¿Cuál es la diferencia entre el trastorno disfórico premenstrual (TDPM) y el síndrome premenstrual (SPM)? ¿Cómo se trata el TDPM?

Respuesta de Tatnai Burnett, M.D.

El trastorno disfórico premenstrual es una extensión grave, a veces incapacitante, del síndrome premenstrual. A pesar de que el síndrome premenstrual y el trastorno disfórico premenstrual tengan síntomas físicos y emocionales, el trastorno disfórico premenstrual causa cambios extremos en el estado de ánimo que pueden afectar a la vida diaria y dañar las relaciones.

En el trastorno disfórico premenstrual y el síndrome premenstrual, los síntomas generalmente comienzan entre siete y 10 días antes de que comience tu período y continúan durante los primeros días de tu período.

El trastorno disfórico premenstrual y el síndrome premenstrual pueden causar hinchazón, sensibilidad en los senos y cambios en los hábitos de alimentación y del sueño. Sin embargo, en el trastorno disfórico premenstrual se destaca al menos uno de los siguientes síntomas emocionales y conductuales:

  • tristeza o desesperanza;
  • ansiedad o tensión;
  • mal humor extremo;
  • irritabilidad o ira marcadas.

La causa del trastorno disfórico premenstrual no está clara. La depresión y la ansiedad subyacentes son síntomas comunes en el síndrome premenstrual y el trastorno disfórico premenstrual, por lo que es posible que los cambios hormonales que desencadenan un período menstrual empeoren los síntomas de los trastornos del estado de ánimo.

El tratamiento del trastorno disfórico premenstrual está dirigido a prevenir o minimizar los síntomas y puede incluir lo siguiente:

  • Antidepresivos. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como la fluoxetina (Prozac, Srafem y otros) y la sertralina (Zoloft) pueden disminuir los síntomas emocionales, la fatiga, los antojos de alimentos y los problemas para dormir. Puedes reducir los síntomas del trastorno disfórico premenstrual si tomas ISRS todo el mes o solo en el intervalo entre la ovulación y el comienzo de tu período.
  • Píldoras anticonceptivas. Es posible que tomar píldoras anticonceptivas que no tengan intervalo sin píldoras o con un intervalo sin píldoras acortado disminuya los síntomas del síndrome premenstrual y del trastorno disfórico premenstrual.
  • Suplementos nutricionales. Es posible que el consumo diario de 1.200 miligramos de calcio disminuya los síntomas del síndrome premenstrual y del trastorno disfórico premenstrual. La vitamina B-6, el magnesio y el L-triptófano también pueden ayudar, pero consulta con tu médico antes de tomar cualquier suplemento.
  • Remedios a base de hierbas. En algunas investigaciones se sugiere que el sauzgatillo (Vitex agnus-castus) posiblemente ayude a reducir la irritabilidad, los cambios de humor, la sensibilidad en los senos, la hinchazón, los calambres y los antojos de alimentos relacionados con el trastorno disfórico premenstrual, pero se necesita más investigación. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. no está autorizada para regular los suplementos a base de hierbas, así que consulta con tu médico antes de probar uno.
  • Dieta y cambios en el estilo de vida. A menudo, hacer ejercicio regularmente disminuye los síntomas premenstruales. Reducir el consumo de cafeína, evitar el alcohol y dejar de fumar también puede aliviar los síntomas. Dormir lo suficiente y utilizar técnicas de relajación, como la atención plena, la meditación y el yoga, también pueden ayudar. Evita los desencadenantes estresantes y emocionales, como discusiones sobre cuestiones financieras o problemas de relación, siempre que sea posible.

Si tienes síntomas del trastorno disfórico premenstrual, consulta con el médico sobre opciones de análisis y tratamientos.

With

Tatnai Burnett, M.D.

July 29, 2021