Descripción general

La enfermedad por radiación es el daño que provoca al cuerpo una gran dosis de radiación a menudo recibida durante un período de tiempo breve (aguda). La cantidad de radiación absorbida por el cuerpo (la dosis absorbida) determinará la magnitud de la enfermedad.

La enfermedad por radiación también se denomina síndrome de radiación aguda o intoxicación por radiación. Las pruebas comunes de diagnóstico por imágenes que emplean bajas dosis de radiación, como radiografías o exploraciones por tomografía computarizada, no provocan la enfermedad por radiación.

Aunque la enfermedad por radiación es grave y a menudo mortal, no es frecuente. Desde la bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki en Japón, durante la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los casos de enfermedad por radiación se produjo después de accidentes en plantas nucleares, como el incendio de 1986 que dañó la central nuclear de Chernobyl, Ucrania.

Síntomas

La gravedad de los signos y síntomas de la enfermedad por radiación depende de la cantidad de radiación que se haya absorbido. La cantidad absorbida depende de la fuerza de la energía radiada, el tiempo de exposición y la distancia entre la fuente de radiación y la persona.

Los signos y síntomas también se ven afectados por el tipo de exposición, tales como el cuerpo total o parcial. La gravedad de la enfermedad por radiación también depende de la sensibilidad del tejido afectado. Por ejemplo, el sistema gastrointestinal y la médula ósea son altamente sensibles a la radiación.

Primeros signos y síntomas

Los signos y síntomas iniciales de náuseas por radiación tratables suelen ser náuseas y vómitos. La cantidad de tiempo entre la exposición a la radiación y la aparición de estos síntomas es una pista para estimar la dosis de radiación que absorbió una persona.

Luego de la primera ronda de signos y síntomas, una persona con náuseas por radiación puede tener un período breve sin una enfermedad aparente, seguido por la aparición de síntomas nuevos, más graves.

Si has tenido una exposición leve, puede tomar entre horas y semanas antes de que aparezcan los signos y síntomas. Sin embargo, si la exposición fue grave, los signos y síntomas pueden comenzar entre minutos y días después de la exposición.

Los posibles síntomas incluyen los siguientes:

  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Mareos y desorientación
  • Debilidad y cansancio
  • Pérdida del cabello
  • Vómitos y heces con sangre proveniente de un sangrado interno
  • Infecciones
  • Presión arterial baja

Cuándo debes consultar con un médico

Un accidente o ataque que provoque enfermedad por radiación sin duda llamaría mucho la atención y generaría preocupación de la población. Si se produce un evento de ese tipo, accede a los informes por radio, televisión y en línea para informarte cuáles son las instrucciones de emergencia para tu zona.

Si sabes que has sido expuesto a radiación excesiva, busca atención médica de emergencia.

Causas

La radiación es la energía liberada por los átomos, ya sea en forma de ola o como partículas pequeñas de materia. La enfermedad por radiación es provocada por la exposición a una dosis alta de radiación, como la recibida después de un accidente industrial.

Fuentes de radiación de dosis alta

Las posibles fuentes de radiación de dosis alta incluyen las siguientes:

  • Un accidente en un centro industrial nuclear
  • Un ataque en un centro industrial nuclear
  • La detonación de un dispositivo radiactivo pequeño
  • La detonación de un dispositivo explosivo convencional que dispersa material radiactivo (bomba sucia)
  • La detonación de un arma nuclear estándar

El malestar inducido por radiación se produce cuando la radiación de alta energía daña o destruye ciertas células del cuerpo. Las partes del cuerpo más vulnerables a la radiación de alta energía son las células del revestimiento del tracto intestinal, incluido el estómago, y las células que producen células sanguíneas de la médula ósea.

Complicaciones

El malestar inducido por radiación puede contribuir a la aparición de problemas de salud mental de corta y larga duración, como tristeza, miedo y ansiedad a causa de lo siguiente:

  • Sufrir un accidente o un ataque radioactivo.
  • Estar de duelo por amigos o familiares que no sobrevivieron.
  • Lidiar con la incertidumbre de padecer una enfermedad misteriosa y potencialmente fatal.
  • Preocuparse por el riesgo eventual de contraer cáncer debido a la exposición a la radiación.

Prevención

En el caso de una emergencia por radiación, mantente atento a los anuncios de la radio o la televisión para escuchar qué medidas de protección recomiendan las autoridades locales, estatales y federales Las acciones recomendadas dependerán de la situación, pero se te indicará que permanezcas en el lugar o que evacues el área.

Refugio en el lugar

Si te recomiendan quedarte en el lugar donde estés, ya sea en tu casa, en el trabajo cualquier otro lugar, haz lo siguiente:

  • Cierra y traba todas las puertas y ventanas.
  • Apaga los ventiladores, aires acondicionados y unidades de calefacción que traen aire de afuera.
  • Cierra los reguladores de tiro de la chimenea.
  • Trae a las mascotas adentro de la casa.
  • Trasládate a una habitación interna o al sótano.
  • Permanece atento a la red de respuesta de emergencia o a las noticias locales.
  • Quédate en la casa durante al menos 24 horas.

Evacuación

Si se ordena una evacuación, sigue las instrucciones de las autoridades locales. Trata de mantener la calma y moverte de manera rápida y ordenada. Además, viaja con poco peso, pero lleva lo siguiente:

  • Linterna
  • Radio portátil
  • Baterías
  • Kit de primeros auxilios
  • Medicamentos necesarios
  • Alimentos en envases sellados, como alimentos enlatados, y agua embotellada
  • Abrelatas manual
  • Dinero en efectivo y tarjetas de crédito
  • Ropa adicional

Ten en cuenta que la mayoría de los vehículos de emergencia y refugios no aceptan mascotas. Lleva tus mascotas solo si conduces tu propio vehículo y te diriges a un lugar que no sea un refugio.

May 22, 2019
References
  1. Walls RM, et al., eds. Radiation injuries. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 22, 2018.
  2. Bersten AD, et al., eds. Background information on 'biochemical terrorism.' In: Oh's Intensive Care Manual. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 22, 2018.
  3. Radiation exposure and contamination. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/injuries-poisoning/radiation-exposure-and-contamination/radiation-exposure-and-contamination. Accessed Aug. 15, 2018.
  4. Ciottone GR, ed. Nuclear detonation. In: Ciottone's Disaster Medicine. 2nd ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 22, 2018.
  5. Wingard JR, et al. Treatment of radiation injury in the adult. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed 15, 2018.
  6. Frequently asked questions about radiation emergencies. Centers for Disease Control and Prevention. https://emergency.cdc.gov/radiation/emergencyfaq.asp. Accessed Aug. 21, 2018.
  7. What to do during a radiation emergency: Get inside. Centers for Disease Control and Prevention. https://emergency.cdc.gov/radiation/getinside.asp. Accessed Aug. 21, 2018.
  8. Get a kit. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/phpr/areyouprepared/kit.htm. Accessed Aug. 21, 2018.