Descripción general

El virus respiratorio sincicial causa infecciones de los pulmones y en el aparato respiratorio. Es tan frecuente que la mayoría de los niños ya se han infectados con el virus cuando rondan los 2 años de edad. El virus respiratorio sincicial también puede infectar a los adultos.

En los adultos y en los niños mayores y sanos, los síntomas del VRS son leves y generalmente se parecen al resfriado común. Generalmente, solo necesitas medidas de cuidado personal para aliviar las molestias.

El VRS puede causar una infección grave en algunas personas, incluyendo a los bebés de 12 meses y más jóvenes, especialmente los prematuros, y en los adultos mayores, en la gente con enfermedades cardíacas y pulmonares, o cualquiera con un sistema inmunitario débil.

Síntomas

Los signos y síntomas del virus respiratorio sincicial con más frecuencia aparecen entre cuatro y seis días después de la exposición al virus. En los adultos y los niños mayores, el VRS generalmente causa signos y síntomas parecidos a los del resfriado. Estos síntomas pueden incluir:

  • nariz congestionada o que gotea
  • tos seca
  • fiebre baja
  • dolor de garganta
  • estornudos
  • dolor de cabeza

En casos graves

El VRS puede extenderse al aparato respiratorio inferior, causando neumonía o bronquiolitis — inflamación de las pequeñas vías respiratorias que ingresan a los pulmones. Los signos y síntomas pueden incluir:

  • fiebre
  • tos intensa
  • sibilancia al respirar, un sonido agudo que, generalmente, se escucha al exhalar
  • respiración rápida o dificultad al respirar —quizás la persona prefiera estar sentada y no acostada
  • color azulado de la piel a causa de falta de oxígeno (cianosis)

Los lactantes se ven afectados con mayor gravedad por el VRS. Los signos y síntomas de una infección grave con el VRS en los bebés incluyen:

  • respiración superficial, corta, y rápida
  • gran dificultad para respirar — los músculos y la piel del pecho jalan hacia adentro cada vez que respira
  • tos
  • come mal
  • cansancio inusual (letargo)
  • irritabilidad

En su mayoría, tanto los niños como los adultos se recuperan en una a dos semanas, aunque algunos pueden tener sibilancias recurrentes Una infección grave o mortal, que requiere internación en el hospital, puede ocurrir en bebés prematuros o en cualquier persona que tenga problemas cardíacos o pulmonares crónicos

El virus respiratorio sincicial y la COVID-19

Como tanto el VRS como la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) son tipos de virus respiratorios, algunos síntomas del VRS y de la COVID-19 pueden ser semejantes. En los niños, la COVID-19 con frecuencia resulta en síntomas leves, como fiebre, nariz que gotea, y tos. En los adultos con la COVID-19, los síntomas pueden ser más graves e incluir problemas para respirar.

Tener el VRS puede reducir la inmunidad, y aumentar el riesgo de contagio con la COVID-19— en niños y adultos. Estas infecciones pueden presentarse juntas, lo que puede hacer que empeore la gravedad de la COVID-19.

Si presentas síntomas de una enfermedad respiratoria, tu médico quizás recomiende que te hagas la prueba diagnóstica para la COVID-19.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica inmediata si tu hijo — o cualquiera que esté a riesgo de una infección grave con el VRS — tiene dificultad para respirar, fiebre alta, o la piel de color azulado, especialmente los labios o el área alrededor de las uñas.

Causas

El virus sincicial respiratorio ingresa al cuerpo a través de los ojos, la nariz o la boca. Se trasmite fácilmente por el aire en gotitas respiratorias infectadas. Tú y tu hijo pueden infectarse si alguien con el VRS tose o estornuda cerca de ustedes. El virus también se trasmite a otros a través del contacto directo, como al dar la mano.

Puede sobrevivir durante horas sobre los objetos duros, como las encimeras, las barandas de la cuna, y los juguetes. Si te tocas la boca, la nariz o los ojos después de tocar un objeto contaminado, es muy probable que te infectes con el virus.

La persona infectada es más contagiosa durante aproximadamente la primera semana después de la infección. Pero en los bebés y las personas con inmunidad debilitada, el virus quizás continúe propagándose aun después de que los síntomas desaparezcan, por hasta cuatro semanas.

Factores de riesgo

A los 2 años, la mayoría de los niños habrá tenido una infección por virus respiratorio sincicial, pero pueden volver a infectarse con el VRS más de una vez. Los niños que asisten a centros de cuidado infantil o tienen hermanos que van a la escuela tienen mayor riesgo de exposición y reinfecciones.La temporada para el VRS — cuando tienden a ocurrir los brotes — es del otoño al fin de la primavera.

Las personas con mayor riesgo de sufrir infecciones graves o que a veces ponen en riesgo la vida, con el VRS incluyen:

  • los bebés, especialmente los prematuros o los de 6 meses o menores
  • los niños que tienen una enfermedad cardíaca de nacimiento (enfermedad cardíaca congénita) o enfermedad pulmonar crónica
  • los niños o adultos con el sistema inmunitario debilitado a causa de enfermedades como el cáncer o por tratamientos como la quimioterapia
  • los niños que tienen trastornos neuromusculares, como la distrofia muscular
  • los adultos con enfermedades cardíacas o pulmonares
  • los adultos mayores, en particular aquellos de 65 años y mayores

Complicaciones

Las complicaciones del virus respiratorio sincicial pueden ser:

  • Hospitalización. Una infección grave con el VRS quizás requiera hospitalización para que los médicos puedan vigilar y tratar los problemas respiratorios y dar líquidos intravenosos.
  • Neumonía.El VRS es la causa más común de la inflamación de los pulmones (neumonía) o de las vías respiratorias pulmonares (bronquiolitis) en los bebés. Estas complicaciones pueden ocurrir cuando el virus se extiende al aparato respiratorio inferior. La inflamación de los pulmones puede ser bastante grave para los lactantes, niños pequeños, adultos mayores, las personas con el sistema inmunitario debilitado, o las personas con enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas.
  • Infección del oído medio. Si los microbios entran al espacio detrás del tímpano, pueden causar una infección del oído medio (otitis media). Esto les ocurre con más frecuencia a los bebé o niños pequeños.
  • Asma. Puede haber una asociación entre una infección grave con el VRS en los niños y la posibilidad de desarrollar asma más tarde en la vida.
  • Infecciones recurrentes. Si has tenido una infección con el VRS una vez, podrías volver a infectarte. Hasta es posible que esto ocurra durante la misma temporada del VRS. Pero en general los síntomas no son tan graves — usualmente ocurre en la forma de un resfriado común. Pero pueden ser graves en los adultos mayores o en las personas con enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas.

Prevención

No existe ninguna vacuna para el virus respiratorio sincicial. Pero estos hábitos de vida pueden ayudar a prevenir que se propague esta infección:

  • Lávate las manos a menudo. Enseña a tus hijos la importancia de lavarse las manos.
  • Evita la exposición. Tápate la boca y la nariz al estornudar o toser. Limita el contacto del bebé con personas que tengan fiebre o un resfrío.
  • Mantén los objetos limpios. ASegúrate de que estén limpios los pestillos de las puertas, las manijas, y las encimeras de la cocina y el baño. Desecha de inmediato los pañuelos de papel usados.
  • No compartas vasos con otras personas. Usa tu propio vaso o taza descartable cuando estés enfero o lo esté alguien más. Etiqueta la taza de cada persona.
  • No fumes. Los bebés que están expuestos al humo de tabaco tienen un mayor riesgo de infectarse con el VRS y de tener síntomas más graves. Si fumas, nunca lo hagas dentro de la casa o el automóvil.
  • Lava los juguetes con regularidad. Hazlo especialmente cuando tu hijo o un compañero de juegos estén enfermos.

Medicamentos de protección

El medicamento palivizumab (Synagis), dado en forma de inyección, puede ayudar a proteger a ciertos bebés y niños de 2 años y menores que están a riesgo de complicaciones graves por el VRS . Los niños que corren mucho riesgo en este grupo incluyen aquellos que:

  • nacieron en forma prematura
  • tienen enfermedades pulmonares crónicas
  • tienen ciertos defectos cardíacos
  • tienen un sistema inmunitario debilitado

La primera inyección se da al comienzo de la temporada del VRS, con inyecciones mensuales que se dan durante la temporada. Este medicamento solo ayuda a prevenir la infección con el VRS. No ayuda a tratar los síntomas una vez que se presentan.

Habla con el médico para saber si tu hijo podría beneficiarse con este medicamento y para informarte más sobre la medicación. Este medicamento no se recomienda para niños o adultos sanos.

Los científicos continúan trabajando para desarrollar una vacuna que proteja contra el VRS.

Experiencia en Mayo Clinic e historias de pacientes

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca antes habían experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

Jan. 09, 2021
  1. Kliegman RM, et al. Respiratory syncytial virus. In: Nelson Textbook of Pediatrics. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 22, 2020.
  2. Ferri FF. Respiratory syncytial virus. In: Ferri's Clinical Advisor 2021. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 22, 2020.
  3. Hurley LP, et al. Primary care physicians' perspectives on respiratory syncytial virus (RSV) disease in adults and a potential RSV vaccine for adults. Vaccine. 2019; doi:10.1016/j.vaccine.2018.12.031.
  4. Chen X, et al. The microbial coinfection in COVID-19. Applied Microbiology and Biotechnology. 2020; doi:10.1007/s00253-020-10814-6.
  5. Respiratory syncytial virus infection (RSV): Symptoms and care. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/rsv/about/symptoms.html. Accessed Oct. 22, 2020.
  6. Respiratory syncytial virus infection (RSV): RSV prevention. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/rsv/about/prevention.html. Accessed Oct. 22, 2020.
  7. Respiratory syncytial virus infection (RSV): RSV transmission. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/rsv/about/transmission.html. Accessed Dec. 21, 2020.
  8. AskMayoExpert. Respiratory syncytial virus (RSV) infection (child). Mayo Clinic; 2019.
  9. AskMayoExpert. Respiratory syncytial virus (RSV) immunoglobulin series. Mayo Clinic; 2020.
  10. Nam HH, et al. Respiratory syncytial virus infection in adults. BMJ. 2019; doi:10.1136/bmj.l5021.
  11. American Academy of Pediatrics. Policy Statement ― Updated guidance for palivizumab prophylaxis among infants and young children at increased risk of hospitalization for respiratory syncytial virus infection. Pediatrics. 2014; doi:10.1542/peds.2014-1665. Reaffirmed 2019.
  12. Respiratory syncytial virus (RSV) and human metapneumovirus infections. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/pediatrics/miscellaneous-viral-infections-in-infants-and-children/respiratory-syncytial-virus-rsv-and-human-metapneumovirus-infections. Accessed Oct. 22, 2020.
  13. Synagis (prescribing information). Medimmune, LLC; 2017. https://synagishcp.com/. Accessed Oct. 22, 2020.
  14. Respiratory syncytial virus infection (RSV): RSV in older adults and adults with chronic medical conditions. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/rsv/high-risk/older-adults.html. Accessed Dec. 29, 2020.
  15. Baughn JM (expert opinion). Mayo Clinic. Dec. 14 and Dec. 30, 2020.
  16. Respiratory syncytial virus infection (RSV): RSV in infants and young children. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/rsv/high-risk/infants-young-children.html. Accessed Dec. 29, 2020.

virus respiratorio sincitial (VSR)