Descripción general

El rotavirus es un virus muy contagioso que causa diarrea. Antes de que se creara una vacuna, la mayoría de los niños sufría al menos una infección por rotavirus antes de cumplir 5 años.

Si bien las infecciones por rotavirus no son agradables, por lo general, se pueden tratar en casa mediante un mayor consumo de líquidos para evitar la deshidratación. En algunos casos, la deshidratación grave requiere la administración de líquidos a través de una vena (de forma intravenosa) en el hospital.

La buena higiene, como lavarse las manos regularmente, es importante. Sin embargo, la vacunación es la mejor forma de prevenir infecciones por rotavirus.

Síntomas

La infección por rotavirus, en general, se inicia en el plazo de los dos días posteriores a la exposición al virus. Los síntomas iniciales son fiebre y vómitos, seguidos por tres a siete días de diarrea acuosa. La infección también puede causar dolor abdominal.

En los adultos sanos, la infección por rotavirus puede causar solo signos y síntomas leves o ninguno en absoluto.

Cuándo consultar al médico

Llama al médico de tu hijo en las siguientes situaciones:

  • Tiene diarrea durante más de 24 horas
  • Vomita con frecuencia
  • Elimina heces alquitranadas o negras, o heces con sangre o pus
  • Tiene una temperatura de 102 grados Fahrenheit (38,9 grados Celsius) o superior
  • Parece cansado, irritable o dolorido
  • Presenta signos o síntomas de deshidratación, como sequedad bucal, llanto sin lágrimas, poca cantidad o ausencia de orina, somnolencia inusual o ausencia de respuesta

Si eres una persona adulta, llama al médico en las siguientes situaciones:

  • No puedes retener líquidos en el estómago durante 24 horas
  • Has tenido diarrea durante más de dos días
  • Observas sangre en el vómito o en las deposiciones
  • Tienes una temperatura por encima de los 103 grados Fahrenheit (39,4 grados Celsius)
  • Presentas signos o síntomas de deshidratación, como sed excesiva, sequedad bucal, poca cantidad o ausencia de orina, debilidad intensa, mareos al estar de pie o aturdimiento

Causas

El rotavirus está presente en las heces de una persona infectada 2 días antes de que aparezcan los síntomas y hasta 10 días después de que desaparezcan. El virus se contagia fácilmente por el contacto de las manos con la boca durante este período, incluso si la persona infectada no tiene síntomas.

Si tienes rotavirus y no te lavas las manos después de ir al baño (o si tu hijo tiene rotavirus y no te lavas las manos después de cambiarle los pañales o ayudarlo a ir al baño), el virus puede pasar a cualquier cosa que toques, como la comida, los juguetes y los utensilios. Si otra persona te toca las manos sucias o toca un objeto contaminado y luego se toca la boca, puede contagiarse con la infección. El virus puede mantenerse infectante durante meses o años sobre las superficies que no hayan sido desinfectadas.

Es posible infectarse con rotavirus más de una vez, aunque estés vacunado. Sin embargo, en general, las infecciones reiteradas son menos graves.

Factores de riesgo

Las infecciones de rotavirus son frecuentes en los niños de entre 3 y 35 meses, en particular entre los que frecuentan entornos de cuidado de niños. Los adultos de edad avanzada y los adultos que trabajan en centros de cuidado de niños también tienen mayor riesgo de infección.

En Estados Unidos, el riesgo de rotavirus es mayor durante el invierno y la primavera.

Complicaciones

La diarrea grave puede llevar a la deshidratación, en especial, en niños pequeños. Si no se trata, la deshidratación puede convertirse en una afección potencialmente mortal, de forma independiente de su causa.

Prevención

Para reducir el contagio del rotavirus, lávate las manos cuidadosamente y con frecuencia, en especial después de ir al baño, cambiarle los pañales a tu bebé o ayudar a tu hijo a ir al baño. Sin embargo, lavarse bien las manos no ofrece ninguna garantía, y los desinfectantes para manos con alcohol tienen poca eficacia contra el rotavirus.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que todos los países vacunen a los bebés contra el rotavirus. Hay dos vacunas disponibles contra el rotavirus:

  • RotaTeq. Esta vacuna se administra por boca en tres dosis, generalmente, a los 2, 4 y 6 meses de edad. La vacuna no está aprobada para su uso en niños mayores ni en adultos.
  • Rotarix. Esta vacuna es un líquido que se administra a los bebés en dos dosis, a los 2 y a los 4 meses de edad.

Las vacunas se consideran seguras y eficaces, y los estudios demuestran que evitan que miles de niños contraigan rotavirus cada año. Sin embargo, en ocasiones poco frecuentes, pueden provocar que una parte del intestino se pliegue sobre sí mismo (intususcepción), lo que provoca una obstrucción intestinal potencialmente mortal.

Los niños que han tenido una intususcepción tienen más probabilidades de volver a tenerla después de recibir la vacuna contra el rotavirus. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda que la vacuna no se administre a niños con antecedentes de intususcepción.

Para los niños que no tienen antecedentes de intususcepción, existe un riesgo muy leve de que se pueda producir después de la administración de la vacuna contra el rotavirus. Aun así, los beneficios de la vacuna superaran los riesgos.

Si tu hijo tiene dolor de estómago, vómitos, diarrea, sangre en las heces o un cambio en las deposiciones después de recibir la vacuna contra el rotavirus, consulta inmediatamente con el médico.

June 20, 2019
  1. Epidemiology and prevention of vaccine-preventable diseases: Rotavirus. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/vaccines/pubs/pinkbook/rota.html. Accessed Jan. 29, 2019.
  2. Estimated rotavirus deaths for children under 5 years of age: 2013, 215 000. World Health Organization. https://www.who.int/immunization/monitoring_surveillance/burden/estimates/rotavirus/en/. Accessed Feb. 12, 2019.
  3. Tate JE, et al. Global, regional, and national estimates of rotavirus mortality in children younger than 5 years of age, 2000-2013. Clinical Infectious Diseases 2016;62(Suppl 2):S62.
  4. Rotavirus. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/rotavirus/index.html. Accessed Feb. 1, 2019.
  5. Diarrhea. The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/diarrhea#children. Accessed Feb. 1, 2019.
  6. What to do in a medical emergency: Fever. American College of Emergency Physicians. http://www.emergencycareforyou.org/emergency-101/fever. Accessed Feb. 1, 2019.
  7. What to do in a medical emergency: Vomiting and diarrhea. American College of Emergency Physicians. http://www.emergencycareforyou.org/emergency-101/vomiting-and-diarrhea. Accessed Feb. 1, 2019.
  8. Kimberlin DW, et al. Rotavirus infections. In: Red Book: 2018 Report of the Committee on Infectious Diseases. Elk Grove Village, Ill.: American Academy of Pediatrics; 2018. https://redbook.solutions.aap.org. Accessed Jan. 29, 2019.
  9. Somers MJ. Treatment of hypovolemia (dehydration) in children. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 4, 2019.
  10. Matson DO. Rotavirus vaccines for infants. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 30, 2019.
  11. AskMayoExpert. Rotavirus. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  12. Matson DO. Acute viral gastroenteritis in children in resource-rich countries: Management and prevention. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 30, 2019.