Descripción general

La apnea obstructiva del sueño es probablemente el trastorno del sueño más grave. Ocasiona que la respiración se detenga y se reanude repetidamente mientras duermes.

Hay varios tipos de apnea del sueño, pero la más común es la apnea obstructiva del sueño. Este tipo de apnea se presenta cuando los músculos de tu garganta se relajan por instantes y bloquean tus vías respiratorias mientras duermes. Un signo evidente de la apnea obstructiva del sueño son los ronquidos.

Los tratamientos para la apnea obstructiva del sueño están disponibles. Un tratamiento involucra el uso de un dispositivo que mantiene abiertas tus vías respiratorias mientas duermes. Otra opción es una boquilla que empuje la mandíbula hacia adelante mientras duermes. En casos más graves, la cirugía también puede ser una opción.

Síntomas

Los signos y síntomas de la apnea obstructiva del sueño incluyen:

  • Somnolencia excesiva durante el día
  • Ronquidos fuertes
  • Episodios observados de interrupción de la respiración durante el sueño
  • Despertarse repentinamente por jadeos o asfixia
  • Despertarse con la boca seca o dolor de garganta
  • Dolor de cabeza matutino
  • Dificultad para concentrarse durante el día
  • Experimentar cambios de humor, como depresión o irritabilidad
  • Alta presión arterial
  • Sudoración nocturna
  • Disminución de la libido

Cuándo ver al médico

Consulta a un profesional médico si experimentas o si tu pareja observa lo siguiente:

  • Ronquidos lo suficientemente fuertes como para interrumpir tu sueño o el de otros
  • Despertar jadeando o ahogándose
  • Pausas intermitentes de la respiración durante el sueño
  • Somnolencia excesiva durante el día, la cual puede ocasionar que te quedes dormido mientras trabajas, ves la televisión o incluso cuando conduces un vehículo

Mucha gente puede pensar que los ronquidos no son un signo de algo potencialmente grave, además no todos los que roncan tienen apnea obstructiva del sueño

Asegúrate de hablar con tu médico si experimentas ronquidos muy fuertes, en especial, ronquidos que se interrumpen por periodos de silencio. Con la apnea obstructiva del sueño, a menudo los ronquidos son más fuertes cuando duermes boca arriba y se calman cuando te volteas.

Pregúntale a tu médico sobre cualquier problema del sueño que te deje somnoliento, irritable y con fatiga crónica. La somnolencia excesiva durante el día puede deberse a otros trastornos, como la narcolepsia.

Causas

La apnea obstructiva del sueño ocurre cuando los músculos de la parte posterior de tu garganta se relajan demasiado e impiden la respiración normal. Estos músculos soportan estructuras incluyendo el paladar blando, la úvula — una pieza triangular de tejido que cuelga del paladar blando, las amígdalas y la lengua.

Cuando los músculos se relajan, tus vías respiratorias se estrechan o se cierran al inhalar y la respiración puede ser insuficiente durante 10 a 20 segundos. Esto puede disminuir tu nivel de oxígeno en la sangre y ocasionar una acumulación de dióxido de carbono.

Tu cerebro siente esta dificultad para respirar y te despierta brevemente de tu sueño, de esta manera puedes volver a abrir tus vías respiratorias. A menudo, este despertar es tan breve que no lo recuerdas..

Puedes despertar con una transitoria dificultad para respirar que se corrige sola de manera rápida con una o dos respiraciones profundas. Puedes hacer un sonido de asfixia, jadeo o inhalación.

Este patrón se puede repetir de 5 a 30 veces o más cada hora, durante toda la noche. Este trastorno afecta tu capacidad de alcanzar las fases deseadas de sueño profundo y reparador, y probablemente te sentirás somnoliento durante las horas que estés despierto.

Las personas con apnea obstructiva del sueño pueden no estar conscientes de que su sueño fue interrumpido. De hecho, muchas personas con este tipo de apnea del sueño piensan que duermen bien toda la noche.

Factores de riesgo

Cualquiera puede desarrollar apnea obstructiva del sueño. Sin embargo, algunos factores te ponen en mayor riesgo, incluyendo:

  • Exceso de peso. Alrededor de la mitad de las personas con apnea obstructiva del sueño tiene sobrepeso. Los depósitos de grasa alrededor de las vías respiratorias superiores pueden obstruir la respiración.

    No obstante, no todas las personas con apnea obstructiva del sueño tienen sobrepeso, y viceversa. Las personas delgadas también pueden desarrollar el trastorno.

  • Vías respiratorias estrechas. Puedes heredar por naturaleza vías respiratorias estrechas. O tus amígdalas o adenoides pueden haber crecido, lo que puede bloquear tus vías respiratorias.
  • Presión arterial alta (hipertensión). La apnea obstructiva del sueño es relativamente común en personas con hipertensión.
  • Congestión nasal crónica. La apnea obstructiva del sueño ocurre el doble de veces más frecuente en aquellas personas que tienen congestión nasal constante en la noche, sin importar la causa. Esto puede deberse a las vías respiratorias estrechas.
  • Fumar. Las personas que fuman son más propensas a tener apnea obstructiva del sueño.
  • Diabetes. La apnea obstructiva del sueño puede ser más común en la gente con diabetes.
  • Sexo. En general, los hombres son dos veces más propensos que las mujeres a presentar apnea obstructiva del sueño.
  • Un historial familiar de apnea obstructiva del sueño. Si tienes familiares con apnea obstructiva del sueño, puedes estar en mayor riesgo.
  • Asma. Estudios recientes han encontrado una asociación entre el asma y el riesgo de apnea obstructiva del sueño.

Complicaciones

La apnea obstructiva del sueño se considera un trastorno médico grave. Las complicaciones pueden incluir:

  • Fatiga y somnolencia durante el día. Despertarse repetidamente por la apnea obstructiva del sueño hace imposible un sueño normal y reparador. Las personas con apnea obstructiva del sueño con frecuencia experimentan somnolencia importante, fatiga e irritabilidad durante el día. Pueden tener dificultad para concentrarse y darse cuenta de que se quedan dormidos en el trabajo, mientras ven televisión o incluso cuando conducen.

    Los niños y jóvenes con apnea obstructiva del sueño pueden tener un bajo desempeño escolar y problemas de atención o de comportamiento.

  • Problemas cardiovasculares. Los descensos repentinos en los niveles de oxígeno en la sangre que ocurren durante la apnea obstructiva del sueño incrementan la presión sanguínea y generan tensión en el sistema cardiovascular. Mucha gente con apnea obstructiva del sueño desarrolla alta presión arterial (hipertensión), lo cual aumenta el riesgo de una enfermedad del corazón.

    Entre más grave es la apnea obstructiva del sueño, mayor es el riesgo de padecer una enfermedad de la arteria coronaria, un ataque al corazón, insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular. Los hombres con apnea obstructiva del sueño parecen estar en riesgo de padecer insuficiencia cardiaca, mientras que las mujeres no.

    La apnea obstructiva del sueño aumenta el riesgo de tener ritmo cardiaco anormal (arritmias). Este ritmo anormal puede bajar los niveles de oxígeno en la sangre. Si existe una enfermedad cardiaca subyacente, estos múltiples episodios repetidos de baja oxigenación sanguínea podrían llevar a muerte súbita por un evento cardiaco.

  • Complicaciones con medicamentos y cirugía. La apnea obstructiva del sueño también es un problema con ciertos medicamentos y anestesia general. Estos medicamentos, como los sedantes, narcóticos analgésicos y anestésicos, relajan tus vías respiratorias superiores y pueden empeorar tu apnea obstructiva del sueño.

    Si tienes apnea obstructiva del sueño, puedes experimentar problemas respiratorios peores después de una cirugía mayor, en especial después de que te seden y quedes acostado boca arriba. Las personas con apnea obstructiva del sueño son más propensas a tener complicaciones después de la cirugía.

    Antes de la cirugía, dile a tu médico si tienes apnea obstructiva del sueño o síntomas relacionados con este trastorno. Si presentas síntomas, tu médico puede examinarte antes de la cirugía.

  • Problemas oculares. Algunas investigaciones han descubierto una conexión entre la apnea obstructiva del sueño y ciertos trastornos oculares, como glaucoma. Las complicaciones oculares, por lo general, pueden tratarse.
  • Parejas con privación del sueño. Los ronquidos fuertes pueden privar a quienes te rodean de tener un buen descanso y, finalmente, alterar tus relaciones. Incluso las parejas pueden elegir dormir en otra habitación. Muchas parejas de personas que roncan también sufren de privación del sueño.

Las personas con apnea obstructiva del sueño también pueden quejarse de problemas de la memoria, dolores de cabeza matutinos, cambios de humor o sentimientos de depresión, así como necesidad de orinar con frecuencia por las noches (nicturia).