Descripción general

El raquitismo es el ablandamiento y debilitamiento de los huesos en los niños, generalmente debido a una deficiencia extrema y prolongada de vitamina D. Algunos problemas hereditarios poco frecuentes también pueden causar raquitismo.

La vitamina D ayuda al cuerpo de tu hijo a absorber el calcio y el fósforo de los alimentos. La falta de suficiente vitamina D dificulta el mantenimiento de los niveles adecuados de calcio y fósforo en los huesos, lo cual puede causar raquitismo.

La adición de vitamina D o calcio a la dieta generalmente corrige los problemas óseos asociados con el raquitismo. Cuando el raquitismo se debe a otro problema médico de fondo, tu hijo podría necesitar medicamentos adicionales u otro tratamiento. Algunas de las deformidades óseas que provoca el raquitismo podrían requerir cirugía correctiva.

Los trastornos hereditarios poco frecuentes relacionados con los bajos niveles de fósforo, el otro componente mineral del hueso, podrían requerir otros medicamentos.

Síntomas

Los signos y síntomas del raquitismo pueden incluir los siguientes:

  • Retraso en el crecimiento
  • Retraso en las habilidades motoras
  • Dolor en la columna vertebral, la pelvis y las piernas
  • Debilidad muscular

Debido a que el raquitismo ablanda las áreas de tejido en crecimiento en los extremos de los huesos de un niño (placas de crecimiento), puede causar deformidades óseas como las siguientes:

  • Piernas arqueadas o rodillas valgas
  • Engrosamiento de muñecas y tobillos
  • Proyección del esternón

Cuándo debes consultar con un médico

Habla con el médico si tu hijo tiene dolor en los huesos, debilidad muscular o deformidades óseas evidentes.

Causas

El cuerpo de tu hijo necesita vitamina D para absorber el calcio y el fósforo de los alimentos. Si el cuerpo no recibe suficiente cantidad de vitamina D o tiene problemas para usar esta vitamina adecuadamente, tu hijo puede desarrollar raquitismo. Ocasionalmente, el hecho de no obtener suficiente calcio o la falta de calcio y vitamina D pueden causar raquitismo.

Falta de vitamina D

Los niños que no obtienen suficiente vitamina D de estas dos fuentes pueden desarrollar una deficiencia:

  • Luz solar. La piel de tu hijo produce vitamina D cuando se expone a la luz solar. Pero los niños de los países desarrollados tienden a pasar menos tiempo al aire libre. También tienen más probabilidad de usar protector solar, que bloquea los rayos solares que desencadenan la producción de vitamina D en la piel.
  • Alimentos. El aceite de pescado, las yemas de huevo y los pescados grasos, como el salmón y la caballa, contienen vitamina D. Esta vitamina también se ha añadido a algunos alimentos y bebidas, como la leche, los cereales y algunos jugos de frutas.

Problemas de absorción

Algunos niños nacen con afecciones médicas que afectan la manera en que sus cuerpos absorben la vitamina D o bien las desarrollan después. Algunos ejemplos incluyen:

  • Celiaquía
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Fibrosis quística
  • Problemas renales

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de un niño de padecer raquitismo incluyen los siguientes:

  • Piel oscura. La piel oscura tiene más pigmento melanina, que disminuye la capacidad de la piel para producir vitamina D a partir de la luz solar.
  • Deficiencia de vitamina D de la madre durante el embarazo. Un bebé nacido de una madre con gran deficiencia de vitamina D puede nacer con signos de raquitismo o desarrollarlos a los pocos meses de nacer.
  • Latitudes septentrionales. Los niños que viven en lugares geográficos donde hay menos luz solar corren un mayor riesgo de padecer raquitismo.
  • Nacimiento prematuro. Los bebés que nacen antes de la fecha de parto prevista tienden a presentar niveles más bajos de vitamina D porque tienen menos tiempo para recibir la vitamina de sus madres en el útero.
  • Medicamentos. Ciertos tipos de medicamentos anticonvulsivos y antirretrovirales, utilizados para tratar las infecciones por VIH, parecen interferir en la capacidad del cuerpo para utilizar la vitamina D.
  • Lactancia materna exclusiva. La leche materna no contiene suficiente vitamina D para prevenir el raquitismo. Los bebés alimentados exclusivamente con leche materna deben recibir gotas de vitamina D.

Complicaciones

Si no se trata, el raquitismo puede causar lo siguiente:

  • Retraso en el crecimiento
  • Espina dorsal anormalmente curvada
  • Deformidades en los huesos
  • Defectos dentales
  • Convulsiones

Prevención

La exposición a la luz solar proporciona la mejor fuente de vitamina D. Durante la mayoría de las estaciones, de 10 a 15 minutos de exposición al sol cerca del mediodía es suficiente. Sin embargo, si eres de piel oscura, si es invierno o si vives en latitudes septentrionales, es posible que no puedas obtener suficiente vitamina D a través de la exposición al sol.

Además, debido a las inquietudes sobre el cáncer de piel, se advierte que bebés y niños pequeños en particular deben evitar el sol directo, usar protector solar y ropa protectora.

Para prevenir el raquitismo, asegúrate de que tu hijo coma alimentos que contengan vitamina D de manera natural (pescados grasos como el salmón y el atún, aceite de pescado y yemas de huevo) o que hayan sido fortificados con vitamina D, como por ejemplo:

  • Fórmula para lactantes
  • Cereal
  • Pan
  • Leche, pero no alimentos hechos de leche, como algunos yogures y queso
  • Jugo de naranja

Revisa las etiquetas para determinar el contenido de vitamina D de los alimentos fortificados.

Si estás embarazada, pregúntale a tu médico acerca del consumo de suplementos de vitamina D.

Las pautas recomiendan que todos los bebés deben recibir 400 UI de vitamina D por día. Como la leche materna contiene solo una pequeña cantidad de vitamina D, los bebés alimentados exclusivamente con leche materna deben recibir suplementos de vitamina D a diario. Algunos bebés alimentados con biberón también pueden necesitar suplementos de vitamina D si no están recibiendo la cantidad suficiente de la fórmula.

Sept. 13, 2019
References
  1. Lambert AS, et al. Hypocalcaemic and hypophosphatemic rickets. Best Practice & Research. Clinical Endocrinology & Metabolism. 2018;32:455.
  2. Carpenter T. Overview of rickets in children. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 19, 2019.
  3. Carpenter T. Etiology and treatment of calcipenic rickets in children. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 19, 2019.
  4. Misra M. Vitamin D insufficiency and deficiency in children and adolescents. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 19, 2019.
  5. Vitamin D. Office of Dietary Supplements. https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminD-HealthProfessional/. Accessed March 22, 2019.
  6. Shaw NJ. Prevention and treatment of nutritional rickets. Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology. 2016;164:145.
  7. Horan MP, et al. The role of vitamin D in pediatric orthopedics. The Orthopedic Clinics of North America. 2019;50:181.
  8. Breastfeeding. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/breastfeeding/breastfeeding-special-circumstances/diet-and-micronutrients/vitamin-d.html. Accessed March 19, 2019.
  9. AskMayoExpert. Vitamin D deficiency. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2019.
  10. Ferri FF. Rickets. In: Ferri's Clinical Advisor 2019. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 22, 2019.
  11. X-linked hypophosphatemia. Genetic and Rare Diseases Information Center. https://rarediseases.info.nih.gov/diseases/12943/x-linked-hypophosphatemia. Accessed April 1, 2019.
  12. Kearns AE (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 29, 2019.
  13. Golden NH, et al. Optimizing bone health in children and adolescents. Pediatrics. 2014;134:e1229.
  14. Perrine CG, et al. Adherence to vitamin D recommendations among US infants. Pediatrics. 2010;125:627.
  15. Munns CF, et al. Global consensus recommendations on prevention and management of nutritional rickets. Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism. 2016;101:394.