Descripción general

La escoliosis es una curvatura lateral de la columna vertebral que ocurre con mayor frecuencia durante el período de crecimiento anterior a la pubertad. Aunque puede presentarse a causa de afecciones como la parálisis cerebral infantil y la distrofia muscular, se desconoce la causa de la mayoría de los casos de escoliosis.

En su mayoría, los casos de escoliosis son leves; sin embargo, algunos niños manifiestan deformidades en la columna vertebral que continúan empeorando a medida que crecen. La escoliosis grave puede ser incapacitante. Una curvatura especialmente grave en la columna vertebral reduce el espacio dentro del pecho, lo cual dificulta el funcionamiento correcto de los pulmones.

Se realiza un control minucioso, generalmente mediante radiografías, en los niños que tienen escoliosis leve para ver si la curvatura empeora. En muchos casos, no es necesario un tratamiento. Algunos niños deben usar dispositivos de inmovilización para suspender la progresión de la curvatura. Otros pueden necesitar cirugía para evitar que empeore la escoliosis y para enderezar los casos graves de escoliosis.

Atención médica para la escoliosis en Mayo Clinic

Síntomas

Los signos y síntomas de la escoliosis pueden ser:

  • Hombros desparejos
  • Un omóplato que parece más prominente que el otro
  • Cintura despareja
  • Un lado de la cintura parece más alto que el otro

Si la curvatura producida por la escoliosis empeora, la columna vertebral también rotará o girará, además de encorvarse de un lado a otro. Esto hace que las costillas de un lado del cuerpo sobresalgan más de un lado que del otro.

Cuándo consultar al médico

Visita al médico si notas signos o síntomas de escoliosis en tu hijo. Sin embargo, las curvaturas leves pueden formarse sin que el padre o el mismo niño lo sepan, dado que se manifiestan gradualmente y, por lo general, no producen dolor. En ocasiones, los maestros, los amigos y los compañeros de equipo deportivo son los primeros en notar la escoliosis en un niño.

Causas

Los médicos no conocen las causas del tipo más frecuente de la escoliosis —aunque, al parecer, supone factores hereditarios, debido a que este trastorno suele venir de familia—. Los tipos menos frecuentes de escoliosis pueden ser a causa de:

  • Afecciones neuromusculares, como la parálisis cerebral infantil o la distrofia muscular
  • Defectos de nacimiento que afectan la formación de los huesos de la columna vertebral
  • Lesiones o infecciones de la columna vertebral

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de padecer el tipo más frecuente de escoliosis son:

  • Edad. Los signos y síntomas, a menudo, empiezan durante el período de crecimiento («estirón») que ocurre justo antes de la pubertad.
  • Sexo. Aunque tanto los niños como las niñas padezcan escoliosis leve en la misma proporción, aproximadamente, estas últimas corren un mayor riesgo de que la curvatura empeore y requiera tratamiento.
  • Antecedentes familiares. La escoliosis puede ser hereditaria, pero la mayoría de los niños que la padecen no tiene antecedentes familiares de la enfermedad.

Complicaciones

Si bien la mayoría de las personas que padece escoliosis tiene una forma leve del trastorno, a menudo, puede producir complicaciones, entre ellas:

  • Daño cardíaco y pulmonar. En la escoliosis grave, la caja torácica puede presionar los pulmones y el corazón, lo que dificulta la respiración y el bombeo del corazón.
  • Problemas en la espalda. Los adultos que tuvieron escoliosis en la infancia tienen mayor probabilidad de sufrir dolor crónico en la espalda que la población en general.
  • Aspecto. A medida que la escoliosis empeora, puede producir cambios notorios —entre ellos hombros desparejos, costillas prominentes, caderas desalineadas y una rotación de la cintura y del tronco hacia el costado—. Las personas que padecen escoliosis suelen sentir vergüenza de su aspecto.