Diagnóstico

El médico te hará preguntas sobre tu salud y te examinará la piel, el cuero cabelludo y las uñas. El médico podría tomar una pequeña muestra de piel (biopsia) para examinarla bajo el microscopio. Esto ayuda a determinar el tipo de psoriasis y a descartar otros trastornos.

Tratamiento

Los tratamientos de la psoriasis tienen como objetivo detener el crecimiento de las células de la piel tan rápidamente y eliminar las escamas. Las opciones incluyen cremas y ungüentos (terapia tópica), fototerapia y medicamentos orales o inyectados.

Los tratamientos que se utilicen dependerán de la gravedad de la psoriasis y de la respuesta al tratamiento anterior. Es posible que tengas que probar diferentes medicamentos o una combinación de tratamientos antes de encontrar un enfoque que funcione para ti. Sin embargo, por lo general la enfermedad regresa.

Terapia tópica

  • Corticosteroides. Estos fármacos son los que se recetan con mayor frecuencia para tratar la psoriasis leve a moderada. Están disponibles como ungüentos, cremas, lociones, geles, espumas, esprays y champús. Los ungüentos de corticosteroides suaves (hidrocortisona) suelen recomendarse para zonas sensibles, como la cara o los pliegues de la piel, y para el tratamiento de parches generalizados. Los corticosteroides tópicos pueden aplicarse una vez al día durante los brotes, y en días o fines de semana alternos solo para mantener la remisión.

    Es posible que el médico te recete una crema o un ungüento de corticosteroides más fuerte: triamcinolona (Acetonide, Trianex), clobetasol (Temovate) para las zonas más pequeñas, menos sensibles o más difíciles de tratar.

    El uso prolongado o el uso excesivo de corticosteroides fuertes pueden volver la piel más fina. Con el tiempo, los corticosteroides tópicos pueden dejar de funcionar.

  • Análogos de la vitamina D. Las formas sintéticas de vitamina D, como el calcipotrieno y el calcitriol (Vectical) retardan el crecimiento de las células de la piel. Este tipo de fármaco puede utilizarse solo o con corticosteroides tópicos. El calcitriol puede causar menos irritación en las zonas sensibles. El calcipotrieno y el calcitriol suelen ser más caros que los corticosteroides tópicos.
  • Retinoides. El tazaroteno (Tazorac, Avage) está disponible en forma de gel y crema y se aplica una o dos veces al día. Los efectos secundarios más frecuentes son la irritación de la piel y el aumento de la sensibilidad a la luz.

    El tazaroteno no se recomienda si estás embarazada o en período de lactancia, o si tienes intención de quedar embarazada.

  • Inhibidores de la calcineurina. Los inhibidores de la calcineurina, como el tacrolimus (Protopic) y el pimecrolimus (Elidel), reducen la inflamación y la acumulación de placa. Pueden ser especialmente útiles en zonas de piel fina, como alrededor de los ojos, donde las cremas de esteroides o los retinoides son demasiado irritantes o pueden causar efectos nocivos.

    Los inhibidores de la calcineurina no se recomiendan cuando se está embarazada o amamantando o si se tiene la intención de quedar embarazada. Este fármaco tampoco está destinado para su uso a largo plazo debido a un posible aumento del riesgo de cáncer de piel y linfoma.

  • Ácido salicílico. Los champús de ácido salicílico y las soluciones para el cuero cabelludo reducen la descamación de la psoriasis del cuero cabelludo. Puede utilizarse solo o para mejorar la capacidad de otros medicamentos de penetrar más fácilmente en la piel.
  • Alquitrán de hulla. El alquitrán de hulla reduce la descamación, la picazón y la inflamación. Está disponible con o sin receta médica en varias formas, como champú, crema y aceite. Estos productos pueden irritar la piel. También son engorrosos, manchan la ropa y la ropa de cama, y pueden tener un fuerte olor.

    El tratamiento con alquitrán de hulla no se recomienda para mujeres embarazadas o en período de lactancia.

  • Terapia de Goeckerman. Algunos médicos combinan el tratamiento con alquitrán de hulla con la fototerapia, conocida como terapia de Goeckerman. Las dos terapias combinadas son más eficaces que cualquiera de ellas por separado, ya que el alquitrán de hulla aumenta la receptividad de la piel a la luz ultravioleta B.
  • Antralina. La antralina (otro producto de alquitrán) es una crema que se utiliza para retardar el crecimiento de las células de la piel. También puede eliminar las escamas y suavizar la piel. No debe usarse en la cara o los genitales. La antralina puede irritar la piel y mancha casi todo con lo que entra en contacto. Normalmente se aplica durante un período corto y luego se lava.

Fototerapia

La fototerapia es un tratamiento de primera línea para la psoriasis de moderada a grave, y se indica sola o combinada con medicamentos. Se trata de la exposición de la piel a cantidades controladas de luz natural o artificial. Es necesario repetir los tratamientos. Pregúntale al médico si la fototerapia domiciliaria es una opción adecuada para tu caso.

  • Luz solar. Las exposiciones breves y diarias a la luz del sol (helioterapia) podrían mejorar la psoriasis. Antes de comenzar un régimen de luz solar, pregúntale al médico cuál es la manera más segura de usar la luz natural para el tratamiento de la psoriasis.
  • Banda ancha UVB. Las manchas individuales, la psoriasis extendida y la psoriasis que no mejora con tratamientos tópicos pueden tratarse con dosis controladas de luz UVB de banda ancha procedente de una fuente de luz artificial. Los efectos secundarios a corto plazo pueden incluir enrojecimiento, picazón y piel seca. Hidratarte con frecuencia puede ayudar a aliviar el malestar.
  • UVB de banda estrecha. La fototerapia UVB de banda estrecha podría ser más eficaz que el tratamiento con luz UVB de banda ancha, a la que ha reemplazado en varios lugares. Suele administrarse dos o tres veces por semana hasta que la piel mejora, y luego con menos frecuencia para la terapia de mantenimiento. Sin embargo, la fototerapia UVB de banda estrecha puede causar quemaduras más graves y duraderas.
  • Psoraleno más luz ultravioleta A (PUVA). Este tratamiento consiste en tomar un medicamento sensibilizante a la luz (psoraleno) antes de la exposición a la luz UVA. La luz UVA penetra en la piel con mayor profundidad que la luz UVB, y el psoraleno mejora la respuesta de la piel a la exposición a la luz UVA.

    Este tratamiento de mayor agresividad mejora la piel de manera uniforme y se usa a menudo en casos más graves de psoriasis. Los efectos secundarios a corto plazo comprenden náuseas, dolor de cabeza, ardor y picazón. Entre los efectos secundarios a largo plazo, se incluyen piel seca y arrugada, pecas, aumento de la sensibilidad al sol y mayor riesgo de cáncer de piel, incluido el melanoma.

  • Láser de excímeros. Con esta forma de fototerapia, se dirige una luz UVB potente solo a la piel afectada. La terapia con láser de excímeros requiere menos sesiones que la fototerapia tradicional porque se usa una luz ultravioleta B más potente. Los efectos secundarios pueden incluir enrojecimiento y ampollas.

Medicamentos orales o inyectables

Si tienes una psoriasis de moderada a grave o si otros tratamientos no han funcionado, el médico puede recetarte medicamentos orales o inyectados (sistémicos). Debido a la posibilidad de que se produzcan efectos secundarios graves, algunos de estos medicamentos se utilizan solo por períodos breves y pueden alternarse con otros tratamientos.

  • Esteroides. Si tienes unas pocas manchas pequeñas de psoriasis persistente, el médico podría sugerirte una inyección de triamcinolona justo en las lesiones.
  • Retinoides. La acitretina (Soriatane) y otros retinoides son píldoras que se utilizan para reducir la producción de células de la piel. Los efectos secundarios pueden incluir piel seca y dolor muscular. Estos medicamentos no se recomiendan cuando se está embarazada o amamantando o si se tiene la intención de quedar embarazada.
  • Metotrexato. Normalmente administrado semanalmente como una dosis oral única, el metotrexato (Trexall) disminuye la producción de células de la piel y suprime la inflamación. Es menos eficaz que el adalimumab (Humira) y el infliximab (Remicade). Puede causar malestar estomacal, pérdida de apetito y fatiga. Las personas que toman metotrexato a largo plazo necesitan pruebas continuas para controlar sus recuentos sanguíneos y la función hepática.

    Los hombres y las mujeres deben dejar de tomar el metotrexato al menos tres meses antes de intentar concebir. Este medicamento no se recomienda cuando se está amamantando.

  • Ciclosporina. Tomada por vía oral para la psoriasis grave, la ciclosporina (Neoral) suprime el sistema inmunitario. Su eficacia es similar a la del metotrexato, pero no puede utilizarse de forma continua durante más de un año. Al igual que otros medicamentos inmunosupresores, la ciclosporina aumenta el riesgo de infección y otros problemas de salud, incluso el cáncer. Las personas que toman ciclosporina necesitan un control continuo de su presión arterial y de la función renal.

    Estos medicamentos no se recomiendan cuando se está embarazada, amamantando o si se tiene la intención de quedar embarazada.

  • Productos biológicos. Estos medicamentos, que suelen administrarse por inyección, alteran el sistema inmunitario de manera que interrumpen el ciclo de la enfermedad y mejoran los síntomas y signos de la misma en cuestión de semanas. Varios de estos medicamentos están aprobados para el tratamiento de la psoriasis moderada a grave en personas que no han respondido a las terapias de primera línea. Las opciones terapéuticas se están expandiendo rápidamente. Entre los ejemplos figuran el etanercept (Enbrel), el infliximab (Remicade), el adalimumab (Humira), el ustekinumab (Stelara), el secukinumab (Cosentyx) y el ixekizumab (Taltz). Estos tipos de medicamentos son caros y pueden o no estar cubiertos por los planes de seguro médico.

    Los productos biológicos deben utilizarse con precaución porque conllevan el riesgo de suprimir el sistema inmunitario de forma que se incrementa el riesgo de infecciones graves. En particular, las personas que siguen estos tratamientos deben someterse a una prueba de detección de tuberculosis.

  • Otros medicamentos. La tioguanina (tabloide) y la hidroxiurea (droxia, hidrea) son medicamentos que se pueden utilizar cuando no se pueden administrar otros. Apremilast (Otezla) se toma por vía oral dos veces al día. Es especialmente eficaz para reducir la comezón. Habla con el médico sobre los posibles efectos secundarios de estos medicamentos.

Consideraciones de tratamiento

Aunque los médicos eligen los tratamientos en función del tipo y la gravedad de la psoriasis y las zonas de la piel afectadas, el enfoque tradicional consiste en comenzar con los tratamientos más suaves —cremas tópicas y terapia de luz ultravioleta (fototerapia)— en las personas con lesiones cutáneas típicas (placas) y luego progresar a otros más fuertes solo si es necesario. Las personas con psoriasis pustulosa o eritrodérmica o artritis asociada suelen necesitar una terapia sistémica desde el principio del tratamiento. El objetivo es encontrar la manera más eficaz de desacelerar el recambio celular con la menor cantidad posible de efectos secundarios.

Medicina alternativa

Existen distintas terapias alternativas que afirman aliviar los síntomas de la psoriasis, como dietas especiales, cremas, suplementos alimentarios y plantas medicinales. No está comprobada la eficacia de ninguno de estos tratamientos. Pero algunas terapias alternativas se consideran generalmente seguras y podrían reducir la comezón y la descamación en personas con psoriasis leve a moderada. Otras terapias alternativas son útiles para evitar los factores desencadenantes, como el estrés.

  • Crema de extracto de sábila. La crema con extracto de sábila, tomado de la planta de sábila, puede reducir el enrojecimiento, la descamación, la picazón y la inflamación. Es posible que necesites usar la crema varias veces al día durante un mes o más para mejorar la piel.
  • Suplementos de aceite de pescado. La terapia oral de aceite de pescado usada en combinación con la terapia UVB podría reducir la cantidad de piel afectada. Aplicar aceite de pescado a la piel afectada y cubrirla con un apósito durante seis horas al día durante cuatro semanas podría mejorar la descamación.
  • Uva de Oregón. También conocido como "barberry", este producto se aplica a la piel y puede reducir la gravedad de la psoriasis.
  • Aceites esenciales. Se ha demostrado que los aceites esenciales utilizados para la aromaterapia reducen el estrés y la ansiedad.

Si estás considerando la posibilidad de usar suplementos alimentarios u otros tratamientos alternativos para aliviar los síntomas de la psoriasis, consulta con el médico. Él puede ayudarte a analizar las ventajas y desventajas de las terapias alternativas específicas.

Estilo de vida y remedios caseros

Prueba estas medidas de cuidado personal para controlar mejor tu psoriasis y sentirte mejor:

  • Báñate todos los días. Al bañarte todos los días, eliminas las escamas y alivias la piel inflamada. Añade aceite de baño, avena coloidal y sales de Epsom al agua y ponte en remojo durante al menos 15 minutos. Usa agua tibia y jabones suaves con aceites y grasas añadidas.
  • Usa crema humectante. Después bañarte, sécate con cuidado y aplica una crema humectante pesada a base de ungüento sobre la piel mientras esté húmeda. Para la piel muy seca, los aceites pueden ser preferibles ya que tienen más poder de permanencia que las cremas o lociones. Si la hidratación parece mejorar tu piel, aplicar una a tres veces al día.
  • Cubrir las áreas afectadas durante la noche. Antes de irte a la cama, aplica una crema humectante a base de ungüento sobre la piel afectada y envuélvela con una envoltura de plástico. Cuando te despiertes, quita el plástico y lava las escamas.
  • Expón la piel a pequeñas cantidades de luz solar. Pregúntale a tu médico sobre la mejor manera de utilizar la luz solar natural para tratar la piel. Una cantidad controlada de luz solar puede mejorar la psoriasis, pero demasiado sol puede desencadenar o empeorar los brotes y aumentar el riesgo de cáncer de piel. Registre tu tiempo al sol, y protege la piel que no está afectada por la psoriasis con un protector solar con un factor de protección solar (FPS) de al menos 30.
  • Aplica la crema o ungüento medicinal. Aplica una crema o ungüento de venta libre que contenga hidrocortisona o ácido salicílico para reducir la picazón y la descamación. Si tiene psoriasis del cuero cabelludo, prueba un champú medicinal que contenga alquitrán de hulla.
  • Evita los desencadenantes de la psoriasis. Observa qué es lo que desencadena tu psoriasis, y toma medidas para prevenirlo o evitarlo. Las infecciones, las lesiones en la piel, el estrés, el tabaquismo y la exposición solar intensa pueden empeorar la psoriasis.
  • Evita consumir alcohol. El consumo de alcohol puede reducir la eficacia de algunos tratamientos para la psoriasis. Si tienes psoriasis, evita el alcohol. Si bebes, hazlo con moderación.
  • Esfuérzate por mantener un estilo de vida saludable. Además de dejar de fumar y beber con moderación, si es que lo haces, puede controlar la psoriasis manteniéndote activo, comiendo bien y manteniendo un peso saludable.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Hacer frente a la psoriasis puede ser un desafío, especialmente si la piel afectada cubre una gran área de tu cuerpo o es visible para otras personas. La naturaleza continua y persistente de la enfermedad y las dificultades de su tratamiento solo aumentan el problema.

Aquí hay algunas maneras para ayudarte a afrontar la situación y sentirte con más confianza:

  • Infórmate. Averigua todo lo que puedas sobre la enfermedad, e investiga tus opciones de tratamiento. Comprende los posibles desencadenantes de la enfermedad para poder prevenir mejor los brotes. Informa a los que te rodean, incluida la familia y los amigos, para que puedan reconocer, confirmar y apoyar tus esfuerzos en la lucha contra la enfermedad.
  • Sigue las recomendaciones de tu médico. Si el médico recomienda ciertos tratamientos y cambios en el estilo de vida, asegúrate de seguirlos. Pregunta si algo no te parece claro.
  • Busca un grupo de apoyo. Considera la posibilidad de unirte a un grupo de apoyo con otros miembros que tengan la enfermedad. Algunas personas encuentran consuelo compartiendo su esfuerzo y conociendo a personas que se enfrentan a retos similares. Pídele información al médico sobre grupos de apoyo de la psoriasis en donde vives o virtuales.
  • Usa prendas que te cubran cuando sientas que es necesario. Aquellos días en los que te sientas particularmente acomplejado, cúbrete la psoriasis con ropa o con productos cosméticos especiales, como maquillaje corporal o un corrector. Estos productos pueden disimular las placas psoriásicas y el enrojecimiento. Sin embargo, pueden irritar la piel y no deben usarse en llagas, cortes o lesiones que aún no han sanado.

Preparación para la consulta

Es probable que primero veas a tu médico de cabecera o a un profesional de la salud general. En algunos casos, pueden remitirte directamente a un especialista en enfermedades de la piel (dermatólogo).

Aquí tienes información que te ayudará a prepararte para la cita y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

Haz una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas que estás experimentando, incluidos cualquiera que puedas parecer no relacionado con la razón por la que programaste la cita
  • Todos los medicamentos, las vitaminas y hierbas que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Para la psoriasis, las preguntas básicas que podrías hacerle al médico son:

  • ¿Qué puede estar provocando mis signos y síntomas?
  • ¿Tengo que realizarme pruebas de diagnóstico?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Qué efectos secundarios pueden aparecer?
  • ¿El tratamiento recomendado hará que mis síntomas entren en remisión?
  • ¿En cuánto tiempo puedo esperar resultados?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlar estas afecciones de manera conjunta?
  • ¿Qué rutina y productos para el cuidado de la piel son los recomendados para mejorar mis síntomas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia tienes estos síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Existe algo que haga que mejoren los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?