Descripción general

Un meningioma es un tumor que surge de las meninges, que son las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Aunque técnicamente no es un tumor cerebral, se lo incluye en esta categoría porque puede comprimir o presionar el cerebro, los nervios y los vasos adyacentes. El meningioma es el tipo de tumor más común que se forma en la cabeza.

La mayoría de los meningiomas crecen muy lentamente, a menudo durante muchos años, sin provocar síntomas. Pero a veces, sus efectos sobre el tejido cerebral, los nervios o los vasos cercanos pueden causar una discapacidad grave.

Los meningiomas son más frecuentes en las mujeres y se suelen descubrir en personas de edad avanzada, pero pueden presentarse a cualquier edad.

Dado que la mayoría de los meningiomas crecen lentamente, a menudo sin signos y síntomas significativos, no siempre requieren un tratamiento inmediato y se pueden controlar a lo largo del tiempo.

Síntomas

Por lo general, los signos y los síntomas de un meningioma comienzan de forma progresiva y pueden ser muy sutiles al principio. Según en qué parte del cerebro o, rara vez, de la columna vertebral se encuentra el tumor, los signos y los síntomas pueden ser:

  • Cambios en la visión, como ver doble o borroso
  • Dolores de cabeza, especialmente los que son peores por la mañana
  • Pérdida auditiva o zumbido en los oídos
  • Pérdida de memoria
  • Pérdida del olfato
  • Convulsiones
  • Debilidad en los brazos o en las piernas
  • Dificultad del lenguaje

Cuándo debes consultar con un médico

La mayoría de los signos y los síntomas de un meningioma evolucionan lento, pero, a veces, esta enfermedad requiere atención médica de emergencia.

Busca atención médica de emergencia si tienes:

  • Aparición repentina de convulsiones
  • Cambios bruscos en la visión o en la memoria

Solicita una consulta para ver al médico si tienes signos y síntomas constantes que te afecten, como dolores de cabeza que empeoran con el tiempo.

En muchos casos, debido a que los meningiomas no causan ningún signo o síntoma notorio, solo se descubren como resultado de exploraciones por imágenes realizadas por razones que resultan no estar relacionadas con el tumor, como un traumatismo craneal, un accidente cerebrovascular o dolores de cabeza.

Causas

No queda claro qué causa un meningioma. Los médicos saben que algo altera ciertas células de las meninges y hace que se multipliquen sin control, lo que conduce a un tumor de meningioma.

Se desconoce en gran medida si esto ocurre debido a los genes hereditarios, a las hormonas (que pueden estar relacionadas con la ocurrencia más frecuente en las mujeres), a un raro caso de exposición previa a la radiación o a otros factores. No hay pruebas sólidas que apoyen la afirmación de que el uso del teléfono celular está asociado a la aparición de meningiomas.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de un meningioma, se encuentran:

  • Tratamiento con radiación. La radioterapia que implica radiación en la cabeza puede aumentar el riesgo de tener un meningioma.
  • Hormonas femeninas. Los meningiomas son más frecuentes en las mujeres, lo que lleva a los médicos a creer que las hormonas femeninas pueden tener algo que ver. Algunos estudios también han sugerido un vínculo entre el cáncer mamario y el riesgo de meningioma relacionado con el papel de las hormonas.
  • Trastorno del sistema nervioso hereditario. El trastorno poco frecuente neurofibromatosis tipo 2 aumenta el riesgo de tener meningioma y otros tumores cerebrales.
  • Obesidad. Un alto índice de masa corporal (IMC) es un factor de riesgo establecido para muchos tipos de cánceres, y en varios estudios de gran envergadura se ha observado una mayor prevalencia de meningiomas en personas obesas. Sin embargo, no queda clara la relación entre la obesidad y los meningiomas.

Complicaciones

Un meningioma y su tratamiento, por lo general, cirugía y radioterapia, pueden provocar complicaciones a largo plazo, que incluyen las siguientes:

  • Dificultad para concentrarse
  • Pérdida de memoria
  • Cambios en la personalidad
  • Convulsiones
  • Debilidad
  • Cambios sensoriales
  • Dificultad del lenguaje

El médico puede tratar algunas complicaciones y remitirte a especialistas para que te ayuden a enfrentar otras.