Diagnóstico

Por lo general, no necesitarás consultar con el médico por una erupción por hiedra venenosa. Si lo consultas, te podrá diagnosticar una erupción con solo observar. No es necesario realizar más análisis.

Tratamiento

Por lo general, los tratamientos para hiedra venenosa están limitados a métodos de cuidado personal. A menudo, la erupción cutánea se va sola en dos o tres semanas.

Si la erupción cutánea es generalizada o provoca gran cantidad de ampollas, tu médico puede recetarte un corticoesteroide oral, como la prednisona. Si se produce una infección bacteriana en el lugar de la erupción cutánea, tu médico puede recetarte un antibiótico oral.

Estilo de vida y remedios caseros

Una erupción por hiedra venenosa, tarde o temprano, desaparecerá sola. No obstante, la picazón puede ser compleja de enfrentar, ya que dificulta el sueño. Si te rascas las ampollas, pueden infectarse. A continuación, te damos algunas medidas que puedes tomar para ayudar a controlar la picazón:

  • Aplica una crema con corticoesteroides de venta libre durante los primeros días.
  • Aplica una loción de calamina.
  • Toma antihistamínicos orales, como la difenhidramina (Benadryl, otros), que también pueden ayudarte a dormir mejor.
  • Toma baños de agua fría que contengan un producto de baño a base de avena (Aveeno).
  • Coloca compresas frías y húmedas en la zona afectada durante 15 a 30 minutos varias veces al día.

Preparación para la consulta

Es probable que no necesites tratamiento médico para una erupción por hiedra venenosa, a menos que se disemine ampliamente, persista durante más de unas semanas o se infecte. Si estás preocupado, podrías empezar visitando al médico de atención primaria. Él te puede derivar a un médico que se especialice en trastornos de la piel (dermatólogo).

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, es posible que desees enumerar todos los medicamentos, suplementos y vitaminas que tomas. También, haz una lista de preguntas que te gustaría hacerle al médico sobre la erupción por hiedra venenosa. Por ejemplo:

  • ¿Cuánto durará esta erupción?
  • ¿Es contagiosa?
  • ¿Está bien rascarse?
  • ¿Rascarse puede expandir la erupción?
  • ¿Reventarse las ampollas puede expandir la erupción?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Qué puedo hacer para ayudar a controlar la picazón?
  • Si la erupción no desaparece o empeora, ¿cuándo consideras que debo consultarte otra vez?
  • ¿Cómo puedo evitar que esto ocurra en el futuro?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Has tenido una erupción similar anteriormente?
  • ¿Has pasado tiempo al aire libre recientemente?
  • ¿Qué medidas de tratamiento ya probaste?