Descripción general

El síndrome de hiperestimulación ovárica es una respuesta exagerada al exceso de hormonas. Generalmente ocurre en mujeres que reciben medicamentos hormonales inyectables para estimular la formación de óvulos en los ovarios. El síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS, por sus siglas en inglés) hace que los ovarios se hinchen y se vuelvan dolorosos.

El síndrome de hiperestimulación ovárica puede ocurrir en mujeres que se someten a fertilización in vitro (IVF, por sus siglas en inglés) o inducción de la ovulación con medicamentos inyectables. Con menos frecuencia, el síndrome de hiperestimulación ovárica ocurre durante los tratamientos de fertilidad que emplean medicamentos que se administra por vía oral, como el clomifeno.

El tratamiento depende de la gravedad de la afección. El síndrome de hiperestimulación ovárica puede mejorar por sí solo en los casos leves, mientras que los casos graves pueden requerir hospitalización y tratamiento adicional.

Síntomas

Los síntomas del síndrome de hiperestimulación ovárica a menudo comienzan dentro de una semana después de usar medicamentos inyectables para estimular la ovulación, aunque a veces puede tomar dos semanas o más que aparezcan los síntomas. Los síntomas pueden variar de leves a graves y pueden empeorar o mejorar con el tiempo.

Síndrome de hiperestimulación ovárica de leve a moderado

Con el síndrome de hiperestimulación ovárica de leve a moderada, los síntomas pueden incluir:

  • Dolor abdominal de leve a moderado
  • Hinchazón abdominal o aumento del tamaño de la cintura
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Sensibilidad en el área de los ovarios

Algunas mujeres que usan medicamentos inyectables para la fertilidad padecen una forma leve de síndrome de hiperestimulación ovárica. Esto generalmente desaparece después de una semana. Pero, si ocurre un embarazo, los síntomas del síndrome de hiperestimulación ovárica pueden empeorar y durar de varios días a semanas.

Síndrome de estimulación ovárica grave

Si padeces el síndrome de hiperestimulación ovárica grave, podrías tener:

  • Rápido aumento de peso, más de 1 kilogramo (2,2 libras) cada 24 horas
  • Dolor abdominal intenso
  • Náuseas y vómitos graves y persistentes
  • Coágulos sanguíneos
  • Disminución de la orina
  • Falta de aliento
  • Abdomen duro o distendido

Cuándo debes consultar a un médico

Si estás recibiendo tratamientos de fertilidad y tienes síntomas del síndrome de hiperestimulación ovárica, díselo a tu médico. Incluso si tienes un caso leve de síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS, por sus siglas en inglés), tu médico querrá observarte para detectar un aumento repentino de peso o síntomas que empeoran.

Comunícate con tu médico de inmediato si tienes problemas respiratorios o dolor en las piernas durante tu tratamiento de fertilidad. Esto puede indicar una situación urgente que requiere atención médica inmediata.

Causas

La causa del síndrome de hiperestimulación ovárica no se comprende completamente. El hecho de tener un alto nivel de gonadotropina coriónica humana (GCH), una hormona que generalmente se produce durante el embarazo, introducida en tu sistema, tiene un papel importante. Los vasos sanguíneos ováricos reaccionan anormalmente a la gonadotropina coriónica humana y comienzan a gotear líquido. Este líquido inflama los ovarios y, a veces, grandes cantidades se mueven hacia el abdomen.

Durante los tratamientos de fertilidad, la gonadotropina coriónica humana puede administrarse como un "disparador" para que un folículo maduro libere su óvulo. El síndrome de hiperestimulación ovárica generalmente ocurre dentro de una semana después de recibir una inyección de gonadotropina coriónica humana. Si quedas embarazada durante un ciclo de tratamiento, el síndrome de hiperestimulación ovárica puede empeorar a medida que tu cuerpo comienza a producir su propia GCH en respuesta al embarazo.

Los medicamentos inyectables para la fertilidad tienen más probabilidades de causar el síndrome de hiperestimulación ovárica que el tratamiento con clomifeno, un medicamento administrado en forma de píldora que se toma por vía oral. Ocasionalmente, el síndrome de hiperestimulación ovárica ocurre espontáneamente, sin estar relacionado con los tratamientos de fertilidad.

Factores de riesgo

Algunas veces, el síndrome de hiperestimulación ovárica ocurre en mujeres sin ningún factor de riesgo. Pero se sabe que los factores que incrementan tu riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica incluyen:

  • Síndrome del ovario poliquístico: un trastorno reproductivo común que causa períodos menstruales irregulares, crecimiento excesivo de vello y apariencia inusual de los ovarios en el examen de ultrasonido
  • Gran cantidad de folículos
  • Edad menor de 35 años
  • Peso corporal bajo
  • Nivel alto o en aumento de estradiol (estrógeno) antes de una inyección de gonadotropina coriónica humana
  • Episodios previos de síndrome de hiperestimulación ovárica

Complicaciones

El síndrome de hiperestimulación ovárica grave es poco común, pero puede ser potencialmente mortal. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Acumulación de líquido en el abdomen y algunas veces en el pecho
  • Alteraciones electrolíticas (sodio, potasio, otros)
  • Coágulos sanguíneos en vasos grandes, generalmente en las piernas
  • Insuficiencia renal
  • Torsión de un ovario (torsión ovárica)
  • Ruptura de un quiste en un ovario, que puede llevar a sangrado grave
  • Problemas respiratorios
  • Pérdida del embarazo por aborto espontáneo o interrupción del embarazo debido a complicaciones
  • Rara vez, la muerte

Prevención

Para disminuir tus probabilidades de sufrir el síndrome de hiperestimulación ovárica, necesitarás un plan individualizado para tus medicamentos para la fertilidad. Tu médico vigilará cuidadosamente cada ciclo de tratamiento, incluida la realización de ecografías frecuentes para verificar el desarrollo de los folículos y análisis de sangre para verificar tus niveles hormonales.

Las estrategias para ayudar a prevenir el síndrome de hiper estimulación ovárica incluyen:

  • Ajustar los medicamentos. Tu médico utiliza la dosis más baja posible de gonadotropinas para estimular tus ovarios y desencadenar la ovulación.
  • Agregar medicamentos. Algunos medicamentos parecen reducir el riesgo del síndrome de hiperestimulación ovárica sin afectar las probabilidades de embarazo. Estos incluyen aspirina en dosis bajas; agonistas de la dopamina como carbergolina o quinogloide, e infusiones de calcio. La administración de metformina (Glumetza) a mujeres con síndrome de ovario poliquístico durante la estimulación ovárica puede ayudar a prevenir la hiperestimulación.
  • Inhibición de gonadotrofinas. Si tu nivel de estrógeno es alto o tienes un gran número de folículos desarrollados, tu médico puede hacer que dejes de tomar medicamentos inyectables y esperar unos días antes de administrarte gonadotropina coriónica humana, que desencadena la ovulación. Esto se conoce como "inhibición de gonadotrofinas".
  • Evitar el uso de una inyección de gonadotropina coriónica humana . Debido a que el síndrome de hiperestimulación ovárica a menudo se presenta después de que se administra una inyección desencadenante de la gonadotropina coriónica humana, se han desarrollado alternativas a la gonadotropina coriónica humana para el desencadenamiento utilizando agonistas de Gn-RH, como leuprolida (Lupron), como una forma de prevenir o limitar el síndrome de hiperestimulación ovárica.
  • Congelar embriones. Si te estás sometiendo a una fertilización in vitro, todos los folículos (maduros e inmaduros) se pueden extirpar de tus ovarios para reducir la probabilidad de sufrir de síndrome de hiperestimulación ovárica. Los folículos maduros son fertilizados y congelados, y tus ovarios pueden descansar. Puedes reanudar el proceso de fertilización in vitro en una fecha posterior, cuando tu cuerpo esté listo.

March 03, 2020
  1. Prevention and treatment of moderate and severe ovarian hyperstimulation syndrome: A guideline. American Society for Reproductive Medicine. Fertility and Sterility. 2016; doi: 10.1016/j.fertnstert.2016.08.048.
  2. Timmons D, et al. Ovarian hyperstimulation syndrome: A review for emergency clinicians. American Journal of Emergency Medicine. 2019; doi: 10.1016/j.ajem.2019.05.018.
  3. DeCherney AH, et al., eds. Assisted reproductive technologies: In vitro fertilization & related techniques. In: Current Diagnosis & Treatment: Obstetrics & Gynecology. 12th ed. McGraw-Hill Education; 2019. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Sept. 9, 2019.
  4. Nelson SM. Prevention and management of ovarian hyperstimulation syndrome. Thrombosis Research. 2019; doi:10.1016/S0049-3848(17)30070-1.
  5. Busso CE, et al. Management of ovarian hyperstimulation syndrome. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 11, 2019.
  6. Kwik M, et al. Pathophysiology, treatment and prevention of ovarian hyperstimulation syndrome. Current Opinion in Obstetrics and Gynecology. 2016; doi:10.1097/GCO.0000000000000284.
  7. Farqhuar C, et al. Management of ovarian stimulation for IVF: Narrative review of evidence provided for World Health Organization guidance. Reproductive Biomedicine Online. 2017; doi:10.1016/j.rbmo.2017.03.024.

Síndrome de hiperestimulación ovárica