Diagnóstico

Se puede medir tu densidad ósea con una máquina que usa niveles bajos de rayos X para determinar la proporción de mineral en tus huesos. Durante esta prueba, que es indolora, te acuestas sobre una mesa acolchada y un escáner pasa por encima de tu cuerpo. En la mayoría de los casos, solo se examinan algunos huesos — generalmente en la cadera, la muñeca, y la columna.

Tratamiento

Las recomendaciones para tratamiento con frecuencia están basadas en un cálculo de tu riesgo de quebrarte un hueso en los próximos 10 años, usando información como la prueba de densidad ósea. Si el riesgo no es muy alto, el tratamiento quizás no incluya medicación, y se enfoque en modificar los factores de riesgo para pérdida ósea y caídas.

Los medicamentos que se recetan más frecuentemente para la osteoporosis, tanto para hombres como para mujeres con un riesgo más alto de fractura, son los bifosfonatos. Los ejemplos incluyen:

  • Alendronato (Fosamax)
  • Risedronato (Actonel, Atelvia)
  • Ibandronato (Boniva)
  • Ácido zoledrónico (Reclast)

Los efectos secundarios incluyen náuseas, dolor abdominal, y síntomas similares a la acidez estomacal. Es menos probable que se presenten efectos secundarios si el medicamento se toma según lo indicado. Las formas intravenosas de los bifostonatos no causan malestar estomacal, pero pueden provocar fiebre, dolores de cabeza y dolores musculares por hasta tres días. Y puede ser más fácil programar una inyección trimestral o anual que recordar la toma de una tableta semanal o mensual, aunque puede ser más costoso.

Utilizar la terapia de bifosfonatos durante más de cinco años se ha relacionado con un problema muy poco frecuente en el que la mitad del fémur se fisura e incluso se fractura completamente.

Los bifosfonatos también tienen probabilidad de afectar la mandíbula. La osteonecrosis de la mandíbula es un trastorno raro que puede ocurrir típicamente después de una extracción dental, cuando una sección del hueso de la mandíbula no sana después de la extracción. Deberás haberte hecho un examen dental recientemente antes de comenzar a tomar bifosfonatos.

Biophosphonates

For both men and women at increased risk of fracture, the most widely prescribed osteoporosis medications are bisphosphonates. Examples include:

  • Alendronate (Binosto, Fosamax)
  • Risedronate (Actonel, Atelvia)
  • Ibandronate (Boniva)
  • Zoledronic acid (Reclast, Zometa)

Side effects include nausea, abdominal pain and heartburn-like symptoms. These are less likely to occur if the medicine is taken properly.

Intravenous forms of bisphosphonates don't cause stomach upset but can cause fever, headache and muscle aches for up to three days. It might be easier to schedule a quarterly or yearly injection than to remember to take a weekly or monthly pill, but it can be more costly to do so.

Monoclonal antibody medications

Compared with bisphosphonates, denosumab (Prolia, Xgeva) produces similar or better bone density results and reduces the chance of all types of fractures. Denosumab is delivered via a shot under the skin every six months.

If you take denosumab, you might have to continue to do so indefinitely. Recent research indicates there could be a high risk of spinal column fractures after stopping the drug.

A very rare complication of bisphosphonates and denosumab is a break or crack in the middle of the thighbone.

A second rare complication is delayed healing of the jawbone (osteonecrosis of the jaw). This can occur after an invasive dental procedure such as removing a tooth.

You should have a dental examination before starting these medications, and you should continue to take good care of your teeth and see your dentist regularly while on them. Make sure your dentist knows that you're taking these medications.

Terapia de reemplazo hormonal

El estrógeno, especialmente cuando se comienza a tomar inmediatamente después de la menopausia, puede ayudar a mantener la densidad ósea. Si embargo, la terapia con estrógeno puede aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos, de cáncer de endometrio, de cáncer de mama y probablemente, de enfermedades cardíacas. Por lo tanto, el estrógeno se usa habitualmente para la salud ósea de mujeres jóvenes o en mujeres cuyos síntomas menopáusicos también requieren tratamiento.

El raloxifeno (Evista) imita los efectos beneficiosos de los estrógenos sobre la densidad ósea en las mujeres posmenopáusicas, sin algunos de los riesgos asociados con el estrógeno. Tomar este medicamento puede reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer de mama. Los sofocos son un efecto secundario frecuente. El raloxifeno también puede aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos.

En los hombres, la osteoporosis se puede asociar con un deterioro gradual de los niveles de testosterona relacionado con la edad. La terapia de reemplazo de testosterona puede ayudar a mejorar los síntomas de la testosterona baja, pero se han estudiado mejor los medicamentos para la osteoporosis como tratamiento para esta enfermedad en los hombres, y por lo tanto, se recomienda tomarlos solos o además de la testosterona.

Bone-building medications

If you can't tolerate the more common treatments for osteoporosis — or if they don't work well enough — your doctor might suggest trying:

  • Teriparatide (Forteo). This powerful drug is similar to parathyroid hormone and stimulates new bone growth. It's given by daily injection under the skin. After two years of treatment with teriparatide, another osteoporosis drug is taken to maintain the new bone growth.
  • Abaloparatide (Tymlos) is another drug similar to parathyroid hormone. You can take it for only two years, which will be followed by another osteoporosis medication.
  • Romosozumab (Evenity). This is the newest bone-building medication to treat osteoporosis. It is given as an injection every month at your doctor's office. It is limited to one year of treatment, followed by other osteoporosis medications.

Estilo de vida y remedios caseros

Las medidas a continuación pueden ayudar a disminuir el riesgo de padecer osteoporosis o tener fracturas en los huesos:

  • No fumes. Fumar aumenta la proporción de pérdida ósea y las posibilidades de fractura.
  • Evita el consumo excesivo de alcohol. Consumir más de dos bebidas alcohólicas por día puede disminuir la formación de masa ósea. Estar bajo la influencia del alcohol también puede aumentar el riesgo de caerte.
  • Evita las caídas. Usa calzado de tacones bajos con suelas antideslizantes y revisa tu casa para ver si hay cables eléctricos, alfombras y superficies resbaladizas que puedan hacerte tropezar o caer. Mantén las habitaciones bien iluminadas, instala barras de agarre en el interior y el exterior de la puerta de la ducha y asegúrate de que puedes acostarte y levantarte fácilmente de la cama.

Medicina alternativa

La proteína de soja parece actuar de manera similar al estrógeno en el tejido óseo. Algunos estudios indican que se reduce el riesgo de fracturas de hueso en las mujeres asiáticas posmenopáusicas que consumen cantidades más elevadas de proteína de soja. Pero las mujeres que tienen antecedentes familiares o personales de cáncer de mama deben tener cuidado con la soja. La mayoría de los productos de soja comunes no ha demostrado reducir la posibilidad de fracturas.

El ipriflavone es un producto, fabricado en un laboratorio, derivado de uno de los isoflavones encontrados en la soja. Cuando se combina con el calcio, el ipriflavone parece prevenir la pérdida ósea y reducir el dolor asociado con la compresión de las fracturas en la columna.

Preparación para la consulta

Tu doctor de familia quizás sugiera que te hagas un examen de densidad ósea. Se recomienda un examen para detectar la osteoporosis para todas las mujeres que tienen alrededor de 65 años. Otras pautas también recomiendan un examen para detectar la osteoporosis para los hombres que tienen alrededor de 70 años, en especial si tienen problemas de salud que puedan provocar osteoporosis.

Si el resultado del examen de densidad ósea es muy anormal o tienes otros problemas de salud complejos, es posible que te deriven a un médico especializado en trastornos del metabolismo (endocrinólogo) o a un médico especializado en enfermedades de las articulaciones, músculos y huesos (reumatólogo).

A continuación, te damos información que te ayudará a prepararte para la consulta y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas que tengas, aunque quizás no presentes ninguno.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes actualmente o que hayas tomado en el pasado. Registrar el tipo y la dosis de los suplementos con calcio y vitamina D resulta especialmente útil, debido a que hay diferentes preparados disponibles. Si no estás seguro de qué información podría necesitar el médico, lleva los frascos contigo.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico.

Tu visita con el médico es limitada; por eso preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En el caso de la osteoporosis, algunas preguntas básicas para hacer al médico son:

  • ¿Será necesario que me realicen exámenes para detectar la osteoporosis?
  • ¿Qué tipos de exámenes necesito para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Qué tipos de efectos secundarios suele ocasionar el tratamiento?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • ¿Hay alternativas al enfoque que me ha sugerido?
  • Tengo otras enfermedades. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción de actividad?
  • ¿Debo cambiar mi dieta?
  • ¿Debo tomar suplementos?
  • ¿Existe algún programa de fisioterapia que pueda ayudarme?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar caídas?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en preguntar si no entiendes algo durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Has tenido alguna fractura o huesos rotos?
  • ¿Cómo es tu dieta diariamente, especialmente de lácteos? ¿Piensas que tomas suficiente calcio? ¿Y de vitamina D?
  • ¿Tomas alguna vitamina o suplemento?
  • ¿Con qué frecuencia haces ejercicio? ¿Qué tipo de ejercicio realizas?
  • ¿Cómo estás de equilibrio? ¿Has tenido alguna caída?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de osteoporosis?
  • ¿Tienes algún familiar que haya tenido fracturas, especialmente: se fracturó la cadera alguno de tus padres?
  • ¿Te hicieron alguna vez una cirugía de estómago o intestinal?
  • ¿Has usado corticoesteroides (prednisona, cortisona) en forma de tabletas, inyecciones o cremas?