El tratamiento de la osteoporosis puede involucrar medicamentos junto con un cambio en el estilo de vida. Obtén las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes sobre el tratamiento de la osteoporosis.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si te estás sometiendo a un tratamiento contra la osteoporosis, estás dando un paso en la dirección correcta hacia una buena salud ósea. Sin embargo, es posible que tengas preguntas acerca de tu terapia. El medicamento que estás tomando, ¿es el mejor para ti? ¿Por cuánto tiempo tendrás que tomarlo? ¿Por qué el médico te recomienda tomar una tableta por semana cuando tu amigo toma una tableta por mes?

Los bisfosfonatos son los medicamentos que se recetan con mayor frecuencia para el tratamiento de la osteoporosis. Algunos de estos pueden ser:

  • Alendronato (Fosamax)
  • Risedronato (Actonel)
  • Ibandronato (Boniva)
  • Ácido zoledrónico (Reclast)

Las hormonas, como el estrógeno, pueden tener un papel en la prevención y el tratamiento de la osteoporosis. Sin embargo, ha habido preocupación sobre los efectos secundarios potenciales asociados al uso de la terapia hormonal. Actualmente, se recomienda usar la menor dosis de hormonas durante el período más corto posible.

Aun así, las mujeres que tienen motivos, como síntomas menopáusicos, para considerar el uso de hormonas pueden evaluar el beneficio de mejorar su salud ósea al tomar la decisión.

También se aprobaron algunos medicamentos similares a las hormonas para prevenir y tratar la osteoporosis, como el raloxifeno (Evista).

El denosumab (Prolia, Xgeva) es un medicamento más nuevo que reduce el riesgo de tener una fractura osteoporótica en mujeres y hombres. El denosumab, que no está relacionado con los bisfosfonatos, podría estar indicado en las personas que no pueden tomar bisfosfonatos, como las que padecen función renal disminuida.

La teriparatida (Forteo) generalmente está reservada para hombres y mujeres posmenopáusicas que tienen muy baja densidad ósea, que han sufrido fracturas o que tienen osteoporosis causada por medicamentos esteroides. La teriparatida tiene el potencial de reconstruir los huesos.

La abaloparatida (Tymlos) es el medicamento más nuevo para tratar la osteoporosis. Al igual que la teriparatida, tiene el potencial de reconstruir los huesos. En un ensayo comparativo de estos dos tratamientos, al parecer, la abaloparatida fue tan eficaz como la teriparatida, pero presentó menos probabilidades de provocar un exceso de calcio.

A excepción de la teriparatida, los medicamentos para la osteoporosis retrasan la descomposición ósea. Los huesos saludables se descomponen y reconstruyen constantemente.

A medida que envejeces, especialmente después de la menopausia, los huesos se desgastan más rápido. Como la reconstrucción ósea no puede mantenerse al mismo ritmo, los huesos se deterioran y se debilitan.

Los medicamentos para la osteoporosis básicamente frenan el proceso. Estos medicamentos mantienen eficazmente la densidad ósea y disminuyen el riesgo de sufrir fracturas debido a la osteoporosis.

Los medicamentos de la clase «bisfosfonatos» son más parecidos que diferentes. Todos ellos ayudan a mantener la densidad ósea. Además, se ha demostrado que todos los bisfosfonatos reducen las posibilidades de sufrir una fractura.

La decisión de tomar un medicamento en lugar de otro a menudo se basa en lo siguiente:

  • Preferencias
  • Practicidad
  • Cumplimiento con la pauta posológica
  • Costo, incluso si el medicamento es la opción «preferida» en la lista de medicamentos aceptables de su compañía de seguros (formulario) o no

El médico podría recomendarte una dosis mensual de medicamento si la tolerarás o aceptarás mejor. Sin embargo, si es probable que te olvides de tomar el medicamento cuando lo tomas una vez por mes, es posible que te vaya mejor tomándolo una vez por semana.

Los medicamentos como denosumab, teriparatida y abaloparatida pueden ser consumidos por cualquier persona con osteoporosis, pero es más probable que se recomienden para las personas con situaciones únicas, tales como la osteoporosis grave con muy baja densidad ósea, fracturas múltiples, consumo de esteroides y personas jóvenes.

Estos medicamentos, que son inyectables, también se pueden administrar en personas que no toleran el bisfosfonato oral. Las formas intravenosas del ácido zoledrónico y del ibandronato también pueden ser una buena opción para quienes no toleran el bisfosfonato oral.

Las píldoras de bisfosfonato no se absorben bien en el estómago. Los efectos secundarios principales de los comprimidos de bisfosfonato son malestar estomacal y acidez estomacal. Los tipos genéricos de estos medicamentos pueden ser más propensos a causar estos efectos secundarios.

Para aliviar estos posibles efectos secundarios, toma el medicamento con un vaso grande de agua y con el estómago vacío. No te recuestes, te inclines ni comas durante 30 a 60 minutos para evitar que el medicamento vaya al esófago. Cuando termine el tiempo de espera recomendado, come para neutralizar el medicamento que quede.

La mayoría de las personas que siguen estos pasos no tienen estos efectos secundarios. Sin embargo, es posible tomar el medicamento correctamente e igualmente tener malestar o acidez estomacal.

Las formas de los bisfosfonatos administradas por infusión no causan malestar estomacal. Además, es posible que para algunas mujeres sea más fácil programar una infusión cada tres meses o una vez por año que recordar tomar una píldora por semana o por mes.

Sin embargo, estos medicamentos pueden causar síntomas gripales en algunas personas. Puedes disminuir el efecto si tomas paracetamol/acetaminofeno (Tylenol u otros) antes y después de la infusión.

Existen dos medicamentos administrados por infusión (aquellos que se inyectan directamente en la vena) que se han aprobado para el tratamiento de la osteoporosis:

  • Ibandronato (Boniva), que se inyecta una vez cada tres meses
  • Ácido zoledrónico (Reclast), que se inyecta una vez por año

El tratamiento a largo plazo con bisfosfonatos se ha relacionado con un problema poco frecuente en el que el extremo superior del fémur se fisura y puede fracturarse. Esta lesión, conocida como «fractura femoral anormal», puede provocar dolor en el muslo o en la ingle que comienza de manera sutil y puede empeorar de forma paulatina.

Los bisfosfonatos también pueden causar osteonecrosis de la mandíbula, afección poco frecuente en la que una parte de la mandíbula tarda en curarse o no se cura, por lo general, después de la extracción de un diente. Esto suele ocurrir en personas que tienen cáncer en los huesos y que toman dosis más grandes de un bisfosfonato de las que se usan generalmente para tratar la osteoporosis.

No se sabe con exactitud por cuánto tiempo hay que tomar los bisfosfonatos, debido a que faltan estudios a largo plazo. Se demostró que los bisfosfonatos son seguros y eficaces durante un tratamiento de hasta 10 años, según el medicamento.

No obstante, incluso si suspendes la medicación, los efectos positivos pueden persistir. Esto es así porque después de tomar bisfosfonatos durante un tiempo, el medicamento permanece en los huesos.

Debido a este efecto persistente, la mayoría de los expertos creen que es razonable pensar que las personas que reaccionan bien al tratamiento —aquellas que no se fracturaron huesos y mantienen la densidad ósea— puedan descansar de los bisfosfonatos después de haberlos tomado durante cinco años. Pero si tu riesgo de fracturas es muy alto o si la densidad ósea de la cadera es muy baja, tomarse un descanso de la medicación para tratar la osteoporosis tal vez no sea una buena idea.

Los medicamentos para la osteoporosis reducen la probabilidad de sufrir fracturas, pero no eliminan totalmente el riesgo. Si sufres una fractura mientras recibes tratamiento, el médico volverá a evaluarte para determinar si tienes otros problemas que podrían haber contribuido a la fractura del hueso.

En función del resultado de esa evaluación, es posible que seas candidato para recibir una terapia de regeneración ósea más agresiva, como teriparatida. Otra opción puede ser recibir un tipo de medicamento más nuevo para la osteoporosis denominado «denosumab».

No dependas por completo de los medicamentos como único tratamiento para la osteoporosis. Estas prácticas también son importantes:

  • Haz ejercicio. Las actividades físicas que implican soportar peso y los ejercicios que mejoran el equilibrio y la postura pueden fortalecer los huesos y reducir la probabilidad de fracturarte. Mientras más activo y sano seas a medida que envejeces, menos probabilidades tendrás de caerte y fracturarte un hueso.
  • Aliméntate bien. Lleva una dieta saludable y asegúrate de obtener una cantidad suficiente de calcio y vitamina D.
  • Deja de fumar. El tabaquismo acelera la disminución de la masa ósea.
  • Limita el consumo de alcohol. Si optas por beber alcohol, hazlo con moderación. En el caso de las mujeres sanas, esto significa hasta una copa por día.
June 13, 2018