Diagnóstico

Durante la exploración física, el médico examinará detenidamente la articulación afectada, comprobará si hay dolor con la palpación, hinchazón o enrojecimiento, y probará la amplitud de movimiento de la articulación. El médico también puede recomendar diagnósticos por imágenes y análisis de laboratorio.

Pruebas por imágenes

Se pueden obtener imágenes de la articulación afectada mediante pruebas por imágenes. Por ejemplo:

  • Radiografías. El cartílago no se puede ver en las radiografías, pero se identifica la pérdida del cartílago mediante el estrechamiento del espacio entre los huesos de la articulación. En una radiografía también se pueden ver osteofitos alrededor de una articulación. Algunas personas pueden obtener evidencia de osteoartritis mediante radiografía antes de presentar síntomas.
  • Resonancia magnética (RM). La resonancia magnética usa ondas radioeléctricas y un campo magnético potente para producir imágenes detalladas de los huesos y tejidos blandos, entre ellos el cartílago. Generalmente no se necesita una resonancia magnética para diagnosticar osteoartritis, pero podría ayudar a proporcionar más información en casos complejos.

Análisis de laboratorio

Analizar tu sangre o el líquido articular puede ayudar a confirmar el diagnóstico.

  • Análisis de sangre. Si bien no existe un análisis de sangre para la artrosis, ciertas pruebas pueden ayudar a descartar otras causas para el dolor de las articulaciones, como la artritis reumatoide.
  • Análisis del líquido articular. Es posible que el médico use una aguja para extraer el líquido de la articulación afectada. Examinar y analizar el líquido de la articulación puede determinar si hay inflamación y si el dolor es causado por gota o por una infección.

Tratamiento

Actualmente, el proceso oculto de la osteoartritis no se puede revertir pero, por lo general, los síntomas se pueden tratar de forma eficaz mediante cambios en el estilo de vida, fisioterapia y otros tipos de terapia, así como medicamentos y cirugía. En general, hacer ejercicio y tener un peso saludable son las formas más importantes de tratar la osteoartritis. El médico también podría recomendar lo siguiente:

Medicamentos

Los síntomas de la osteoartritis, sobre todo el dolor, se pueden mejorar con ciertos medicamentos, como los siguientes:

  • Paracetamol. El paracetamol (Tylenol, otros) ha demostrado ser eficaz en las personas con osteoartritis y con dolor leve a moderado. Tomar una dosis mayor que la recomendada de paracetamol puede causar daños en el hígado.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE). Los AINE de venta libre, incluidos el ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros) y el naproxeno sódico (Aleve y otros), tomados en las dosis recomendadas, suelen aliviar el dolor de la osteoartritis. Los AINE más potentes, disponibles con receta, también pueden reducir levemente la inflamación junto con el alivio del dolor.

    Los AINE pueden causar malestar estomacal, problemas cardiovasculares, problemas de sangrado y daños en el hígado y los riñones. Los AINE tópicos tienen menos efectos secundarios y pueden aliviar el dolor igual de bien.

  • Duloxetina (Cymbalta). Esta medicación normalmente se usa como antidepresivo, pero también está aprobada para tratar el dolor crónico, incluido el dolor de la osteoartritis.

Terapia

  • Fisioterapia. Un fisioterapeuta puede trabajar contigo para crear un programa de ejercicios individualizado que te fortalecerá los músculos que rodean las articulaciones, aumentará la amplitud de movimiento y reducirá el dolor. Los ejercicios suaves que hagas con regularidad por tu cuenta, como nadar o caminar, pueden ser igualmente eficaces.
  • Terapia ocupacional. Un terapeuta ocupacional puede ayudarte a descubrir formas de hacer las tareas cotidianas o de hacer tu trabajo sin agregar un esfuerzo adicional para la articulación ya dolorida. Por ejemplo, si tienes artrosis, un cepillo de dientes con un mango grande puede hacer que te cepilles los dientes más fácilmente. Si tienes artrosis en las rodillas, un banco debajo de la ducha podría aliviar el dolor relacionado con estar de pie.
  • Taichí y yoga. Estas terapias del movimiento incluyen estiramientos y ejercicios suaves combinados con respiraciones profundas. Muchas personas usan estas terapias para reducir el estrés en su vida, y la investigación sugiere que el taichí y el yoga pueden reducir el dolor de la artrosis y mejorar el movimiento. Si el instructor a cargo tiene los conocimientos correspondientes, estas terapias son seguras. Evita los movimientos que te causen dolor en las articulaciones.

Cirugía y otros procedimientos

Si los tratamientos conservadores no te ayudan, puedes tener en cuenta procedimientos como los siguientes:

  • Inyecciones de cortisona. Las inyecciones de medicamentos corticoesteroides pueden aliviar el dolor en la articulación. Durante este procedimiento, el médico adormece la zona alrededor de la articulación, coloca una aguja en el espacio dentro de la articulación e inyecta el medicamento. La cantidad de inyecciones de cortisona que puedes recibir por año suele estar limitada a tres o cuatro inyecciones, porque el medicamento puede empeorar el daño en la articulación con el transcurso del tiempo.
  • Inyecciones para lubricación. Las inyecciones de ácido hialurónico pueden aliviar el dolor ya que proporcionan cierta amortiguación en la rodilla, a pesar de que, en algunas investigaciones, se sugiere que estas inyecciones no alivian el dolor más que un placebo. El ácido hialurónico es similar a un componente que se encuentra normalmente en el líquido de la articulación.
  • Realineación de huesos. Si la artrosis ha dañado un lado de la rodilla más que el otro, una osteotomía podría ser útil. En una osteotomía de rodilla, el cirujano corta el hueso por arriba o por abajo de la rodilla y quita o agrega una porción de hueso. De esta manera, se traslada el peso del cuerpo de la parte desgastada de la rodilla a la otra parte.
  • Reemplazo articular. En la cirugía de reemplazo articular (artroplastia), el cirujano quita las superficies articulares dañadas y las reemplaza con piezas de plástico y metal. Los riesgos quirúrgicos incluyen infecciones y coágulos sanguíneos. Las articulaciones artificiales pueden desgastarse o aflojarse, por lo que es posible que deban reemplazarse con el tiempo.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Los cambios en el estilo de vida pueden marcar una diferencia considerable en los síntomas de la artrosis. Hay otros tratamientos caseros que pueden ayudar. A continuación encontrarás algunas medidas que puedes probar:

  • Haz ejercicio. El ejercicio puede aumentar la resistencia y la fuerza de los músculos que rodean la articulación, lo que mejora la estabilidad de esta. Intenta caminar, andar en bicicleta o nadar. Si sientes un dolor nuevo en la articulación, suspende la actividad física.

    Si sientes un dolor nuevo durante varias horas después de hacer ejercicio, es probable que te hayas exigido demasiado, pero no significa que te hayas dañado de forma importante o que debas dejar de ejercitarte. Simplemente retoma la actividad física uno o dos días después con un nivel de intensidad algo menor.

  • Baja de peso. La obesidad o, incluso, un poco de sobrepeso aumenta la tensión en las articulaciones que sostienen el peso, por ejemplo, en las rodillas y caderas. Incluso bajar unos pocos kilos puede aliviar un poco la presión y reducir el dolor.

    Habla con un dietista sobre formas saludables de bajar de peso. La mayoría de las personas combinan cambios en su dieta con una mayor cantidad de actividad física.

  • Utiliza calor y frío para tratar el dolor. Tanto el calor como el frío pueden aliviar el dolor de las articulaciones. Además, el calor alivia la rigidez, y el frío puede aliviar los espasmos musculares y el dolor.
  • Capsaicina. Usar capsaicina (un componente activo de los pimientos picantes) tópica en una articulación con artritis puede ser una alternativa para las personas que no pueden tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE). Es posible que, para notar los beneficios, haya que aplicarla de forma constante entre tres y cuatro veces por día durante varias semanas. Asegúrate de lavarte bien las manos luego de aplicar la crema de capsaicina.
  • Aplica cremas analgésicas de venta libre. Las cremas y los geles que se pueden comprar en las farmacias ofrecen un alivio temporal al dolor de la artrosis. Algunas cremas anestesian el dolor al crear una sensación de calor o frío.

    Otras cremas contienen medicamentos, por ejemplo, compuestos similares a la aspirina, los cuales absorbe la piel. Las cremas analgésicas ofrecen mejores resultados si se aplican en las articulaciones cercanas a la superficie de la piel, como las rodillas y los dedos.

  • Dispositivos de inmovilización y plantillas ortopédicas. El médico podría recomendar plantillas ortopédicas y otros dispositivos que pueden ayudar a reducir el dolor cuando estás parado o caminas. Estos dispositivos pueden inmovilizar o sostener la articulación para ayudar a reducir la presión sobre ella.
  • Vendaje de rodilla. La cinta adhesiva elástica ayuda a aliviar el dolor de la artrosis de rodilla. Solicita a un médico o fisioterapeuta que te indique cuál es la mejor manera de colocar la cinta adhesiva.
  • Utiliza dispositivos de asistencia. Los dispositivos de asistencia pueden facilitar tus movimientos sin poner demasiada tensión sobre la articulación dolorida. Un bastón podría reducir el peso sobre una rodilla o las caderas cuando caminas. Lleva el bastón en la mano opuesta a la pierna dolorida.

    Las herramientas de sujeción y agarre pueden facilitar los trabajos en la cocina si tienes artrosis en los dedos. El médico o terapeuta ocupacional podrían brindarte consejos sobre qué tipos de dispositivos de asistencia pueden ayudarte. También puedes buscar ideas en catálogos y farmacias.

Medicina alternativa

Diversos tratamientos de medicina complementaria y alternativa pueden ayudar a aliviar los síntomas de la artrosis. Los tratamientos que han resultado prometedores para la artrosis comprenden:

  • Acupuntura. Algunos estudios indican que la acupuntura puede aliviar el dolor y mejorar la función en personas con artrosis de rodilla. Durante una sesión de acupuntura, se insertan agujas tan finas como un cabello en puntos precisos del cuerpo.
  • Glucosamina y condroitina. Los resultados de los estudios han sido dispares con respecto a estos suplementos nutricionales. En unos pocos estudios, se encontraron beneficios para las personas con artrosis, mientras que la mayoría indica que estos suplementos no funcionan mejor que un placebo.

    No uses glucosamina si eres alérgico a los mariscos. La glucosamina y la condroitina pueden interactuar con los anticoagulantes, como la warfarina, y causar problemas de sangrado.

  • Lípidos insaponificables de aguacate y soja. Este suplemento nutricional, una mezcla de aceites de aguacate y de soja, se usa ampliamente en Europa para tratar la artrosis de rodilla y de cadera. Actúa como antiinflamatorio, y según se comprobó en algunos estudios, puede retrasar o incluso evitar el daño a las articulaciones.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Los cambios en el estilo de vida y ciertos tratamientos son clave para tratar los dolores y discapacidades, pero otro componente importante del tratamiento es tu propia perspectiva de la vida. Tu capacidad de enfrentar problemas a pesar de los dolores y discapacidades provocados por la osteoartritis suele determinar cuánto afectará la enfermedad tu vida diaria. Habla con tu médico si te sientes frustrado, dado que él puede darte ideas para enfrentar los problemas o derivarte a alguien que te pueda ayudar.

Preparación para la consulta

Si bien en un principio es probable que consultes a tu médico de cabecera, es posible que él te derive a un médico que se especialice en trastornos de las articulaciones (reumatólogo) o cirugías ortopédicas.

Qué puedes hacer

Tal vez desees escribir una lista que incluya:

  • Descripciones detalladas de tus síntomas
  • Información sobre problemas de salud que hayas tenido
  • Información sobre los problemas de salud de tus padres o tus hermanos
  • Todos los medicamentos y suplementos dietéticos de venta libre y recetados que estés tomando, y las dosis
  • Preguntas que desees hacerle al médico

Qué esperar del médico

El médico puede hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzó tu dolor articular?
  • ¿El dolor es continuo, o aparece y desaparece?
  • ¿Alguna actividad en particular mejora o empeora el dolor?
  • ¿Alguna vez te lesionaste esta articulación?
March 06, 2018
References
  1. Glyn-Jones S, et al. Osteoarthritis (Artrosis). The Lancet. 2015;386:376.
  2. Goldman L, et al., eds. Osteoarthritis (Artrosis). En: Goldman-Cecil Medicine (Medicina de Cecil-Goldman). 25.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 31 de enero de 2016.
  3. Osteoarthritis (Artrosis). Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases). http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Osteoarthritis/default.asp. Último acceso: 4 de febrero de 2016.
  4. Ferri FF. Osteoarthritis (Artrosis). En: Ferri’s Clinical Advisor 2016 (Consejos clínicos de Ferri 2016). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 31 de enero de 2016.
  5. Kalunian KC. Risk factors and possible causes of osteoarthritis (Factores de riesgo y posibles causas de la artrosis). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de febrero de 2016.
  6. Zheng H, et al. Body mass index and risk of knee osteoarthritis: Systematic review and meta-analysis of prospective studies (Índice de masa corporal y riesgo de osteoartritis de rodilla: revisión sistemática y metanálisis de estudios prospectivos). BMJ Open. 2015;5:1.
  7. Kalunian KC. Nonpharmacologic therapy of osteoarthritis (Terapia no farmacológica de la artrosis). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de febrero de 2016.
  8. Percope de Andrade MA. Supplementary methods in the nonsurgical treatment of osteoarthritis (Métodos suplementarios en el tratamiento no quirúrgico de la artrosis). Arthroscopy (Artroscopia). The Journal of Arthroscopic and Related Surgery (Revista de Artroscopia y Cirugías Relacionadas). 2015;31:785.
  9. Total knee replacement (Reemplazo total de rodilla). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00389. Último acceso: 1 de febrero de 2016.
  10. Henrotin Y, et al. What is the current status of chondroitin sulfate and glucosamine for the treatment of knee osteoarthritis? (¿Cuál es el estado actual del sulfato de condroitina y la glucosamina para el tratamiento de la artrosis de rodilla?). Maturitas. 2014;78:184.
  11. Christiansen BA, et al. Management of osteoarthritis with avocado/soybean unsaponifiables (Tratamiento de la artrosis con lípidos insaponificables de aguacate y soja). Cartilage (Cartílago). 2015;6:30.
  12. Cheung C, et al. Effects of yoga on symptoms, physical function, and psychosocial outcomes in adults with osteoarthritis (Efectos de la práctica de yoga sobre los síntomas, la función física y los resultados psicosociales en adultos con artrosis). American Journal of Physical Medicine Rehabilitation (Revista Estadounidense de Rehabilitación Médica Física). 2016;95:139.
  13. Moonaz S, et al. Yoga in sedentary adults with arthritis: Effects of a randomized controlled pragmatic trial (Yoga en adultos sedentarios con artritis: efectos de un ensayo pragmático controlado y aleatorizado). Journal of Rheumatology (Revista de Reumatología). 2015;42:1194.
  14. Chang-Miller A (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 25 de febrero de 2016.