Descripción general

Un meningioma es un tumor que surge de las meninges, que son las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Aunque técnicamente no es un tumor cerebral, se lo incluye en esta categoría porque puede comprimir o presionar el cerebro, los nervios y los vasos adyacentes. El meningioma es el tipo de tumor más común que se forma en la cabeza.

La mayoría de los meningiomas crecen muy lentamente, a menudo durante muchos años, sin provocar síntomas. Pero a veces, sus efectos sobre el tejido cerebral, los nervios o los vasos cercanos pueden causar una discapacidad grave.

Los meningiomas son más frecuentes en las mujeres, y se suelen descubrir en personas de edad avanzada, pero pueden presentarse a cualquier edad.

Dado que la mayoría de los meningiomas crecen lentamente, a menudo sin signos y síntomas significativos, no siempre requieren un tratamiento inmediato, y se pueden controlar a lo largo del tiempo.

Síntomas

Por lo general, los signos y los síntomas de un meningioma comienzan de forma gradual y pueden ser muy sutiles al principio. Según en qué parte del cerebro o, rara vez, de la columna vertebral se encuentra el tumor, los signos y los síntomas pueden ser:

  • Cambios en la visión, como ver doble o borroso
  • Dolores de cabeza, especialmente los que son peores por la mañana
  • Pérdida auditiva o zumbido en los oídos
  • Pérdida de memoria
  • Pérdida del olfato
  • Convulsiones
  • Debilidad en los brazos o en las piernas
  • Dificultad del lenguaje

Cuándo debes consultar con un médico

La mayoría de los signos y los síntomas de un meningioma evolucionan lento, pero, a veces, esta enfermedad requiere atención de emergencia.

Busca atención de emergencia si presentas lo siguiente:

  • Aparición repentina de convulsiones
  • Cambios bruscos en la visión o en la memoria

Solicita una cita médica para visitar al proveedor de atención médica si tienes signos y síntomas constantes que te afecten, como dolores de cabeza que empeoran con el tiempo.

En muchos casos, debido a que los meningiomas no causan ningún signo o síntoma detectable, solo se descubren como resultado de exploraciones por imágenes hechas por motivos que no están relacionados con el tumor, como un traumatismo craneal, un accidente cerebrovascular o dolores de cabeza.

Causas

Se desconoce qué causa un meningioma. Los médicos saben que algo altera ciertas células de las meninges y hace que se multipliquen sin control, lo que conduce a un tumor de meningioma.

Se desconoce en gran medida si esto ocurre debido a los genes hereditarios, a las hormonas (que pueden estar relacionadas con la ocurrencia más frecuente en las mujeres), a un raro caso de exposición previa a la radiación o a otros factores. No hay pruebas sólidas que respalden la creencia de que los meningiomas ocurren debido al uso del teléfono celular.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de un meningioma, se incluyen los siguientes:

  • Tratamiento con radiación. La radioterapia que implica radiación en la cabeza puede aumentar el riesgo de tener un meningioma.
  • Hormonas femeninas. Los meningiomas son más comunes en las mujeres, lo que lleva a los médicos a creer que las hormonas femeninas pueden influir. Algunos estudios también demostraron un vínculo entre el cáncer mamario y el riesgo de meningioma relacionado con la función de las hormonas. Algunas investigaciones sugieren que el uso de anticonceptivos orales y la terapia de reemplazo hormonal podrían aumentar el riesgo de que se desarrolle un meningioma.
  • Trastorno del sistema nervioso hereditario. El trastorno poco frecuente de neurofibromatosis tipo 2 aumenta el riesgo de tener meningioma y otros tumores cerebrales.
  • Obesidad. Un índice de masa corporal alto es un factor de riesgo establecido para muchos tipos de cánceres, y en varios estudios de gran alcance se observó una mayor prevalencia de meningiomas en personas obesas. Sin embargo, no queda clara la relación entre la obesidad y los meningiomas.

Complicaciones

Un meningioma y su tratamiento, por lo general, cirugía y radioterapia, pueden provocar complicaciones a largo plazo, que incluyen las siguientes:

  • Dificultad para concentrarte
  • Pérdida de memoria
  • Cambios en la personalidad
  • Convulsiones
  • Debilidad
  • Cambios sensoriales
  • Dificultad del lenguaje

El proveedor de atención médica puede tratar algunas complicaciones y remitirte a especialistas para que te ayuden a enfrentar otras.