Diagnóstico

El diagnóstico de la atrofia multisistémica puede ser un reto. Ciertos signos y síntomas de la atrofia multisistémica, como la rigidez muscular y la marcha inestable, también se producen con otros trastornos como la enfermedad de Parkinson, lo que hace que el diagnóstico sea más difícil. El examen clínico, con varias pruebas autonómicas y estudios por imágenes, puede ayudar a que tu médico determine si el diagnóstico es de atrofia multisistémica probable o atrofia multisistémica posible.

Como resultado, algunas personas nunca son diagnosticadas adecuadamente. Sin embargo, los médicos son cada vez más conscientes de la enfermedad y es más probable que utilicen el examen físico y las pruebas autonómicas para determinar si la atrofia multisistémica es la causa más probable de tus síntomas.

Si tu médico sospecha que hay una atrofia multisistémica, obtendrá los antecedentes médicos, realizará un examen físico y posiblemente ordenará análisis de sangre. Las exploraciones por imágenes del cerebro, como la resonancia magnética, pueden mostrar signos que pueden sugerir la presencia de atrofia multisistémica y también ayudar a determinar si hay otras causas que pueden estar contribuyendo a tus síntomas.

Es posible que te remitan a un neurólogo u otro especialista para que haga evaluaciones específicas que permitan hacer el diagnóstico.

Prueba de la mesa inclinada

Esta prueba puede ayudar a determinar si tiene un problema con la presión arterial. En este procedimiento, te colocan sobre una mesa motorizada y te sujetan a ella. Luego, la mesa se eleva para que tu cuerpo se posicione en un ángulo de 70 grados.

Durante la prueba, se controla la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Los hallazgos pueden documentar tanto el alcance de las irregularidades de la presión arterial como si se producen debido a un cambio en la posición física.

Pruebas para evaluar funciones autónomas

Los médicos podrían ordenar otras pruebas para evaluar las funciones involuntarias de tu cuerpo, como las siguientes:

  • Medición de la presión arterial, acostado y de pie
  • Una prueba de sudoración para evaluar la transpiración
  • Pruebas para evaluar el funcionamiento de la vejiga y el intestino
  • Electrocardiograma para controlar las señales eléctricas del corazón

Si tienes irregularidades del sueño, especialmente respiración interrumpida o ronquidos, es posible que tu médico te recomiende una evaluación en un laboratorio del sueño. Esto puede ayudar a diagnosticar un trastorno del sueño preexistente y tratable, como la apnea del sueño.

Tratamiento

La atrofia multisistémica no tiene cura. El tratamiento de la enfermedad consiste en abordar los signos y síntomas para que te sientas lo más cómodo posible y para mantener tus funciones corporales.

Para tratar signos y síntomas específicos, el médico puede recomendar lo siguiente:

  • Medicamentos para subir la presión arterial. El corticosteroide fludrocortisona y otros medicamentos pueden elevar la presión arterial al ayudar a que el cuerpo retenga más sal y agua.

    El medicamento piridostigmina (Mestinon) puede elevar la presión arterial cuando estás de pie pero no lo hace cuando estás acostado.

    La midodrina (Orvaten) puede elevar la presión arterial rápidamente; sin embargo, debe tomarse con cuidado ya que puede elevar la presión mientras se está acostado. No debes acostarte durante cuatro horas después de tomar el medicamento.

    La FDA ha aprobado la droxidopa (Northera) para el tratamiento de la hipotensión ortostática. Los efectos secundarios más frecuentes de la droxidopa incluyen dolor de cabeza, mareos y náuseas.

  • Medicamentos para reducir los signos y síntomas de la enfermedad de Parkinson. Algunos medicamentos utilizados para tratar la enfermedad de Parkinson, como levodopa y carbidopa combinados (Duopa, Sinemet y otros), pueden usarse para reducir los signos y síntomas parecidos a los de la enfermedad de Parkinson, como la rigidez, los problemas de equilibrio y la lentitud en los movimientos. Estos medicamentos también pueden mejorar el bienestar general.

    Sin embargo, no todas las personas con atrofia multisistémica responden a los medicamentos contra la enfermedad de Parkinson. Además, la eficacia de estos medicamentos puede disminuir después de unos años.

  • Medicamentos para la impotencia sexual. La impotencia puede tratarse con distintos medicamentos, como sildenafil (Revatio, Viagra), diseñados para tratar la disfunción eréctil.
  • Medidas para controlar la dificultad para tragar y respirar. Si tienes dificultad para tragar, intenta comer alimentos más blandos. Si tragar o respirar se vuelve cada vez más problemático, es posible que necesites una sonda de alimentación o sonda endotraqueal (que se insertan quirúrgicamente). En una etapa avanzada de la atrofia multisistémica, es posible que necesites una sonda (sonda gástrica) que lleve el alimento directamente al estómago.
  • Cuidado de la vejiga. Si tienes problemas para controlar la vejiga, los medicamentos pueden ayudarte en las primeras etapas. Con el tiempo, cuando la enfermedad esté en una etapa avanzada, es posible que tengan que insertarte un tubo blando (catéter) de forma permanente para permitirte drenar la vejiga.
  • Terapia. Un fisioterapeuta puede ayudarte a mantener la capacidad motriz y muscular todo lo posible mientras avanza el trastorno.

    Un patólogo del habla y el lenguaje puede ayudarte a mejorar o mantener la capacidad de hablar.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Estilo de vida y remedios caseros

Los médicos suelen aconsejar el uso de ciertas medidas de cuidado personal para ayudar a minimizar los síntomas de la atrofia multisistémica, como por ejemplo:

  • Toma medidas para aumentar la presión arterial. Añade un poco de sal a su dieta y bebe más líquidos. La sal y los líquidos pueden aumentar el volumen sanguíneo y elevar la presión arterial. Bebe café y otros líquidos con cafeína para aumentar la presión arterial.
  • Eleva la cabecera de la cama. Elevar la cabecera de la cama 4 a 6 pulgadas (10 a 15 cm) minimizará el aumento de la presión arterial cuando duermas. Levántate lentamente si estas en una posición reclinada.
  • Cambia tu dieta. Agrega más fibra a tu dieta, para aliviar el estreñimiento. Los laxantes de venta libre también pueden resultar beneficiosos. Come comidas ligeras, bajas en carbohidratos.
  • Evita tener demasiado calor. En días muy calurosos, permanece en habitaciones con aire acondicionado. Evita el calor intenso en el baño al ducharte.
  • Usa medias de compresión elástica hasta la cintura. Esto puede ayudar a evitar la caída de la presión arterial.

Preparación para la consulta

Es posible que tengas tu primera cita para hablar de tus síntomas con tu médico de cabecera, y que te remita a un médico que se especialice en el diagnóstico y tratamiento de afecciones que afectan al cerebro y al sistema nervioso (neurólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas y la duración. Incluye todos los cambios en tu bienestar físico o emocional. Por ejemplo, si tú o tus seres queridos notaron que tus estados de ánimo cambian con mayor rapidez, cuéntaselo al médico.
  • Haz una lista con tu información médica importante, incluidos otros trastornos que te hayan diagnosticado y los nombres de los medicamentos de venta libre o con receta que tomas.
  • Anota tu información personal más importante, incluso cualquier cambio en tu vida sexual, como disminución en el deseo sexual o dificultad para lograr una erección.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe a la consulta para que te ayude a recordar lo que dice el médico.
  • Anota las preguntas para hacerle al médico.

Para la atrofia multisistémica, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de estos síntomas, como la enfermedad de Parkinson?
  • ¿Cómo determinarás el diagnóstico?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué opciones de tratamiento están disponibles para la atrofia multisistémica?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de esas opciones de tratamiento?
  • ¿De qué manera podría avanzar esta enfermedad?
  • ¿El tratamiento retardará el avance de la enfermedad o simplemente aliviará los síntomas?
  • ¿Hay alguna medida de cuidado personal que podría ayudar a aliviar los síntomas?
  • ¿Cómo supervisarás mi salud con el paso del tiempo?
  • ¿Necesito ajustar los medicamentos que estoy tomando para otras enfermedades?

No dudes en hacer otras preguntas que tengas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Sientes aturdimiento o mareos al ponerte de pie?
  • ¿Alguna vez te desmayaste?
  • ¿Tus síntomas incluyen cambios emocionales, como pasar de la risa al llanto?
  • ¿Notaste algún cambio en tu voz?
  • ¿Te dijeron que roncas fuerte o que tu respiración se interrumpe mientras duermes?
  • ¿Tuviste problemas con el control de la vejiga?
  • ¿Estuviste estreñido?
  • ¿Tuviste problemas sexuales como disminución de la libido o impotencia?
  • ¿Tienes dificultad para masticar o para tragar?
  • ¿Tienes dificultad para respirar?
  • ¿Tienes algún problema en los movimientos, como lentitud o mala coordinación?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de enfermedad de Parkinson o de otras enfermedades neurológicas?
  • ¿Recibes tratamiento por alguna otra enfermedad?

Qué puedes hacer mientras tanto

Mientras esperas tu cita, pregunta si algún pariente consanguíneo, como padre, hermano o abuelo, ha sido diagnosticado con trastornos neurológicos, como la enfermedad de Parkinson o la ataxia cerebelosa. No se sabe si la atrofia multisistémica es una afección hereditaria, por lo que conocer los antecedentes familiares de una afección con síntomas similares puede ayudar al médico a descartarla.

Atrofia multisistémica (AMS) - atención en Mayo Clinic

July 29, 2021
  1. Daroff RB, et al. Disorders of the autonomic nervous system. In: Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 15, 2017.
  2. Factor SA, et al. Multiple system atrophy: Clinical features and diagnosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed March 15, 2017.
  3. Multiple system atrophy. Genetics Home Reference. https://rarediseases.org/rare-diseases/multiple-system-atrophy/. Accessed April 28, 2020.
  4. Multiple system atrophy fact sheet. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. http://www.ninds.nih.gov/disorders/msa/detail_msa.htm. Accessed March 13, 2017.
  5. Multiple system atrophy. Merck Manual Consumer Version. http://www.merckmanuals.com/home/brain,-spinal-cord,-and-nerve-disorders/autonomic-nervous-system-disorders/multiple-system-atrophy. Accessed March 19, 2017.
  6. Factor SA, et al. Multiple system atrophy: Prognosis and treatment. http://www.uptodate.com/home. Accessed March 15, 2017.
  7. Drug approval package: Northera (droxidopa) capsules approval letter. U.S. Food and Drug Administration. http://www.accessdata.fda.gov/drugsatfda_docs/nda/2014/203202Orig1s000TOC.cfm. Accessed March 21, 2017.
  8. Multiple system atrophy. Genetic and Rare Diseases Information Center. https://rarediseases.info.nih.gov/diseases/7079/multiple-system-atrophy. Accessed April 28, 2020.
  9. Ferri FF. Multiple system atrophy. In: Ferri's Clinical Advisor 2017. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 15, 2017.
  10. Coon EA (expert opinion). Mayo Clinic. April 30, 2020.
  11. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Jan. 30, 2020.