cual suele suceder en la niñez. Cuando te curas de la varicela, el virus varicela-zóster permanece en tu cuerpo, pero está inactivo, generalmente durante muchos años y posiblemente toda la vida. Sin embargo, a medida que envejeces, aumenta el riesgo de que el virus vuelva a activarse, lo que produce culebrilla.

May 14, 2015