Descripción general

El cáncer de mama recurrente es el cáncer de mama que reaparece después del tratamiento inicial. Aunque el objetivo del tratamiento inicial es eliminar todas las células cancerosas, es posible que algunas evadan el tratamiento y sobrevivan. Estas células cancerosas no detectadas se multiplican y se convierten en un cáncer de mama recurrente.

El cáncer de mama recurrente puede producirse meses o años después del tratamiento inicial. El cáncer puede reaparecer en el mismo lugar que el cáncer inicial (recurrencia local), o puede propagarse a otras partes del cuerpo (recurrencia distante).

Enterarte de que tienes cáncer de mama recurrente puede ser más difícil que afrontar el diagnóstico inicial. Pero tener cáncer de mama recurrente no debe ser desalentador. El tratamiento puede eliminar el cáncer de mama recurrente local, regional o distante. Incluso si no es posible lograr una cura, el tratamiento permite controlar la enfermedad durante períodos prolongados.

Síntomas

Los signos y síntomas del cáncer de mama recurrente varían según el lugar donde regrese el cáncer.

Recurrencia local

En la recurrencia local, el cáncer vuelve a aparecer en la misma zona donde había aparecido por primera vez.

Si te realizaron una lumpectomía, el cáncer podría volver a aparecer en el tejido mamario restante. Si te realizaron una mastectomía, el cáncer podría volver a aparecer en el tejido que recubre la pared torácica o en la piel.

Los signos y síntomas de la recurrencia local en la misma mama incluyen:

  • Un nuevo bulto o una zona de firmeza irregular en la mama
  • Cambios en la piel de la mama
  • Inflamación de la piel o enrojecimiento de una zona
  • Secreción por el pezón

Los signos y síntomas de la recurrencia local en la pared torácica después de una mastectomía incluyen:

  • Uno o más nódulos indoloros en la piel o por debajo de la pared torácica
  • Una nueva zona de engrosamiento en la cicatriz de la mastectomía o cerca de ella

Recurrencia regional

La recurrencia del cáncer mamario regional significa que el cáncer ha regresado en los ganglios linfáticos cercanos.

Los signos y síntomas de la recurrencia regional pueden incluir un bulto o la inflamación de los ganglios linfáticos que se ubican en los siguientes lugares:

  • Debajo del brazo
  • Cerca de la clavícula
  • En el surco que está encima de la clavícula
  • En el cuello

Recurrencia distante

La recurrencia distante (metastásica) significa que el cáncer se ha desplazado a partes alejadas del cuerpo, generalmente los huesos, el hígado y los pulmones.

Los signos y síntomas incluyen los siguientes:

  • Dolor persistente y que empeora, como el dolor de pecho, espalda o cadera
  • Tos continua
  • Dificultad para respirar
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso sin proponérselo
  • Dolores de cabeza intensos
  • Convulsiones

Cuándo debes consultar a un médico

Después de que termines el tratamiento contra el cáncer mamario, es probable que el médico cree un calendario de exámenes de seguimiento para ti. Durante los exámenes de seguimiento, el médico comprueba si hay síntomas o signos de recurrencia del cáncer.

También puedes informarle a tu médico sobre cualquier signo o síntoma nuevo. Solicita una cita con el médico si tienes cualquier signo o síntoma persistente que te preocupe.

Causas

El cáncer de mama recurrente ocurre cuando las células que formaron parte del cáncer de mama original se separan del tumor original y se esconden cerca de la mama o en otra parte del cuerpo. Posteriormente, estas células comienzan a crecer de nuevo.

La quimioterapia, la radioterapia, la terapia hormonal u otro tratamiento que puedas haber recibido después del primer diagnóstico de cáncer de mama tenían como propósito destruir cualquier célula cancerosa que pudiera haber quedado después de la cirugía. Pero a veces estos tratamientos no logran matar todas las células cancerosas.

En ocasiones, las células cancerosas pueden estar inactivas durante años sin causar daño. Luego ocurre algo que activa las células, estas crecen y se diseminan a otras partes del cuerpo. No está claro el motivo por lo cual esto ocurre.

Factores de riesgo

En el caso de personas sobrevivientes al cáncer mamario, los factores que aumentan el riesgo de recurrencia son los siguientes:

  • Ganglios linfáticos afectados. Encontrar cáncer en los ganglios linfáticos cercanos en el momento del diagnóstico original aumenta el riesgo de recurrencia del cáncer mamario.
  • Tumores más grandes. Las personas con tumores más grandes tienen un mayor riesgo de presentar cáncer mamario recurrente.
  • Márgenes positivos o próximos al tumor. Durante la cirugía de cáncer mamario, el cirujano intenta extraer el cáncer junto con una pequeña cantidad del tejido normal que lo rodea. Un patólogo examina los bordes del tejido para detectar células cancerosas.

    Si los bordes están libres de cáncer cuando se examinan con el microscopio, se considera que el margen es negativo. Si alguna parte del borde tiene células cancerosas (margen positivo) o si el margen entre el tumor y el tejido normal está próximo, el riesgo de recurrencia del cáncer mamario es mayor.

  • Falta de radioterapia después de lumpectomía. La mayoría de las personas que eligen una lumpectomía (escisión local amplia) para el cáncer mamario se someten a terapia de radiación de la mama para reducir el riesgo de recurrencia. Las personas que no se someten a la terapia de radiación tienen un mayor riesgo de recurrencia local del cáncer mamario.
  • Edad temprana. Las personas más jóvenes, en particular las que tienen menos de 35 años en el momento de su diagnóstico original de cáncer mamario, se enfrentan a un mayor riesgo de cáncer mamario recurrente.
  • Cáncer mamario inflamatorio. Las personas con cáncer mamario inflamatorio tienen un mayor riesgo de recurrencia local.
  • Falta de terapia endocrina para el cáncer mamario con receptores hormonales positivos. En las personas que tienen un cierto tipo de cáncer mamario, no recibir terapia endocrina puede aumentar el riesgo de recurrencia.
  • Células cancerosas con determinadas características. Si el cáncer mamario no ha respondido a la terapia hormonal o a los tratamientos dirigidos contra el gen HER2 (cáncer mamario triple negativo), es posible que corras un mayor riesgo de recurrencia del cáncer mamario.
  • Obesidad. Tener un índice de masa corporal más alto aumenta el riesgo de recurrencia.

Prevención

Las estrategias que se han relacionado con un menor riesgo de recurrencia del cáncer mamario son:

  • Terapia hormonal. Tomar terapia hormonal después del tratamiento inicial puede reducir el riesgo de recurrencia si tienes cáncer mamario con receptores hormonales positivos. El tratamiento hormonal puede continuar durante al menos cinco años.
  • Quimioterapia. En el caso de las mujeres con cáncer mamario que tienen un mayor riesgo de recurrencia del cáncer, se ha demostrado que la quimioterapia disminuye la probabilidad de que el cáncer reaparezca, mientras que aquellas que reciben quimioterapia viven más tiempo.
  • Radioterapia. Las mujeres que se han sometido a una operación conservadora de mama para tratar su cáncer de mama y aquellas que presentaron un tumor grande o cáncer mamario inflamatorio tienen una menor probabilidad de que el cáncer reaparezca si reciben tratamiento de radioterapia.
  • Terapia dirigida. Si tu cáncer produce una proteína HER2 adicional, los medicamentos dirigidos a esa proteína pueden disminuir la probabilidad de recurrencia del cáncer.
  • Medicamentos para aumentar la masa ósea. Tomar medicamentos que fortalecen los huesos reduce el riesgo de recurrencia del cáncer de huesos (metástasis ósea) en las mujeres con un mayor riesgo de recurrencia del cáncer mamario.
  • Mantener un peso saludable. Mantener un peso saludable puede ayudar a disminuir el riesgo de tener cáncer mamario recurrente.
  • Hacer ejercicio. El ejercicio regular puede reducir el riesgo de recurrencia del cáncer mamario.
  • Llevar una alimentación sana. Céntrate en incluir muchas verduras, frutas y granos integrales en tu alimentación. Si optas por beber alcohol, limítate a una bebida por día.