La placenta adherida es una enfermedad grave del embarazo que se produce cuando los vasos sanguíneos y otras partes de la placenta crecen de manera excesiva dentro de la pared del útero.

En general, la placenta se despega de la pared del útero después del parto. En la placenta adherida, la totalidad o una parte de la placenta permanece firmemente unida. Esto puede causar una pérdida de sangre grave después del parto.

También es posible que la placenta invada los músculos del útero (placenta penetrante) o perfore la pared del útero (placenta perforante).

La placenta adherida se considera una complicación del embarazo de alto riesgo. Si se sospecha la presencia de placenta adherida durante el embarazo, es probable que necesites un parto prematuro por cesárea seguido de la extracción quirúrgica del útero (histerectomía).

March 28, 2015