Panorama general

El mesotelioma maligno es un tipo de cáncer que se produce en la capa delgada de tejido que recubre la mayoría de los órganos internos (mesotelio).

El mesotelioma es una forma agresiva y mortal de cáncer. Hay tratamientos disponibles para el mesotelioma, pero para muchas personas que padecen esta enfermedad, la cura no es posible.

Los médicos dividen el mesotelioma en diversos tipos según qué parte del mesotelio se ve afectada. En general, el mesotelioma afecta el tejido que rodea los pulmones (pleura). Este tipo se denomina «mesotelioma pleural». Otros tipos menos frecuentes de mesotelioma afectan el tejido del abdomen (mesotelioma peritoneal), el tejido que está alrededor del corazón y el que recubre los testículos.

El mesotelioma no comprende una forma de tumor no canceroso (benigno) que se produce en el pecho y que, a veces, se denomina «mesotelioma benigno» o «tumor fibroso solitario».

Síntomas

Los signos y síntomas del mesotelioma varían según el lugar donde aparece el cáncer.

El mesotelioma pleural, que afecta el tejido que rodea los pulmones, causa signos y síntomas que pueden consistir en lo siguiente:

  • Dolor en el pecho debajo de la caja torácica
  • Tos dolorosa
  • Falta de aire
  • Bultos inusuales de tejido debajo de la piel del pecho
  • Adelgazamiento sin causa aparente

El mesotelioma peritoneal, que ocurre en el tejido del abdomen, causa signos y síntomas que pueden consistir en lo siguiente:

  • Dolor abdominal
  • Hinchazón abdominal
  • Bultos de tejido en el abdomen
  • Adelgazamiento sin causa aparente

Otras formas de mesotelioma

No son claros los signos y síntomas de otros tipos de mesotelioma, dado que estas formas de la enfermedad son muy poco frecuentes.

El mesotelioma pericardial, que afecta el tejido que rodea el corazón, causa signos y síntomas, como dificultad para respirar y dolores en el pecho.

El mesotelioma de túnica vaginal, que afecta el tejido que está alrededor de los testículos, primero puede detectarse como hinchazón o como una masa en un testículo.

Cuándo consultar al médico

Si tienes signos y síntomas que pueden indicar mesotelioma, consulta a tu médico. Los signos y síntomas del mesotelioma no son específicos de esta enfermedad y, debido a la rareza del mesotelioma, tienen más probabilidades de estar relacionados con otras enfermedades. Si algunos de los signos y síntomas parecen inusuales o molestos, pídele a tu médico que los evalúe. Cuéntale al médico si estuviste expuesto al asbesto.

Causas

En general, el cáncer comienza cuando se da una serie de mutaciones genéticas dentro de una célula, lo que hace que la célula crezca y se multiplique sin control. No está claro qué es lo que causa las mutaciones genéticas iniciales que producen el mesotelioma, aunque los investigadores han identificado factores que pueden aumentar el riesgo. Es probable que los casos de cáncer se formen debido a una interacción entre muchos factores, como los trastornos hereditarios, el entorno, el estado de salud y las elecciones en el estilo de vida.

Factores de riesgo

Exposición al asbesto: el principal factor de riesgo del mesotelioma

El asbesto es un mineral que se encuentra de forma natural en el medio ambiente. Las fibras del asbesto son fuertes y resistentes al calor, lo que las torna útiles para una amplia gama de aplicaciones, como el aislamiento, los frenos, las tejas, el pavimento y muchos otros productos.

Cuando se rompe el asbesto, como sucede durante el proceso de minería o cuando se retira de un aislamiento, se forma polvo. Si este se inhala o se traga, las fibras del asbesto se alojarán en los pulmones o en el estómago, donde pueden ocasionar irritación que, a su vez, puede provocar un mesotelioma. No se comprende con exactitud la forma en que esto sucede. Puede demorar entre 20 y 40 años o más para que un mesotelioma se manifieste después de la exposición al asbesto.

La mayoría de las personas que estuvo años expuesta al asbesto nunca padece mesotelioma. Sin embargo, otras personas que estuvieron expuestas muy poco tiempo padecen la enfermedad. Esto indica que otros factores pueden estar involucrados en determinar si alguien contrae mesotelioma o no. Por ejemplo, podrías heredar una predisposición al cáncer o alguna otra enfermedad podría aumentar el riesgo.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer mesotelioma son los siguientes:

  • Antecedentes personales de exposición al asbesto. Si estuviste expuesto directamente a las fibras del asbesto en el trabajo o en casa, el riesgo de que padezcas mesotelioma es bastante alto.
  • Vivir con una persona que trabaja con asbesto. Las personas que están expuestas al asbesto pueden llevar las fibras en la piel y en la ropa a su casa. La exposición a estas fibras perdidas durante muchos años puede poner en riesgo a otras personas del hogar de padecer mesotelioma. Las personas que trabajan con altos niveles de asbesto pueden reducir el riesgo de llevar fibras de asbesto al hogar si se duchan y si se cambian la ropa antes de irse del trabajo.
  • Antecedentes familiares de mesotelioma. Si tu padre, hermano o hijo tiene mesotelioma, es posible que tengas un riesgo mayor de padecer esta enfermedad.

Complicaciones

Al extenderse por el pecho, el mesotelioma pleural hace presión en las estructuras en el área. Esto puede causar complicaciones, como ser:

  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para tragar
  • Dolor causado por presión sobre los nervios y la médula espinal
  • Acumulación de fluido en el pecho (derrame pleural), que puede comprimir el pulmón cercano y hacer que sea difícil respirar

Prevención

Reducir tu exposición a asbesto puede disminuir tu riesgo de mesotelioma.

Infórmate de si trabajas con asbesto

La mayoría de las personas con mesotelioma se vieron expuestas a fibras de asbesto en el trabajo. Los trabajadores que pueden estar expuestos a fibras de asbesto incluyen:

  • Mineros
  • Trabajadores en fábricas
  • Fabricantes de aislamiento
  • Constructores de barcos
  • Trabajadores de la construcción
  • Mecánicos de automóviles

Pregúntale a tu empleador si corres riesgo de exposición al asbesto en tu trabajo.

Sigue las normas de seguridad de tu empleador

Sigue las normas y precauciones de seguridad en tu trabajo, como usar equipos de protección. También quizás se requiera que te duches y te cambies la ropa de trabajo antes de almorzar o de volver a casa. Habla con tu doctor sobre otras precauciones que puedas tomar para protegerte de la exposición a asbesto.

Toma medidas de seguridad con el asbesto en tu hogar

En muchos casos, es más peligroso quitar el asbesto que dejarlo intacto. La destrucción del asbesto puede hacer que las fibras se liberen en el aire, donde se pueden inhalar. Consulta con expertos capacitados para detectar asbesto en tu casa. Estos expertos quizás analicen el aire en tu casa para determinar si el asbesto es un riesgo para tu salud. No intentes quitar el asbesto de tu casa — contrata a un experto capacitado. En su sitio web Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental) ofrece consejos sobre medidas a tomar si hay asbesto en el hogar.