Diagnóstico

Los exámenes y procedimientos utilizados para diagnosticar la mesenteritis esclerosante incluyen los siguientes:

  • Exploración física. Durante una exploración física, el médico buscará pistas que puedan ayudar a determinar tu diagnóstico. Por ejemplo, la mesenteritis esclerosante a menudo forma una masa en la parte superior del abdomen que se puede sentir durante una exploración física.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Las pruebas de diagnóstico por imágenes del abdomen pueden revelar mesenteritis esclerosante. Las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden incluir tomografía computarizada (TAC) o resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés).
  • Extraer una muestra de tejido para su análisis (biopsia). Si estás experimentando signos y síntomas de mesenteritis esclerosante, el médico puede recomendar una biopsia para descartar otras enfermedades y hacer un diagnóstico definitivo. Se puede tomar una muestra de biopsia insertando una aguja larga a través de la piel o durante la cirugía.

    Antes de comenzar el tratamiento, los médicos harán una biopsia para confirmar el diagnóstico y descartar otras posibilidades, incluidos ciertos tipos de cáncer como el linfoma y el carcinoide.

Tratamiento

Podrían diagnosticarte mesenteritis esclerosante mientras estás recibiendo atención para otra afección. Si no estás experimentando molestias a causa de la mesenteritis esclerosante, es posible que no necesites tratamiento. En su lugar, el médico puede recomendar pruebas de diagnóstico por imágenes periódicas para controlar tu afección.

Si comienzas a experimentar signos y síntomas de mesenteritis esclerosante, puedes elegir comenzar el tratamiento.

Medicamentos

Los medicamentos para la mesenteritis esclerosante tienen por objetivo controlar la inflamación. Los medicamentos pueden comprender los siguientes:

  • Corticoesteroides. Los corticoesteroides como la prednisona controlan la inflamación. Los corticoesteroides se pueden usar solos, pero generalmente se combinan con otros medicamentos. Generalmente no se toman más de tres o cuatro meses debido a los efectos secundarios.
  • Terapia hormonal. Los tratamientos hormonales como el tamoxifeno pueden retardar el crecimiento del tejido cicatricial. El tamoxifeno (Soltamox) se suele combinar con corticoesteroides u otros medicamentos y se puede utilizar a largo plazo. El tamoxifeno aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos y normalmente se combina con una aspirina diaria para reducir este riesgo. La progesterona (Prometrium) se puede utilizar como una alternativa al tamoxifeno, pero también tiene efectos secundarios significativos.
  • Otros medicamentos. Se han utilizado varios otros medicamentos para tratar la mesenteritis esclerosante, como azatioprina (Imuran, Azasan), colchicina (Colcrys, Mitigare), ciclofosfamida y talidomida (Talomida).

Cirugía

Si la mesenteritis esclerosante avanza hasta bloquear el flujo de alimentos a través del sistema digestivo, es posible que necesites cirugía para eliminar la obstrucción.

Mesenteritis esclerosante - atención en Mayo Clinic

Nov. 07, 2019
  1. Green MS, et al. Sclerosing mesenteritis: A comprehensive clinical review. Annals of Translational Medicine. 2018; doi:10.21037/atm.2018.07.01. Accessed Oct. 14, 2019.
  2. Danford CJ, et al. Sclerosing mesenteritis. The American Journal of Gastroenterology. 2019; doi:10.14309/ajg.0000000000000167. Accessed Oct. 14, 2019.
  3. Friedman LS. Sclerosing mesenteritis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 14, 2019.
  4. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Aug. 22, 2019.