Descripción general

El priapismo es una erección prolongada del pene. La erección persiste durante horas y no es provocada por un estímulo sexual. El priapismo suele ser doloroso.

Si bien el priapismo es una afección poco frecuente en general, suele ocurrir en algunos grupos, como las personas que padecen anemia drepanocítica. Por lo general, es necesario tratar el priapismo de inmediato para evitar daños en el tejido que podrían tener como resultado la incapacidad de tener o mantener una erección (disfunción eréctil).

El priapismo suele ser más frecuente en los hombres durante su tercera década de vida.

Síntomas

Los síntomas del priapismo varían según el tipo de priapismo. Los dos tipos principales son el priapismo isquémico y el no isquémico.

Priapismo isquémico

El priapismo isquémico, también llamado «priapismo de bajo flujo», se produce cuando la sangre queda atrapada en el pene. Es el tipo más frecuente de priapismo. Algunos de los signos y síntomas son:

  • Erección que dura más de cuatro horas o no está relacionada con la estimulación sexual
  • Cuerpo del pene rígido, pero la punta del pene (glande) está blanda
  • Dolor progresivo en el pene

El priapismo recurrente o intermitente, una forma de priapismo isquémico, es una afección poco frecuente. Es más frecuente en varones con un trastorno hereditario que se caracteriza por la presencia de glóbulos rojos con forma anormal (anemia de células falciformes). Las células falciformes pueden obstruir los vasos sanguíneos del pene. El priapismo recurrente se describe como episodios repetitivos de erecciones prolongadas y a menudo incluye episodios de priapismo isquémico. En algunos casos, la afección se inicia con erecciones no deseadas y dolorosas de corta duración y puede convertirse con el tiempo en erecciones más frecuentes y más prolongadas.

Priapismo no isquémico

El priapismo no isquémico, también conocido como «priapismo de alto flujo», se produce cuando el flujo de sangre hacia el pene no está regulado adecuadamente. El priapismo no isquémico es habitualmente indoloro. Algunos de los signos y síntomas son:

  • Erección que dura más de cuatro horas o no está relacionada con la estimulación sexual
  • Cuerpo del pene erecto pero no completamente rígido

Cuándo consultar al médico

Si tienes una erección durante más de cuatro horas, necesitas atención médica de urgencia. El médico de la sala de urgencias determinará si tienes priapismo isquémico o no isquémico. Este es un aspecto necesario debido a que el tratamiento de cada afección es diferente, y el tratamiento del priapismo isquémico se debe realizar lo antes posible.

Consulta al médico si tienes erecciones recurrentes, persistentes y dolorosas que se resuelven por sí solas. Es posible que necesites tratamiento para prevenir otros episodios.

Causas

Una erección ocurre generalmente como respuesta a una estimulación física o psicológica. La estimulación hace que ciertos vasos sanguíneos y músculos lisos se relajen o se expandan, y de esa manera aumenta el flujo sanguíneo hacia los tejidos esponjosos del pene. En consecuencia, el pene se llena de sangre y tiene una erección. Después de que termina la estimulación, la sangre fluye hacia afuera y el pene retorna a su estado no rígido (flácido).

El priapismo ocurre cuando algunas partes del sistema (la sangre, los vasos sanguíneos, los músculos lisos o los nervios) cambian el flujo sanguíneo normal. En consecuencia, la erección persiste. Si bien la causa de fondo del priapismo no se puede determinar con frecuencia, se cree que distintas afecciones pueden ser la causa.

Trastornos de la sangre

Los trastornos relacionados con la sangre podrían contribuir con el priapismo, frecuentemente con el priapismo isquémico, cuando la sangre no puede fluir fuera del pene. Estos trastornos comprenden:

  • Anemia de células falciformes
  • Leucemia
  • Otras discrasias hematológicas, como la talasemia, el mieloma múltiple y otras

El diagnóstico más frecuente asociado con los niños es la anemia de células falciformes.

Medicamentos con receta

El priapismo, generalmente el priapismo isquémico, es un posible efecto secundario de varios medicamentos tales como:

  • Medicamentos que se inyectan directamente en el pene para tratar la disfunción eréctil, como alprostadil, papaverina, fentolamina y otros
  • Antidepresivos, como fluoxetina (Prozac), bupropión (Wellbutrin) y sertralina
  • Alfabloqueantes, como prazosina, terazosina, doxazosina y tamsulosina
  • Medicamentos usados para tratar la ansiedad o trastornos psicóticos, como hidroxicina, risperidona (Risperdal), olanzapina (Zyprexa), litio, clozapina, clorpromacina y tioridacina
  • Anticoagulantes, como warfarina (Coumadin) y heparina
  • Hormonas como testosterona o la hormona liberadora de gonadotropina
  • Medicamentos usados para tratar el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), como atomoxetina (Strattera)

Uso de alcohol y drogas

El abuso de alcohol, marihuana, cocaína y otras drogas ilícitas puede causar priapismo, especialmente priapismo isquémico.

Lesiones

Una causa frecuente del priapismo no isquémico, una erección persistente causada por excesivo flujo de sangre al pene, es un traumatismo o lesión en el pene, la pelvis o el perineo, la región entre la base del pene y el ano.

Otros factores

Otras causas del priapismo pueden ser:

  • La picadura de una araña, de un escorpión u otras infecciones tóxicas
  • Los trastornos metabólicos, como la gota o amiloidosis
  • Los trastornos neurógenos, como una lesión en la médula espinal o sífilis
  • Tipos de cáncer que afectan al pene

Complicaciones

El priapismo isquémico puede provocar complicaciones graves. La sangre atrapada en el pene no recibe oxígeno. Cuando una erección dura tanto tiempo, la sangre con poco oxígeno comienza a dañar o destruir los tejidos del pene. Por lo tanto, el priapismo no tratado puede provocar disfunción eréctil.

Prevención

Si tienes priapismo recurrente o interrumpido, el médico podría recomendar las siguientes medidas para evitar episodios futuros:

  • Tratamiento de una afección no diagnosticada, como anemia drepanocítica, que puede provocar priapismo
  • Uso de fenilefrina oral o inyectable
  • Medicamentos inhibidores de hormonas, solo para hombres adultos
  • Uso de medicamentos orales para tratar la disfunción eréctil
July 08, 2016
References
  1. Shah AP. Priapism (Priapismo). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/genitourinary-disorders/symptoms-of-genitourinary-disorders/priapism. Último acceso: 10 de mayo de 2016.
  2. Deveci S. Priapism (Priapismo). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 10 de mayo de 2016.
  3. Heidelbaugh JJ. Urology (Urología). En: Clinical Men's Health (Salud clínica masculina). http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 10 de mayo de 2016.
  4. Wein AJ, et al., eds. Priapism (Priapismo). En: Campbell-Walsh Urology (Urología de Campbell-Walsh). 11.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 10 de mayo de 2016.
  5. Ferri FF. Priapism (Priapismo). En: Ferri’s Clinical Advisor 2016 (Consejos clínicos de Ferri 2016). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 10 de mayo de 2016.
  6. Salonia A, et al. European Association of Urology guidelines on priapism (Guía sobre priapismo de la Asociación Europea de Urología). European Urology (Urología europea). 2014;65:480.
  7. Stein DM, et al. Nationwide emergency department visits for priapism in the United States (Visitas a salas de urgencias a causa del priapismo a nivel nacional en los Estados Unidos). The Journal of Sexual Medicine (Revista de Medicina Sexual). 2013;10:2418.