Descripción general

El síndrome de hiperestimulación ovárica afecta a mujeres que reciben medicamentos hormonales inyectables para estimular el desarrollar de los óvulos en los ovarios. Esto puede suceder en mujeres que se someten a técnicas de fecundación in vitro (FIV), inducción de la ovulación o inseminación intrauterina.

El exceso de medicamentos hormonales en el organismo puede causar el síndrome de hiperestimulación ovárica, que provoca dolor e hinchazón de los ovarios. Una pequeña cantidad de mujeres pueden padecer casos graves de síndrome de hiperestimulación ovárica con aumento rápido de peso, dolor abdominal, vómitos y dificultad para respirar.

Con menor frecuencia, el síndrome de hiperestimulación ovárica se manifiesta durante tratamientos de fertilidad con medicamentos que se toman por vía oral, como el clomifeno (Clomid, Serophene). En ocasiones, el síndrome de hiperestimulación ovárica se presenta de manera espontánea, sin relación con tratamientos de fertilidad.

Síntomas

Los síntomas del síndrome de hiperestimulación ovárica a menudo aparecen en menos de 10 días después de utilizar medicamentos inyectables para estimular la ovulación. Los síntomas pueden pasar de leves a graves, y pueden empeorar o mejorar con el tiempo.

Casos leves a moderados de síndrome de hiperestimulación ovárica

En casos leves a moderados de síndrome de hiperestimulación ovárica, los síntomas pueden incluir:

  • Dolor abdominal leve a moderado
  • Hinchazón abdominal o aumento en el tamaño de la cintura
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Dolor con la palpación o sensibilidad en el área de los ovarios
  • Aumento repentino de peso de más de 6,6 libras (3 kilos)

Algunas mujeres que utilizan medicamentos inyectables para la fertilidad contraen una forma leve del síndrome de hiperestimulación ovárica, que desaparece después de una semana. Sin embargo, si se produce un embarazo, los síntomas del síndrome de hiperestimulación ovárica pueden empeorar y durar de varios días a varias semanas.

Casos graves de síndrome de hiperestimulación ovárica

Si se trata de un caso grave de síndrome de hiperestimulación ovárica, podrías tener lo siguiente:

  • Aumento rápido de peso: por ejemplo, de 33 a 44 libras (15 a 20 kilos) en un plazo de 5 a 10 días
  • Dolor abdominal intenso
  • Náuseas y vómitos intensos y persistentes
  • Coágulos sanguíneos en las piernas
  • Menor cantidad de orina
  • Dificultad para respirar
  • Abdomen agrandado o hinchado, tirante

Cuándo consultar con el médico

Si estás con algún tratamiento de fertilidad y experimentas los síntomas del síndrome de hiperestimulación ovárica, cuéntale al médico. Incluso si tienes un caso leve de síndrome de hiperestimulación ovárica, el médico necesita observarte y controlarte para detectar un aumento súbito de peso o un empeoramiento de los síntomas.

Comunícate con el médico de inmediato si tienes dificultad para respirar o si sientes dolor en las piernas durante el tratamiento de fertilidad. Esto puede indicar una situación urgente que requiere atención médica inmediata.

Causas

La causa del síndrome de hiperestimulación ovárica no se entiende del todo, aunque la introducción en el organismo de un nivel alto de gonadotropina coriónica (o coriogonadotropina) humana (HCG), una hormona generalmente producida durante el embarazo, tiene incidencia en este síndrome. Los vasos sanguíneos de los ovarios reaccionan de manera anormal a la gonadotropina coriónica humana y comienzan a perder líquido. Este líquido hincha los ovarios y, a veces, se introduce una gran cantidad en el abdomen.

Durante los tratamientos de fertilidad, la HCG puede administrarse como un «desencadenante» para que un folículo maduro libere su óvulo. El síndrome de hiperestimulación ovárica por lo general se presenta en menos de una semana después de recibir una inyección de gonadotropina coriónica humana. Si quedas embarazada durante un ciclo de tratamiento, el síndrome de hiperestimulación ovárica puede empeorar a medida que el cuerpo comienza a producir su propia gonadotropina coriónica humana en respuesta al embarazo.

Los medicamentos inyectables para la fertilidad tienen mayores probabilidades de causar el síndrome de hiperestimulación ovárica que el tratamiento con clomifeno, que se administra por vía oral en forma de píldora.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de tener síndrome de hiperestimulación ovárica incluyen los siguientes:

  • Síndrome de ovario poliquístico: un trastorno reproductivo frecuente que causa períodos menstruales irregulares, crecimiento excesivo del vello y un aspecto inusual de los ovarios, según se puede observar al realizar una ecografía.
  • Gran cantidad de folículos ováricos
  • Menor de 30 años de edad
  • Bajo peso corporal
  • Nivel de estradiol (estrógeno) alto o que aumenta vertiginosamente antes de una inyección desencadenante de gonadotropina coriónica humana
  • Episodios anteriores de síndrome de hiperestimulación ovárica

En algunos casos, el síndrome de hiperestimulación ovárica afecta a mujeres que no presentan ningún factor de riesgo.

Complicaciones

Aproximadamente entre el 1 y el 2 % de las mujeres que se someten a la estimulación ovárica padecen una forma grave del síndrome de hiperestimulación ovárica. Los casos graves de síndrome de hiperestimulación ovárica son potencialmente mortales. Las complicaciones pueden incluir:

  • Acumulación de líquido en el abdomen y, a veces, en el pecho
  • Alteraciones electrolíticas (sodio, potasio, otros electrolitos)
  • Coágulos sanguíneos en vasos grandes, generalmente en las piernas
  • Insuficiencia renal
  • Rotación de un ovario (torsión ovárica)
  • Rotura de un quiste en un ovario, lo que puede provocar un caso grave de sangrado
  • Problemas respiratorios
  • Pérdida del embarazo por aborto espontáneo o interrupción voluntaria del embarazo debido a complicaciones
  • En raras ocasiones, la muerte

Prevención

Para reducir tus probabilidades de tener síndrome de hiperestimulación ovárica, necesitarás un plan personalizado de medicamentos para la fertilidad. Es de esperar que el médico controle de cerca cada ciclo de tratamiento, lo que incluye ecografías frecuentes para comprobar el desarrollo de los folículos, y análisis de sangre para verificar tus niveles hormonales.

Las estrategias para ayudar a evitar el síndrome de hiperestimulación ovárica incluyen:

  • Ajustar o cambiar los medicamentos. El médico utiliza la dosis más baja posible de gonadotropinas para lograr los objetivos de estimular los ovarios y desencadenar la ovulación. Darles a las mujeres que tienen síndrome de ovario poliquístico el medicamento metformina (Glucophage, Glumetza, otros) durante la estimulación ovárica puede ayudar a evitar la hiperestimulación.
  • Emplear la práctica conocida como inhibición. Si tienes un nivel alto de estrógeno o una gran cantidad de folículos desarrollados, el médico puede indicarte que dejes los medicamentos inyectables y esperes unos días antes de administrarte gonadotropina coriónica humana, que desencadena la ovulación. Esta práctica se conoce como inhibición de las gonadotropinas.
  • Evitar el uso de una inyección desencadenante de gonadotropina coriónica humana. Debido a que el síndrome de hiperestimulación ovárica con frecuencia se presenta después de administrar una inyección desencadenante de gonadotropina coriónica humana, se desarrollaron alternativas a esta hormona utilizando agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina, como la leuprolida (Lupron), como forma de evitar o limitar el síndrome de hiperestimulación ovárica.
  • Congelar embriones. Si planeas someterte a la fecundación in vitro, una posibilidad es extraer todos los folículos (maduros o no) de los ovarios para reducir las probabilidades de tener síndrome de hiperestimulación ovárica. Los folículos maduros se fecundan y se congelan, y se deja descansar a los ovarios. Puedes reanudar el proceso de fecundación in vitro en una fecha posterior, cuando tu cuerpo esté listo.
Aug. 03, 2017
References
  1. Ovarian hyperstimulation syndrome (Síndrome de hiperestimulación ovárica). Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (American Society for Reproductive Medicine). https://www.asrm.org/FACTSHEET_Ovarian_Hyperstimulation_Syndrome/. Último acceso: 29 de agosto de 2016.
  2. Humaidan P, et al. Ovarian hyperstimulation syndrome: Review and new classification criteria for reporting in clinical trials (Síndrome de hiperestimulación ovárica: revisión y nuevos criterios de clasificación para notificaciones en ensayos clínicos). Human Reproduction (Reproducción humana). 2016;31:1997.
  3. Busso CE, et al. Pathogenesis, clinical manifestations, and diagnosis of ovarian hyperstimulation syndrome (Patogénesis, manifestaciones clínicas y diagnóstico del síndrome de hiperestimulación ovárica). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 29 de agosto de 2016.
  4. Hoffman BL, et al. Treatment of the infertile couple (Tratamiento de la pareja infértil). En: Williams Gynecology (Ginecología de Williams). 2.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.com. Último acceso: 29 de agosto de 2016.
  5. Kwik M, et al. Pathophysiology, treatment and prevention of ovarian hyperstimulation syndrome (Patofisiología, tratamiento y prevención del síndrome de hiperestimulación ovárica). Current Opinion in Obstetrics and Gynecology (Opiniones actuales en ginecología y obstetricia). 2016;28:236.
  6. Busso CE, et al. Management of ovarian hyperstimulation syndrome (Tratamiento del síndrome de hiperestimulación ovárica). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 29 de agosto de 2016.
  7. D'Angelo A, et al. Coasting (withholding gonadotrophins) for preventing ovarian hyperstimulation syndrome (Inhibición de gonadotropinas para evitar el síndrome de hiperestimulación ovárica). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD002811.pub3/full. Último acceso: 29 de agosto de 2016.

Síndrome de hiperestimulación ovárica