Descripción general

El aborto espontáneo es la pérdida espontánea de un embarazo antes de la semana 20. Alrededor del 10 al 20 por ciento de los embarazos conocidos terminan en un aborto espontáneo. Pero el número verdadero probablemente sea mayor, ya que muchos abortos espontáneos ocurren en una etapa tan temprana del embarazo, que una mujer no llega a saber que estaba embarazada.

El término aborto espontáneo es insidioso, porque posiblemente sugiere que algo se hizo mal mientras estabas embarazada. Esto es cierto solo en raras ocasiones. La mayoría de los abortos espontáneos ocurren debido a que el feto no se está desarrollando normalmente.

El aborto espontáneo es una experiencia relativamente frecuente, pero eso no hace que sea más fácil de sobrellevar. Para dar un paso hacia tu sanación emocional, infórmate sobre las causas de un aborto espontáneo, cuáles son los motivos que aumentan los riesgos y qué atención médica podrías necesitar.

Síntomas

La mayoría de los abortos espontáneos ocurren antes de la semana 12 del embarazo.

Los síntomas y signos de un aborto espontáneo incluyen los siguientes:

  • Manchado o sangrado vaginal
  • Dolor o calambres en el abdomen o la parte inferior de la espalda
  • Fluidos o tejidos que salen por la vagina

Si ha salido tejido fetal por la vagina, colócalo en un recipiente limpio y llévalo al consultorio de tu profesional de salud o al hospital para que se lo analice.

Recuerda que la mayoría de las mujeres que presentan manchado o sangrado vaginal durante el primer trimestre continúan teniendo embarazos exitosos.

Causas

Genes o cromosomas anormales

La mayoría de los abortos espontáneos ocurren porque el feto no se está desarrollando normalmente. Alrededor del 50 por ciento de los abortos están asociados a la falta o el exceso de cromosomas. Con mucha frecuencia, los problemas cromosómicos son el resultado de errores que ocurren por casualidad a medida que el embrión se divide y crece, no de problemas heredados de los padres.

Las anomalías cromosómicas podrían llevar a:

  • Ovocito marchito. El óvulo marchito se produce cuando no se forma ningún embrión.
  • Fallecimiento fetal intrauterino. En esta situación, se forma un embrión pero deja de desarrollarse y muere antes de que se presenten síntomas de pérdida del embarazo.
  • Embarazo molar y embarazo molar parcial. Con un embarazo molar, ambos conjuntos de cromosomas provienen del padre. Un embarazo molar está asociado con un crecimiento anormal de la placenta; por lo general, no hay desarrollo fetal.

    Un embarazo molar parcial se produce cuando los cromosomas de la madre permanecen, pero el padre proporciona dos juegos de cromosomas. Un embarazo molar parcial generalmente se asocia con anomalías de la placenta y un feto anormal.

    Los embarazos molares y molares parciales no son embarazos viables. Los embarazos molares y molares parciales a veces pueden estar asociados con cambios cancerosos de la placenta.

Afecciones de salud materna

En algunos casos, la madre puede tener una afección que puede provocar un aborto. Por ejemplo:

  • Diabetes no controlada
  • Infecciones
  • Problemas hormonales
  • Problemas del útero o del cuello uterino
  • Enfermedad de la tiroides

Lo que NO causa un aborto espontáneo

Estas actividades de rutina no provocan abortos espontáneos:

  • Ejercicio, incluidas actividades de gran intensidad, como trotar y andar en bicicleta.
  • Relaciones sexuales.
  • Trabajar, siempre y cuando no estés expuesta a productos químicos o radiación dañinos. Habla con el médico si te preocupan los riesgos relacionados con el trabajo.

Factores de riesgo

Diversos factores aumentan el riesgo de tener un aborto espontáneo, entre ellos, los siguientes:

  • La edad. Las mujeres que tienen más de 35 años presentan un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo que las mujeres más jóvenes. A los 35 años, presentas un riesgo de un 20 % aproximadamente. A los 40 años, el riesgo es de alrededor de un 40 %. Y, a los 45 años, es de un 80 % aproximadamente.
  • Abortos espontáneos anteriores. Las mujeres que han tenido dos o más abortos espontáneos consecutivos presentan un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • Afecciones crónicas. Las mujeres que padecen una afección crónica, como una diabetes no controlada, presentan un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • Problemas del útero o el cuello uterino. Ciertas anomalías en el útero o tejidos débiles en el cuello uterino (insuficiencia de cuello uterino) podrían aumentar el riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • Fumar y consumir alcohol y drogas ilegales. Las mujeres que fuman durante el embarazo presentan un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo que aquellas que no fuman. El consumo excesivo de alcohol y el consumo de drogas ilegales también aumentan el riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • El peso. Tener un peso menor al saludable o tener sobrepeso también son factores que han sido vinculados a un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • Estudios prenatales invasivos. Algunos estudios genéticos prenatales invasivos, como los análisis de vellosidades coriónicas y la amniocentesis, conllevan un pequeño riesgo de tener un aborto espontáneo.

Complicaciones

Algunas mujeres que sufren un aborto espontáneo presentan infección uterina, también llamada aborto séptico. Los signos y síntomas de esta infección incluyen los siguientes:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Sensibilidad en la parte baja del abdomen
  • Secreción vaginal con mal olor

Prevención

A menudo, no hay nada que puedas hacer para prevenir un aborto espontáneo. Solo concéntrate en el cuidado adecuado de tu persona y del bebé:

  • Acude con regularidad a las consultas de atención prenatal.
  • Evita los factores de riesgo conocidos del aborto espontáneo como fumar, beber alcohol y consumir drogas ilegales.
  • Toma un complejo multivitamínico diario.
  • Limita el consumo de cafeína. Un estudio reciente reveló que beber más de dos bebidas con cafeína por día parecía estar relacionado con un riesgo mayor de tener un aborto espontáneo.

Si tienes una afección crónica, trabaja con el equipo de atención médica para poder controlarla.

Dec. 14, 2019
  1. Tulandi T, et al. Spontaneous abortion: Risk factors, etiology, clinical manifestations, and diagnostic evaluation. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 15, 2016.
  2. Strand EA. Increasing the management options for early pregnancy loss: The economics of miscarriage. American Journal of Obstetrics and Gynecology. 2015;212:125.
  3. Robinson GA. Pregnancy loss. Best Practice & Research: Clinical Obstetrics & Gynaecology, 2014;28:169.
  4. Ferri FF. Spontaneous miscarriage. In: Ferri's Clinical Advisor 2016. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Accessed May 15, 2016.
  5. Rink BD, et al. Recurrent pregnancy loss. In: Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed May 15, 2016.
  6. Ectopic pregnancy and miscarriage. National Institute for Health and Care Excellence (NICE). https://www.clinicalkey.com/#!/content/nice_guidelines/65-s2.0-QS69. Accessed May 15, 2016.
  7. Marx JA, et al., eds. Acute complications of pregnancy. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed May 15, 2016.
  8. Tulandi T, et al. Definition and etiology of recurrent pregnancy loss. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 15, 2016.
  9. Tulandi T, et al. Evaluation of couples with recurrent pregnancy loss. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 15, 2016.
  10. Septic abortion. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/gynecology-and-obstetrics/abnormalities-of-pregnancy/septic-abortion. Accessed May 15, 2016.
  11. Tulandi T, et al. Spontaneous abortion: Management. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 15, 2016.
  12. Pregnancy loss. American Family Physician. 2012;85:905.
  13. What is recurrent pregnancy loss (RPL)? American Society for Reproductive Medicine. https://www.asrm.org/uploadedFiles/ASRM_Content/Resources/Patient_Resources/Fact_Sheets_and_Info_Booklets/recurrent_preg_loss.pdf. Accessed May 15, 2016.
  14. Huffman CS, et al. Couples and miscarriage: The influence of gender and reproductive factors on the impact of miscarriage. Women's Health Issues, 2015;25:570.
  15. Para A, et al. Exercise and pregnancy loss. American Family Physician. 2015;91:437. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 15, 2016.
  16. Moscrop A. Can sex during pregnancy cause a miscarriage? A concise history of not knowing. British Journal of General Practice. 2012;62:e308. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3310038/. Accessed May 15, 2016.
  17. Risk factors for miscarriage from a prevention perspective: A nationwide follow-up study. BJOG: An international journal of obstetrics and gynaecology. 2014;121:1375. https://www.clinicalkey.com/#!/content/medline/2-s2.0-24548778. Accessed May 15, 2016.
  18. Louis GMB, et al. Lifestyle and pregnancy loss in a cohort of women recruited before conception: The LIFE study. Fertility and Sterility. In press. Accessed May 15, 2016.
  19. Early pregnancy loss. American College of Obstetricians and Gynecologists. http://www.acog.org/-/media/For-Patients/faq090.pdf. Accessed May 15, 2016.
  20. ACOG Practice Bulletin Number 200: Early pregnancy loss. November 2018. American College of Obstetricians and Gynecologists. Obstetrics and Gynecology. 2018;132:e197.
  21. Wick, MJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. June 5, 2016.