Diagnóstico

Además de considerar tus signos y síntomas, tu doctor quizás quiera hacerte un examen físico para identificar o excluir otros problemas de salud. Las pruebas utilizadas para identificar una alergia incluyen:

  • Prueba cutánea con punción. Esta prueba usa cantidades diluidas de alérgenos comunes o sospechados, como mohos que se encuentran en el área. Durante la prueba, estas sustancias se aplican a la piel en el brazo o la espalda por medio de punciones diminutas. Si eres alérgico, se formará un bulto elevado (urticaria) en la piel donde se hizo la prueba.
  • Análisis de sangre. Un análisis de sangre, a veces llamado prueba radioalergosorbente, puede medir la respuesta del sistema inmunitario al moho, ya que mide la cantidad de determinados anticuerpos (llamados anticuerpos inmunoglobulina E o IgE) en el torrente sanguíneo. Se envía una muestra de sangre a un laboratorio médico, donde se puede evaluar si hay indicios de sensibilidad a tipos específicos de moho.

Tratamiento

La mejor manera de controlar una alergia es evitar la exposición a los desencadenantes. Sin embargo, el moho es común y no puedes evitarlo por completo.

Aunque no hay una manera segura de curar la rinitis alérgica causada por una alergia al moho, hay varios medicamentos que pueden aliviar tus síntomas. Algunas de ellas son:

  • Corticoesteroides nasales. Estos aerosoles nasales ayudan a prevenir y tratar la inflamación causada por una alergia al moho de las vías respiratorias superiores. Para muchas personas, son los medicamentos más eficaces contra la alergia y a menudo son los primeros que se recetan.

    Los ejemplos incluyen ciclesonida (Omnaris, Zetonna), fluticasona (Flonase Allergy Relief, Xhance), mometasona (Nasonex), triamcinolona y budesonida (Rhinocort). El sangrado nasal y la sequedad nasal son los efectos secundarios más comunes de estos medicamentos, que generalmente son seguros para su uso a largo plazo.

  • Antihistamínicos. Estos medicamentos pueden ayudar con la comezón, los estornudos y la secreción nasal. Funcionan bloqueando la histamina, una sustancia química inflamatoria liberada por el sistema inmunitario durante una reacción alérgica.

    Los antihistamínicos de venta libre incluyen loratadina (Alavert, Claritin), fexofenadina (Allegra Allergy) y cetirizina (Zyrtec Allergy). Causan poca o ninguna somnolencia o sequedad en la boca.

    Los atomizadores nasales de azelastina (Astelin, Astepro) y olopatadina (Patanase) están disponibles con receta médica. Los efectos secundarios de los atomizadores nasales pueden incluir un sabor amargo en la boca y sequedad nasal.

  • Descongestionantes orales. Los descongestionantes orales de venta libre, como el Sudafed 12 horas y Drixoral Cold, pueden aumentar la presión arterial, por lo que debe evitarlos si tiene presión arterial alta (hipertensión). Otros posibles efectos secundarios incluyen insomnio, pérdida de apetito, latidos fuertes del corazón (palpitaciones), ansiedad y agitación.
  • Atomizadores nasales descongestionantes. Estos incluyen oximetazolina (Afrin, otros). No uses estos medicamentos por más de tres o cuatro días, ya que pueden hacer que la congestión vuelva con síntomas peores cuando dejes de usarlos. Otros posibles efectos secundarios incluyen dolores de cabeza, insomnio y nerviosismo.
  • Montelukast. Montelukast (Singulair) es un comprimido que se toma para bloquear la acción de los leucotrienos, sustancias químicas del sistema inmunitario que causan síntomas de alergia, como el exceso de moco. Sin embargo, la preocupación por los efectos secundarios, como la ansiedad, el insomnio, la depresión y las ideas suicidas, es cada vez mayor. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. puso recientemente una advertencia en la caja acerca de la administración del medicamento.

    Al igual que los antihistamínicos, este medicamento no es tan eficaz como los corticosteroides inhalados. Se ha utilizado cuando no se toleran los atomizadores nasales o cuando se presenta asma leve.

Otros tratamientos de la alergia al moho incluyen los siguientes:

  • Inmunoterapia. Este tratamiento, una serie de inyecciones contra alergias, puede ser muy efectivo para algunas alergias, como la fiebre del heno. Las inyecciones contra alergias se usan solo para ciertos tipos de alergia al moho.
  • Lavado nasal. Para aliviar los síntomas nasales irritantes, el médico puede recomendarte que te enjuagues la nariz diariamente con agua salada. Usa una botella exprimible especialmente diseñada, como la que se incluye en los kits de solución salina (Sinus Rinse y otros), una pera de goma o un rinocornio para irrigar los conductos nasales. Este remedio casero, denominado lavaje nasal, puede ayudar a eliminar los agentes irritantes de la nariz.

    Usa agua destilada, estéril, previamente hervida y fría, o filtrada mediante un filtro con un tamaño de poro absoluto de 1 micrón o más pequeño para hacer la solución para la irrigación. Asegúrate de enjuagar el dispositivo de irrigación, después de cada uso, con agua igualmente destilada, estéril, previamente hervida y enfriada o agua filtrada y déjalo secar al aire libre.

Estilo de vida y remedios caseros

Toma estas medidas para mantener a raya los síntomas de alergia al moho:

  • Duerme con las ventanas cerradas para que no entre el moho del exterior. La concentración de esporas de moho transmitidas por el aire es mayor en la noche, cuando el aire es frío y húmedo.
  • Mantén la humedad interior por debajo del 50 % y corrige cualquier humedad o daño causado por el agua en la casa. Puedes medir la humedad relativa con un pequeño medidor de humedad, disponible en muchas ferreterías.
  • Usa una mascarilla antipolvo que cubra la nariz y la boca para evitar que entren las esporas del moho si tienes que rastrillar las hojas, cortar el césped o trabajar cerca de abono.
  • Evita salir al exterior en determinados momentos, como inmediatamente después de una tormenta, en tiempo de niebla o humedad, o cuando el recuento de moho publicado es alto.

Preparación para la consulta

Muchas personas son diagnosticadas y tratadas por alergias por sus médicos de atención primaria. Sin embargo, dependiendo de la gravedad de las alergias, tu médico de atención primaria podría remitirte a un médico que se especialice en el tratamiento de alergias.

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la cita.

Qué puedes hacer

  • Pregunta si hay alguna restricción previa a la cita médica al pedirla. Por ejemplo, si vas a someterte a pruebas de alergia, es probable que tu médico quiera que dejes de tomar medicamentos para la alergia durante varios días antes de la prueba.
  • Anota tus síntomas, así como dónde estabas y qué estabas haciendo cuando comenzaron los síntomas.
  • Enumera todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis.
  • Anota las preguntas que quieras hacerle al médico.

En el caso de una alergia al moho, algunas de las preguntas que puedes hacer incluyen lo siguiente:

  • ¿Qué crees que está causando estos síntomas?
  • ¿Existen pruebas que puedan confirmar una alergia específica? ¿Tengo que prepararme para estas pruebas?
  • ¿Cómo puedo tratar una alergia al moho?
  • ¿Qué efectos secundarios podrían provocar los medicamentos para la alergia?
  • ¿Cómo puedo eliminar el moho de mi casa?
  • Tengo otra afección médica. ¿Cómo puedo controlar estas afecciones de manera conjunta?
  • ¿Tienes folletos u otro material impreso que pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • Exactamente ¿cuáles son los síntomas?
  • ¿Qué parece desencadenar los síntomas o empeorarlos?
  • ¿Los síntomas empeoran en determinadas épocas del año o en determinados momentos del día?
  • ¿Se agudizan los síntomas cuando te encuentras en determinados lugares, como en el exterior o en el sótano?
  • ¿Qué otros problemas de salud tienes?
  • ¿Tienes algún familiar que padece alergias? ¿De qué clase?
  • ¿Estás expuesto al moho, al polvo, a los gases o a las sustancias químicas en el trabajo?
  • ¿Sabes si tienes moho en tu casa?

Qué puedes hacer mientras tanto

Mientras esperas para ver a tu médico, hay muchos medicamentos para la alergia de venta libre que pueden aliviar los síntomas.

Si tienes hongos visibles en tu casa, haz que alguien que no sea alérgico al moho limpie el área usando una solución de 1 taza (250 ml) de lavandina con 1 galón (3,8 litros) de agua o un producto disponible en el mercado para limpiar hongos. Si tienes que limpiar el moho tú mismo, asegúrate de usar guantes largos de goma, gafas de seguridad y una mascarilla para limitar tu exposición al moho.

Aug. 20, 2021
  1. Mold allergy. American Academy of Allergy, Asthma & Immunology. https://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/allergies/mold-allergy. Accessed Dec. 29, 2015.
  2. Portnoy JM, et al. Mold allergy revisited. Annals of Allergy, Asthma and Immunology. 2015;114:83.
  3. Mold allergy. Asthma and Allergy Foundation of America. https://www.aafa.org/mold-allergy/. Accessed Dec. 29, 2015.
  4. Basic facts: Molds in the environment. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/mold/faqs.htm. Accessed Dec. 29, 2015.
  5. Overview of allergic and atopic disorders. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/immunology-allergic-disorders/allergic,-autoimmune,-and-other-hypersensitivity-disorders/overview-of-allergic-and-atopic-disorders. Accessed Dec. 29, 2015.
  6. A brief guide to mold, moisture and your home. Environmental Protection Agency. https://www.epa.gov/mold/printable-version-brief-guide-mold-moisture-and-your-home. Accessed Dec. 29, 2015.
  7. Bush R. The role of fungi (molds) in human disease. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 29, 2015.
  8. A brief guide to mold in the workplace. Occupational Safety and Health Administration. https://www.osha.gov/dts/shib/shib101003.html. Accessed Dec. 29, 2015.
  9. DeShazo RD, et al. Pharmacotherapy of allergic rhinitis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 29, 2015.
  10. Is rinsing your sinuses safe? U.S. Food and Drug Administration. http://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm316375.htm. Accessed Dec. 29, 2015.