Descripción general

La rabia es un virus mortal que se transmite a las personas por la saliva de animales infectados. Por lo general, el virus de la rabia se transmite mediante una mordida.

Los animales con mayores probabilidades de transmitir la rabia en los Estados Unidos incluyen los murciélagos, los coyotes, los zorros, los mapaches y las mofetas. En los países en vías de desarrollo de África y del Sudeste Asiático, los perros callejeros tienen mayores probabilidades de transmitir la rabia a las personas.

Una vez que una persona comienza a mostrar los signos y síntomas de la rabia, la enfermedad casi siempre tiene un desenlace fatal. Por este motivo, cualquiera que esté en riesgo de contraer rabia debe recibir vacunas como protección.

Síntomas

Los primeros síntomas de la rabia pueden ser muy similares a los de la gripe y durar varios días. Los signos y síntomas posteriores pueden incluir lo siguiente:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Nerviosismo
  • Ansiedad
  • Confusión
  • Hiperactividad
  • Dificultad para tragar
  • Salivación excesiva
  • Temor al agua (hidrofobia) debido a la dificultad para tragar
  • Alucinaciones
  • Insomnio
  • Parálisis parcial

Cuándo consultar con el médico

Busca atención médica de inmediato si te muerde un animal o si te expones a un animal que posiblemente tenga rabia. Según tus lesiones y la situación en la que tuvo lugar la exposición, el médico y tú pueden decidir si debes recibir tratamiento para prevenir la rabia.

Incluso si no estás seguro de que te hayan mordido, debes buscar atención médica. Por ejemplo, un murciélago que entra volando en tu habitación mientras duermes puede morderte sin despertarte. Si te despiertas y encuentras a un murciélago en tu habitación, da por sentado que te mordió. Además, si encuentras a un murciélago cerca de una persona que no puede informar una mordida, como un niño pequeño o una persona discapacitada, da por sentado que el murciélago mordió a la persona.

Causas

El virus de la rabia causa la infección por rabia. El virus se propaga a través de la saliva de animales infectados. Los animales infectados pueden transmitir el virus al morder a otro animal o a una persona. En casos muy raros, la rabia se puede transmitir cuando la saliva entra en contacto con una herida abierta o las membranas mucosas, como la boca o los ojos. Esto podría ocurrir si un animal infectado lamiera un corte abierto en la piel.

Animales que pueden transmitir el virus de la rabia

Cualquier mamífero (animal que amamanta a sus crías) puede transmitir el virus de la rabia. Entre los animales que pueden transmitir el virus de la rabia a las personas se pueden citar:

Mascotas y animales de granja

  • Gatos
  • Vacas
  • Perros
  • Hurones
  • Cabras
  • Caballos

Animales salvajes

  • Murciélagos
  • Castores
  • Coyotes
  • Zorros
  • Monos
  • Mapaches
  • Zorrinos
  • Marmotas

En raras ocasiones, el virus se ha transmitido a receptores de trasplante de órganos y tejido a partir de un órgano infectado.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de contraer rabia incluyen:

  • Viajar a países en vías de desarrollo donde la rabia es más frecuente, por ejemplo, países de África o del Sudeste Asiático, o vivir en esos lugares
  • Actividades que probablemente te pongan en contacto con animales salvajes que puedan tener rabia, como explorar cuevas donde viven murciélagos o acampar sin tomar precauciones para mantener a los animales salvajes lejos del campamento
  • Trabajar en un laboratorio con el virus de la rabia
  • Heridas en la cabeza, que pueden ayudar a que el virus de la rabia llegue al cerebro con mayor rapidez

Prevención

Para reducir el riesgo de estar en contacto con animales rabiosos:

  • Vacuna tus mascotas. Se pueden vacunar los perros, gatos y hurones contra la rabia. Pregunta al veterinario con qué frecuencia se deben vacunar las mascotas.
  • Mantén a tus mascotas confinadas. Mantén a tus mascotas en el interior de tu hogar y supervísalas cuando estén en el exterior. Esto ayudará a evitar que tus mascotas entren en contacto con animales salvajes.
  • Protege a las mascotas pequeñas de los depredadores. Mantén a los conejos y demás mascotas pequeñas, como los cobayos, en el interior de tu hogar o dentro de jaulas protegidas para que estén protegidos contra animales salvajes. Estos animales pequeños no se pueden vacunar contra la rabia.
  • Reporta los animales perdidos a las autoridades locales. Llama a los funcionarios locales de control de animales u otro cuerpo de seguridad local para reportar perros y gatos perdidos.
  • No te acerques a los animales salvajes. Los animales salvajes rabiosos pueden parecer no tener miedo a las personas. No es normal que los animales salvajes sean amigables con las personas; mantente alejado de los animales que parezcan no tener miedo.
  • Mantén a los murciélagos lejos de tu hogar. Sella todas las rajaduras y grietas por donde los murciélagos podrían ingresar a tu hogar. Si sabes que hay murciélagos en tu hogar, consulta a un experto local para buscar la manera de mantenerlos fuera de tu hogar.
  • Considera vacunarte contra la rabia si viajarás. Si viajarás a un país donde la rabia es común y estarás allí durante un período prolongado, pregunta a tu médico si debes vacunarte contra la rabia.

    Esto incluye los viajes a áreas remotas donde es difícil encontrar atención médica.

Nov. 04, 2016
References
  1. Ferri FF. Rabies (Rabia). En: Ferri’s Clinical Advisor 2017 (Consejos clínicos de Ferri 2017). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 24 de agosto de 2016.
  2. Longo DL, et al., eds. Rabies and other rhabdovirus infections (Rabia y otras infecciones del rhabdovirus). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 19.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.com. Último acceso: 24 de agosto de 2016.
  3. AskMayoExpert. Rabies (Rabia). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  4. Rabies (Rabia). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/rabies/. Último acceso: 24 de agosto de 2016.
  5. Papadakis MA, et al., eds. Viral and rickettsial infections (Infecciones virales y rickettsiosis). En: Current Medical Diagnosis & Treatment 2017 (Diagnóstico y tratamiento médico actual 2017). 56.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2017. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 24 de agosto de 2016.
  6. Rabies vaccine information statements (Declaraciones de información de la vacuna contra la rabia). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/rabies.html. Último acceso: 24 de agosto de 2016.