Descripción general

La ectasia de los conductos mamarios se produce cuando uno o más conductos lácteos debajo del pezón se ensanchan. Las paredes de los conductos pueden engrosarse y el conducto puede llenarse de líquido. El conducto galactóforo puede bloquearse u obstruirse con una sustancia espesa y pegajosa. La afección a menudo no causa síntomas, aunque algunas mujeres pueden presentar secreción por el pezón, sensibilidad en la mama o inflamación del conducto obstruido (mastitis periductal).

La ectasia de los conductos mamarios se produce con mayor frecuencia en las mujeres durante la perimenopausia, alrededor de los 45 a 55 años, pero también puede ocurrir después de la menopausia. La afección a menudo mejora sin tratamiento. Si los síntomas persisten, es posible que necesites antibióticos o una cirugía para extraer el conducto galactóforo afectado.

Aunque es normal preocuparse por cualquier cambio en los senos, la ectasia de los conductos mamarios y la mastitis periductal no son factores de riesgo para el cáncer mamario.

Síntomas

La ectasia de los conductos mamarios no suele producir ningún signo ni síntoma, pero algunas personas experimentan lo siguiente:

  • Una secreción blanca, gris o negra sucia en un pezón o en ambos
  • Sensibilidad en el pezón o en el tejido que rodea la mama (areola)
  • Enrojecimiento del pezón y del tejido areolar
  • Un nódulo mamario o un engrosamiento cerca del conducto obstruido
  • Un pezón hundido (invertido)

También se puede contraer una infección bacteriana denominada "mastitis" en el conducto galactóforo afectado, que produce sensibilidad en la mama, inflamación alrededor del pezón (areola) y fiebre.

Los signos y síntomas de la ectasia de los conductos mamarios pueden mejorar por sí solos.

Cuándo debes consultar a un médico

Solicita una cita con el médico si nota cambios en los senos (p. ej., un nuevo bulto en el pecho, secreción espontánea del pezón, enrojecimiento o inflamación de la piel o un pezón invertido) que son persistentes o que le preocupan.

Causas

Las mamas están formadas por tejidos conectivos que constan de un sistema de pequeños conductos que llevan la leche hacia los pezones (conductos mamarios). La ectasia de los conductos mamarios se produce cuando un conducto mamario detrás del pezón se ensancha. Las paredes de los conductos pueden engrosarse y llenarse de líquido, por lo cual quedan bloqueadas u obstruidas con una sustancia pegajosa. Puede producirse una inflamación.

Los expertos no saben exactamente cuál es la causa de la ectasia de los conductos mamarios. Algunas personas creen que la causa está asociada con lo siguiente:

  • Cambios en el tejido mamario debidos al envejecimiento. A medida que envejeces, la composición del tejido mamario cambia de una mayor proporción de tejido glandular a un predominio de tejido graso. Este proceso se llama "involución". Estos cambios normales de las mamas a veces provocan bloqueos de los conductos mamarios y, a su vez, la inflamación asociada con la ectasia de los conductos mamarios.
  • Tabaquismo. El tabaquismo puede estar asociado con el ensanchamiento de los conductos mamarios, estos pueden producir inflamación y una posible ectasia de los conductos mamarios.
  • Inversión del pezón. Un pezón recientemente invertido puede obstruir los conductos mamarios y causar inflamación e infección. Un pezón que se invirtió recientemente también puede ser un signo de un trastorno subyacente, como cáncer.

Complicaciones

Las complicaciones de la ectasia de los conductos mamarios suelen ser de poca importancia y, a menudo, más molestas que graves. Estas pueden incluir las siguientes:

  • Secreción por el pezón. La secreción por el pezón que se produce a causa de la ectasia de los conductos mamarios puede ser frustrante. La pérdida de líquido por los pezones puede causar una humedad que resulta vergonzosa y manchas en la ropa.
  • Molestias en las mamas. La ectasia de los conductos mamarios puede generar enrojecimiento, hinchazón y sensibilidad alrededor de los pezones.
  • Infección. Puede desarrollarse una infección inflamatoria (mastitis periductal) en el conducto mamario afectado, que a veces causa dolor en el pezón o alrededor de él, una sensación general de enfermedad o fiebre. El enrojecimiento persistente y el empeoramiento del dolor pueden ser signos de infección bacteriana y provocar un absceso (acumulación de pus en el tejido mamario) que puede requerir un procedimiento para drenarlo.
  • Preocupación sobre el cáncer mamario. Si notas un cambio en tu mama, puede preocuparte que sea un signo de cáncer mamario, especialmente si aparece un bulto duro alrededor del pezón o la areola. Tener antecedentes de ectasia del conducto mamario no aumenta el riesgo de cáncer mamario. Aun así, es importante que consultes al médico de inmediato cada vez que notes cambios en las mamas.

June 12, 2020
  1. Rosai J. Breast. In: Rosai and Ackerman's Surgical Pathology. Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 27, 2020.
  2. Noncancerous breast conditions. American Cancer Society. https://www.cancer.org/cancer/breast-cancer/non-cancerous-breast-conditions/duct-ectasia.html. Accessed March 27, 2020.
  3. Nipple discharge. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/gynecology-and-obstetrics/breast-disorders/nipple-discharge. Accessed March 26, 2020.
  4. Dabbs DJ. Reactive and inflammatory conditions of the breast. In: Breast Pathology. 2nd ed. Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 27, 2020.
  5. Boakes E, et al. Breast infection: A review of diagnosis and management practices. European Journal of Breast Health. 2018; doi:10.5152/ejbh.2018.3871.
  6. Pruthi S (expert opinion). Mayo Clinic. March 27, 2020.

Ectasia de los conductos mamarios