Diagnóstico

La rinitis no alérgica se diagnostica en base a los síntomas y al descartar otras causas, especialmente, alergias. El médico te hará una exploración física y preguntas sobre los síntomas.

También podría recomendarte determinados estudios. No hay estudios específicos y definitivos para diagnosticar la rinitis no alérgica. Es probable que el médico llegue a la conclusión de que los síntomas se deben a una rinitis no alérgica si tienes congestión nasal, te gotea la nariz, o tienes goteo nasal posterior, y los estudios de otras afecciones no revelan una causa no aparente, como alergias o un problema sinusal.

En algunos casos, el médico puede hacer que pruebes un medicamento para ver si los síntomas mejoran.

Para descartar una causa alérgica

En muchos casos, la rinitis está causada por una reacción alérgica. La única manera de estar seguro de que no está causada por alergias es con pruebas para alergia, que pueden implicar pruebas cutáneas o análisis de sangre.

  • Pruebas cutáneas. Para determinar si los síntomas podrían ser provocados por un alérgeno determinado, se punza la piel y se la expone a pequeñas cantidades de alérgenos aéreos frecuentes, como ácaros, moho, polen y caspa de gato y perro. Si eres alérgico, es posible que te aparezca un bulto elevado (roncha) sobre la piel, en el lugar de la prueba. Si no eres alérgico a ninguna de las sustancias, la piel se verá normal.
  • Análisis de sangre. Un análisis de sangre puede medir la respuesta de tu sistema inmunitario a los alérgenos comunes midiendo la cantidad de ciertos anticuerpos en tu torrente sanguíneo, que se conocen como anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE). Se envía una muestra de sangre a un laboratorio médico, donde se analiza para detectar sensibilidad a alérgenos específicos.

En algunos casos, la rinitis puede ser provocada por causas alérgicas y no alérgicas.

Para descartar problemas de los senos paranasales

Tu doctor también va a querer asegurarse de que la causa de tus síntomas no sea un problema en los senos paranasales relacionado con un tabique nasal desviado o pólipos nasales. Si el doctor sospecha que la causa de tus síntomas puede ser un problema en los senos paranasales, necesitarás un examen con imágenes.

  • Endoscopía nasal. Este examen implica mirar el interior de tus conductos nasales. Se hace con un instrumento fino de fibra óptica para observación, llamado endoscopio. El doctor pasará el endoscopio de fibra óptica por tus orificios nasales para examinar tus conductos nasales y los senos paranasales.
  • Exploración con tomografía computarizada. Este procedimiento es una técnica computarizada para radiografías que produce imágenes más detalladas de tus senos paranasales que las que resultan de los exámenes con radiografías convencionales.

Tratamiento

El tratamiento de la rinitis no alérgica depende de cuánto te moleste. Para los casos leves, el tratamiento casero y evitar los desencadenantes puede ser suficiente. Para los síntomas más molestos, existen ciertos medicamentos que proporcionan alivio, como por ejemplo:

  • Aerosoles nasales salinos. Usa un aerosol nasal salino de venta libre o una solución casera de agua salada para enjuagar los irritantes de la nariz, diluir la mucosidad y aliviar las membranas nasales.
  • Aerosoles nasales con corticoesteroides. Si tus síntomas no son fáciles de controlar con descongestionantes o antihistamínicos, el médico puede sugerir un aerosol nasal con corticoesteroides sin receta, como la fluticasona (Flonase) o la triamcinolona (Nasacort). También se encuentran disponibles aerosoles nasales con corticoesteroides de venta con receta.

    Los medicamentos corticoesteroides ayudan a prevenir y tratar la inflamación asociada con algunos tipos de rinitis no alérgica. Los posibles efectos secundarios incluyen sequedad nasal, sangrado nasal, dolores de cabeza y sequedad de garganta.

  • Aerosoles nasales antihistamínicos. Prueba con un aerosol antihistamínico recetado como la azelastina (Astelin, Astepro) y el hidrocloruro de olopatadina (Patanase). Mientras que los antihistamínicos orales no parecen efectivos con las rinitis no alérgicas, los aerosoles nasales contienen un antihistamínico que puede reducir los síntomas.
  • Aerosoles nasales anticolinérgicos antigoteo. El medicamento recetado ipratropium (Atrovent) frecuentemente se usa como medicación de inhalación para el asma. Pero ahora está disponible como aerosol nasal y puede ser útil si el mayor problema es que gotea la nariz. Los efectos secundarios pueden incluir sangrado nasal y sequedad en el interior de la nariz.
  • Descongestivos. Los medicamentos disponibles de venta libre o con receta son, por ejemplo, los que contienen pseudoefedrina (Sudafed) y fenilefrina (Afrin, Neo Sinefrina y otros). Al ayudar a estrechar los vasos sanguíneos, estos medicamentos reducen la congestión en la nariz. Los posibles efectos secundarios incluyen presión arterial alta, palpitaciones e inquietud.

Los antihistamínicos orales de venta libre, como la difenhidramina (Benadryl), la cetirizina (Zyrtec), la fexofenadina (Allegra) y la loratadina (Claritin), generalmente no son tan efectivos para la rinitis no alérgica como para la rinitis alérgica.

En ciertos casos, los procedimientos quirúrgicos pueden ser una opción para tratar los problemas que se complican, como un tabique nasal desviado o pólipos nasales persistentes.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Prueba estas medidas para reducir el malestar y aliviar los síntomas de la rinitis no alérgica:

  • Enjuágate las fosas nasales. Usa una botella flexible especialmente diseñada, como la que trae el juego para enjuague salino, una pera de goma, o un rinocornio (neti pot), para irrigar las fosas nasales. Este remedio casero, denominado lavaje nasal, puede ayudar a eliminar los agentes irritantes de la nariz. Cuando se lo usa a diario, es uno de los tratamientos más efectivos para la rinitis no alérgica.

    Para evitar una infección, usa agua destilada, estéril, previamente hervida y fría, o filtrada mediante un filtro con un tamaño de poro absoluto de 1 micrón o más pequeño para hacer la solución para la irrigación. Además, asegúrate de enjuagar el dispositivo de irrigación, después de cada uso, con agua igualmente destilada, estéril, previamente hervida y enfriada o agua filtrada y déjalo secar al aire libre.

  • Suénate la nariz. Suénate la nariz regularmente y con cuidado si tienes mucosidad o irritantes.
  • Humidifica. Si el aire de tu hogar u oficina es seco, instala un humidificador en tu lugar de trabajo o para dormir. Asegúrate de limpiar el humidificador con regularidad de acuerdo con las instrucciones del fabricante. También puedes inhalar el vapor de una ducha caliente para ayudar a aflojar la mucosidad de la nariz y eliminar la congestión nasal.
  • Bebe líquidos. Beber mucho líquido, como agua, jugo y té sin cafeína, te puede ayudar a aflojar la mucosidad en la nariz. Evita las bebidas con cafeína.

Medicina alternativa

Algunos estudios a pequeña escala han mostrado que la aplicación repetida de capsaicina — el ingrediente activo responsable por el picante en los pimientos — en el interior de la nariz puede aliviar la congestión nasal. El tratamiento con frecuencia se da varias veces el mismo día, y se ha demostrado que el alivio puede durar hasta 36 semanas. Pero se necesita hacer estudios a mayor escala.

Preparación para la cita médica

A continuación, te proporcionamos información para ayudar a prepararte para la cita médica.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la cita, asegúrate de preguntar si hay algo que debes hacer con anticipación, como ser, no tomar el descongestionante.
  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la cita.
  • Anota tu información personal más importante, incluso cualquier estrés significativo o cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante. Algunas preguntas básicas para hacer al médico sobre la rinitis no alérgica incluyen:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta afección puede ser temporaria, o es crónica?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles, y cuál me recomienda?
  • Tengo estos otros trastornos de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas durante la cita.

Qué esperar del médico

Es probable que el doctor te haga ciertas preguntas, incluyendo:

  • ¿Has tenido un resfriado u otra enfermedad recientemente?
  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Tienes síntomas continuamente, o aparecen y desaparecen?
  • ¿Qué gravedad tienen los síntomas?
  • ¿Hay algo que los mejore?
  • ¿Hay algo que los empeore?
  • ¿Qué medicación has tomado para los síntomas? ¿Hay algo que haya funcionado?
  • ¿Tus síntomas empeoran cuando comes comida condimentada, tomas alcohol, o al tomar ciertos medicamentos?
  • ¿Estás generalmente expuesto a vapores, productos químicos, u otros irritantes en el aire?
March 16, 2019
References
  1. Lieberman PL. Chronic nonallergic rhinitis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 18, 2018.
  2. Nonallergic rhinitis (vasomotor rhinitis) definition. American Academy of Allergy, Asthma & Immunology. https://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/conditions-dictionary/nonallergic-rhinitis-vasomotor. Accessed Dec. 18, 2018.
  3. Sur DKC, et al. Chronic nonallergic rhinitis. American Family Physician. 2018;98:171.
  4. Van Gerven L, et al. Nasal hyperreactivity in rhinitis: A diagnostic and therapeutic challenge. Allergy. 2018;73:1784.
  5. Kellerman RD, et al. Rhinitis. In: Conn's Current Therapy 2019. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 18, 2018.
  6. AskMayoExpert. Nonallergic rhinitis. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  7. Lieberman PL, et al. Nonallergic rhinitis: Treatment. Immunology and Allergy Clinics of North America. 2016;36:305.
  8. Ferri FF. Nonallergic rhinitis. In: Ferri's Clinical Advisor 2019. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 18, 2018.
  9. Parasites – Naegleria fowleri – Primary amebic meningoencephalitis (PAM) – Amebic encephalitis: Sinus rinsing for health or religious practice. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/parasites/naegleria/sinus-rinsing.html. Accessed Dec. 19, 2018.
  10. Magnusson J, et al. Fish and polyunsaturated fat intake and development of allergic and nonallergic rhinitis. Journal of Allergy and Clinical Immunology. 2015;136:1247.