La neuromielitis óptica, antes conocida como «enfermedad de Devic», es un trastorno del sistema nervioso central que afecta principalmente los nervios del ojo (neuritis óptica) y la médula espinal (mielitis). Actualmente conocida en términos más amplios como un «trastorno del espectro de la neuromielitis óptica», esta enfermedad se presenta cuando el sistema inmunitario del organismo reacciona contra sus propias células del sistema nervioso central, principalmente en los nervios ópticos y la médula espinal, aunque a veces también en el cerebro.

La causa de la neuromielitis óptica generalmente se desconoce, aunque en ocasiones puede aparecer después de una infección o puede estar asociada a otra afección autoinmunitaria. A menudo, la neuromielitis óptica se diagnostica de forma incorrecta como esclerosis múltiple o se percibe como un tipo de esclerosis múltiple, aunque la neuromielitis óptica es un trastorno diferente.

La neuromielitis óptica puede causar ceguera en uno o ambos ojos, debilidad o parálisis en las piernas o los brazos, espasmos dolorosos, pérdida de la sensibilidad, hipo y vómito incontrolables, y funcionamiento anormal de la vejiga o los intestinos debido al daño a la médula espinal. Los ataques de neuromielitis óptica pueden ser reversibles, aunque su gravedad puede resultar suficiente para causar pérdida permanente de la visión y problemas para caminar.

Como manifestación de la neuromielitis óptica, los niños pueden sufrir confusión, convulsiones o quedar en coma.

Sept. 19, 2015