Descripción general

El síndrome nefrótico es un trastorno renal que hace que el cuerpo excrete demasiadas proteínas en la orina.

El síndrome nefrótico usualmente se debe a daños en los racimos de vasos sanguíneos diminutos de los riñones que filtran los desechos y el exceso de agua de la sangre. El síndrome nefrótico causa hinchazón (edema), especialmente en los pies y tobillos, y aumenta el riesgo de otros problemas de salud.

El tratamiento del síndrome nefrótico comprende el tratamiento de la enfermedad de fondo que lo está provocando y la administración de medicamentos. El síndrome nefrótico puede aumentar el riesgo de sufrir infecciones y coágulos sanguíneos. El médico puede recomendarte medicamentos y cambios en la alimentación para evitar estas y otras complicaciones del síndrome nefrótico.

Síntomas

Los signos y síntomas del síndrome nefrótico comprenden:

  • Hinchazón intensa (edema), en particular alrededor de los ojos y en los tobillos y los pies
  • Orina espumosa, que puede ser el resultado de exceso de proteína en la orina
  • Aumento de peso debido a retención de líquidos excesiva

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes algún signo o síntoma que te preocupe.

Causas

El síndrome nefrótico usualmente se debe a daños en los racimos de vasos sanguíneos diminutos (glomérulos) de los riñones.

El glomérulo filtra la sangre cuando pasa por los riñones, y separa lo que tu cuerpo necesita de lo que no. Un glomérulo saludable retiene las proteínas de la sangre (principalmente, la albúmina), que se necesita para mantener la cantidad adecuada de líquido en el cuerpo, y evita que se vayan con la orina. Cuando está dañado, el glomérulo permite que se vayan del cuerpo muchas de las proteínas de la sangre, lo que causa el síndrome nefrótico.

Varias causas posibles

Muchas enfermedades y afecciones pueden hacer que el glomérulo se dañe y cause el síndrome nefrótico, estas comprenden:

  • Nefropatía de cambios mínimos. Es la causa más frecuente del síndrome nefrótico en niños. Este trastorno hace que los riñones no funcionen bien, pero cuando se examina el tejido renal con un microscopio, se lo ve normal o casi normal. En general no se puede determinar la causa de la función anormal.
  • Glomeruloesclerosis focal y segmentaria. Este trastorno, caracterizado por la cicatrización difusa de algunos glomérulos, puede deberse a otra enfermedad, a un defecto genético, o aparecer sin motivos conocidos.
  • Nefropatía membranosa. Este trastorno de los riñones es consecuencia del engrosamiento de las membranas dentro del glomérulo. Se desconoce la causa exacta del engrosamiento, pero, a veces, está asociada a otras enfermedades, como la hepatitis B, el paludismo, el lupus y el cáncer.
  • Enfermedad renal diabética. La diabetes puede causar un daño en los riñones (nefropatía diabética) que afecta los glomérulos.
  • Lupus eritematoso sistémico. Esta enfermedad inflamatoria crónica puede causar daño grave a los riñones.
  • Amiloidosis. Este trastorno ocurre cuando sustancias llamadas se acumulan proteínas amiloides en los órganos. La acumulación de amiloides suele afectar los riñones, lo que daña su sistema de filtración.
  • Coágulos sanguíneos en las venas de los riñones. La trombosis de venas renales, que ocurre cuando un coágulo sanguíneo bloquea una vena conectada al riñón, puede causar síndrome nefrótico.
  • Insuficiencia cardíaca. Algunos de los tipos de insuficiencia cardíaca, como la pericarditis constructiva y la insuficiencia cardíaca derecha grave, pueden causar síndrome nefrótico.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir síndrome nefrótico comprenden:

  • Enfermedades que dañan los riñones. Ciertas enfermedades y trastornos aumentan el riesgo de padecer síndrome nefrótico, como la diabetes, el lupus, la amiloidosis, la nefropatía de cambios mínimos y otras enfermedades renales.
  • Ciertos medicamentos. Algunos ejemplos de medicamentos que pueden causar síndrome nefrótico son los antiinflamatorios no esteroides y los medicamentos para curar infecciones.
  • Determinadas infecciones. Algunos ejemplos de infecciones que aumentan el riesgo de sufrir síndrome nefrótico son el VIH, la hepatitis B, la hepatitis C y el paludismo.

Complicaciones

Las posibles complicaciones del síndrome nefrótico comprenden:

  • Coágulos sanguíneos. La incapacidad de los glomérulos de filtrar la sangre correctamente puede llevar a la pérdida de proteínas sanguíneas que ayudan a prevenir la coagulación. Esto aumenta el riesgo de formación de un coágulo sanguíneo (trombo) en las venas.
  • Alto colesterol en sangre y triglicéridos en sangre elevados. Cuando baja el nivel de la proteína albúmina en sangre, el hígado produce más albúmina. Al mismo tiempo, el hígado libera más colesterol y triglicéridos.
  • Mala nutrición. La pérdida de demasiada proteína en sangre puede ocasionar desnutrición. Esto puede generar pérdida de peso, pero esta pérdida puede quedar oculta por la hinchazón. También puedes tener muy pocos glóbulos rojos (anemia) y niveles bajos de vitamina D y calcio.
  • Presión arterial alta. El daño a los glomérulos y la acumulación resultante de desechos en el torrente sanguíneo (uremia) pueden elevar la presión arterial.
  • Insuficiencia renal aguda. Si los riñones pierden la capacidad de filtrar sangre a causa del daño a los glomérulos, los desechos se pueden acumular en la sangre con rapidez. Si esto sucede, posiblemente necesites que te hagan diálisis de urgencia (un medio artificial para eliminar los líquidos adicionales y los desechos de la sangre), generalmente mediante una máquina renal artificial (dializador).
  • Enfermedad renal crónica. El síndrome nefrótico puede causar que los riñones gradualmente dejen de funcionar. Si el funcionamiento renal se reduce demasiado, es posible que requieras diálisis o un trasplante de riñón.
  • Infecciones. Las personas que padecen síndrome nefrótico tienen mayor riesgo de infecciones.
Dec. 18, 2014
References
  1. Longo DL, et al. Harrison’s Online (Manual de Harrison en línea). 18.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com/resourceTOC.aspx?resourceID=4. Último acceso: 26 de octubre de 2014.
  2. Papadakis MA, ed., et al. Current Medical Diagnosis & Treatment 2014 (Diagnósticos y tratamientos médicos actualizados 2014). 53.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2014. http://accessmedicine.mhmedical.com/book.aspx?bookId=330. Último acceso: 26 de octubre de 2014.
  3. Nephrotic syndrome in adults (Síndrome nefrótico en adultos). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales). http://kidney.niddk.nih.gov/KUDiseases/pubs/nephrotic/index.aspx. Último acceso: 25 de octubre de 2014.
  4. Ferri FF. Ferri’s Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1 (Consejos clínicos de Ferri 2015: 5 libros en 1). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 25 de octubre de 2014.
  5. Taal MW, et al, eds. Brenner & Rectori’s The Kidney (El riñón de Brenner y Rector). 9.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 25 de octubre de 2014.
  6. Kong X, et al. Lipid-lowering agents for nephrotic syndrome (Review) (Agentes reductores de lípidos en el síndrome nefrótico [Revisión]). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD005425.pub2/abstract. Último acceso: 25 de octubre de 2014.