Descripción general

Tener presión arterial elevada significa que tu presión arterial es ligeramente superior a la normal. Es probable que esto se convierta en presión arterial alta (hipertensión), a menos que comiences a hacer cambios en el estilo de vida, como ejercitarte más y consumir alimentos más saludables.

La presión arterial elevada y la presión arterial alta aumentan el riesgo de padecer un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular e insuficiencia cardíaca. La pérdida de peso, el ejercicio y otros cambios saludables en el estilo de vida a menudo pueden controlar la presión arterial elevada y sentar las bases para una vida con mejor salud.

Síntomas

La presión arterial elevada no causa síntomas. La única manera de detectarla es llevar un registro de las lecturas de presión arterial. Haz que te controlen la presión arterial cada vez que visites al médico o contrólatela en tu casa con un medidor de presión arterial para el hogar.

Cuándo debes consultar con un médico

A todos los niños mayores de 3 años se les debe controlar la presión arterial con un médico al menos una vez al año. Podrías necesitar mediciones más frecuentes si tienes presión arterial elevada u otros factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular.

Causas

Cualquier factor que aumente la presión contra las paredes de las arterias puede generar presión arterial elevada. La acumulación de depósitos de grasa en las arterias (aterosclerosis) puede desencadenar presión arterial alta.

Además de la aterosclerosis, entre otras enfermedades que pueden provocar presión arterial elevada o presión arterial alta se incluyen las siguientes:

  • Apnea obstructiva del sueño
  • Enfermedad renal
  • Enfermedad de la glándula suprarrenal
  • Enfermedad tiroidea

Determinados medicamentos, tales como pastillas anticonceptivas, antigripales, descongestionantes, analgésicos de venta libre y algunos medicamentos de venta bajo receta, pueden aumentar la presión arterial de forma temporal. Las drogas ilícitas, como la cocaína y las anfetaminas, pueden producir el mismo efecto.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la presión arterial elevada son los siguientes:

  • Tener sobrepeso u obesidad. Cuanto mayor sea tu masa corporal, más sangre necesitas para suministrar oxígeno y nutrientes a los tejidos. Conforme aumenta la circulación sanguínea a través de los vasos sanguíneos, también aumenta la fuerza ejercida en las paredes de las arterias.
  • La edad. Los adultos jóvenes son más propensos a tener presión arterial elevada en comparación con los adultos mayores, porque el riesgo de padecer hipertensión aumenta a medida que envejeces. Por lo tanto, muchos adultos mayores han presentado hipertensión a partir de presión arterial elevada. Incluso los niños pueden desarrollar presión arterial elevada especialmente si tienen sobrepeso u obesidad.
  • Sexo. La presión arterial alta es más frecuente en los hombres de alrededor de 55 años que en las mujeres. Las mujeres son más propensas a desarrollar presión arterial alta luego de los 55 años.
  • Raza. La presión arterial alta es particularmente frecuente en personas de ascendencia africana, y suele manifestarse a una edad más temprana que en las personas blancas.
  • Historia clínica familiar de presión arterial alta. Si un familiar de primer grado, como un padre o un hermano, sufre de presión arterial alta, eres más propenso a padecer la afección.
  • No hacer actividad física. La falta de ejercicio puede aumentar el riesgo de padecer presión arterial alta y de tener sobrepeso.
  • Dieta rica en sal (sodio) o baja en potasio. El sodio y el potasio son dos nutrientes esenciales para la regulación de la presión arterial. Si tienes demasiado sodio o muy poco potasio en la dieta, tienes más posibilidades de sufrir presión arterial alta.
  • Consumo de tabaco. Fumar o masticar tabaco, o inhalar el humo proveniente de otras personas que fuman (humo de segunda mano) puede aumentar tu presión arterial.
  • Consumir demasiado alcohol. El consumo de alcohol ha estado asociado con un aumento de la presión arterial, especialmente en los hombres.
  • Ciertas afecciones crónicas. Las enfermedades renales, la diabetes y la apnea del sueño, entre otras, pueden aumentar el riesgo de tener presión arterial elevada.

Si bien la presión arterial elevada y la presión arterial alta son más frecuentes en los adultos, los niños también pueden estar en riesgo. En algunos niños, los problemas renales o cardíacos pueden provocar presión arterial alta. Pero en una creciente cantidad de niños, los malos hábitos del estilo de vida, como una dieta poco saludable, la obesidad y la falta de ejercicio, contribuyen a que tengan presión arterial elevada y presión arterial alta.

Complicaciones

La presión arterial elevada puede agravarse y transformarse en hipertensión. La hipertensión puede dañar los órganos y aumentar el riesgo de padecer varias enfermedades, como ataques cardíacos, insuficiencia cardíaca, accidentes cerebrovasculares hemorrágicos, aneurismas e insuficiencia renal.

Prevención

Los mismos cambios de estilo de vida saludable recomendados para tratar la presión arterial alta también ayudan a prevenir la hipertensión. Ya lo has oído antes: comer comida saludable, consumir menos sal, hacer ejercicio regularmente, mantener un peso saludable, tomar menos alcohol, controlar el estrés y dejar de fumar. Pero tómate el consejo en serio. Empieza a tomar hábitos saludables desde ahora.

Jan. 15, 2019
References
  1. High blood pressure. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/high-blood-pressure. Accessed Sept. 17, 2018.
  2. Whelton PK, et al. 2017 ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ASH/ASPC/NMA/PCNA Guideline for the prevention, detection, evaluation and management of high blood pressure in adults. Hypertension: A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. 2018;71:E13.
  3. Flynn JT, et al. Clinical practice guideline for screening and management of high blood pressure in children and adults. Pediatrics. 2017;140:e20171904.