Descripción general

Los nervios periféricos envían mensajes desde el cerebro y la médula espinal al resto del cuerpo, ayudándote a hacer cosas como sentir que los pies están fríos y mover los músculos para poder caminar. Hechos de fibras llamadas axones que son aisladas por los tejidos circundantes, los nervios periféricos son frágiles y se dañan fácilmente.

Una lesión nerviosa puede afectar a la capacidad del cerebro para comunicarse con los músculos y los órganos. El daño a los nervios periféricos se llama "neuropatía periférica".

Es importante obtener atención médica para una lesión del nervio periférico tan pronto como sea posible. El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden prevenir las complicaciones y los daños permanentes.